Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Eva Braun ¿Era judía?

Eva Braun ¿Era judía?

Revista Jet-set

Un programa de televisión británico estudió el ADN de la esposa del tirano alemán Adolf Hitler y descubrió que ella tenía ancestros hebreos, la raza que él tanto odió y exterminó.
Hitler fue amante de Eva por 12 años y la consentía en todo. Cuando ella le reclamó por qué había prohibido la fabricación de cosméticos, en plena Segunda Guerra Mundial, él revirtió la orden. ¿Qué habría pensado él de saber la verdad sobre sus ancestros? Foto: AFP.
Por: Edición 28123/4/2014 00:00:00
La relación entre Hitler y Eva Braun, una fotógrafa 23 años menor que él, ha pasado a la historia como una muestra de que aun un monstruo como el führer tenía la capacidad de enamorarse y ser amado por una mujer que incluso escogió morir a su lado antes que verlo derrotado. Eva fue su amante durante más de 12 años y su esposa por cerca de cuarenta horas, justo antes de que ambos se quitaran la vida en 1945, y es posible que se haya llevado a la tumba un secreto que seguro no le habría merecido la devoción que el líder alemán le profesó: él, que exterminó a unos seis millones de judíos en la Segunda Guerra Mundial, murió locamente enamorado de una mujer de esa raza.

Así lo sugiere un reciente estudio del programa de televisión Dead Famous DNA, de la estación británica Channel 4, el cual se dedica a buscar restos de los más famosos e infames personajes de la historia para analizarlos a través de avanzada tecnología en estudios de ADN, para averiguar nuevos y sorprendentes detalles sobre sus vidas. En el caso de Eva Braun, el programa obtuvo unas hebras de pelo halladas en un cepillo usado por ella, las cuales revelaron “una particular secuencia en el ADN legada por la madre, el haplogrupo N1b1, del cual se asegura que está fuertemente asociado con los judíos askenazis, que conforman alrededor del 80 por ciento de esta población”, informó Dead Famous DNA.

El programa recordó que muchos judíos askenazis de Alemania se convirtieron al catolicismo en el siglo XIX, lo cual pudo ser el caso de los antepasados de Braun, quien fue criada por sus padres, Friedrich, maestro escolar, y Franziska Braun, costurera, en esa religión. Por eso, concluyó la pesquisa, es muy probable que ella no hubiese conocido la verdad sobre sus ancestros y que el propio Hitler, con todo su poder para rastrear el pasado de cualquier alemán, tampoco fuera capaz de averiguarlo.

Eva Braun y Adolf Hitler se conocieron a comienzos de los años 30, cuando ella trabajaba para Heinrich Hoffmann, el fotógrafo oficial del Partido Nazi, liderado por el tirano. Luego del suicidio de su sobrina Geli Raubal, con quien tuvo una intensa relación, él empezó a pasar más tiempo con Eva, quien también intentó poner fin a sus días disparándose con una pistola. El drama, según los historiadores, no pasó a mayores, pero sí hizo sentir a Hitler más comprometido con ella. En 1936, Braun pasaba temporadas en Berghof, la villa que él tenía en los Alpes bávaros, al abrigo de las miradas indiscretas, ya que como se recuerda, el führer siempre tuvo el noviazgo en secreto y los alemanes solo se enteraron de la existencia de Eva tras su muerte.

Fue precisamente en Berghof donde al finalizar la Segunda Guerra Mundial, un oficial de inteligencia estadounidense, el capitán Paul Naer, halló una serie de pertenencias de Eva, las cuales luego pasaron a manos de su hijo Alan Baer, quien así se lo confirmó al Daily Mail, de Londres: “en nuestro sótano había una bolsa de lona y en ella varias dagas ceremoniales nazis, una calavera humana y una caja con las iniciales EB (Eva Braun) grabadas en oro. Al abrirla, encontramos un espejo y un cepillo”.

Al morir su padre, en los años 70, Alan Baer vendió el cepillo, y el pelo de Eva que se encontraba en él terminó en poder de John Reznikoff, famoso coleccionista de reliquias de personajes históricos, en especial de cabellos. Él le vendió al presentador de Dead Famous DNA, Mark Evans, por 1500 dólares, las ocho hebras que fueron estudiadas por los científicos del programa. “Es un hallazgo que da mucho qué pensar. Nunca soñé que encontraría semejante resultado tan extraordinario y profundo”, le dijo Evans al Daily Mail, quien, a partir de muestras de ADN, ha buscado las verdaderas causas de las muertes de Elvis Presley y Charles Darwin, rastreado el pene de Napoleón Bonaparte e investigado a John F. Kennedy, Marilyn Monroe y John Lennon.

Aunque Evans está seguro de que los cabellos analizados provienen de Eva Braun, la única manera de probarlo más allá de la duda sería practicándoles una prueba de ADN a las dos parientes mujeres sobrevivientes de Braun, quienes se negaron. Así, el enigma queda abierto y de aclararse algún día, evidenciaría una de las ironías más terribles de la historia.
LO MÁS VISTO