Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Esteban Cortázar ahora vende en la  red

Esteban Cortázar ahora vende en la red

Revista Jet-Set

Después de su polémica salida de la casa Ungaro, el diseñador quiere posicionar su marca que vende exclusivamente en Net-A-Porter, la tienda on-line de lujo más grande del mundo. En su corta estadía en Bogotá le contó a Jet-set que trabaja en un proyecto para desarrollar en Colombia.
El diseñador bogotano no se arrepiente de su renuncia a la casa Ungaro y dice que esa experiencia le enseñó a valorar la libertad y a saber qué quiere trabajar en su propia marca. Foto: ©Imagen Reina/13
Por: Edición 2716/11/2013 00:00:00
Últimamente en el mundo de la moda no se habla de otra cosa que de la salida de Marc Jacobs de Louis Vuitton y a la par el nombre de un diseñador colombiano volvió a sonar como su posible sucesor. Sin embargo, Esteban es enfático en decir que por ahora no le interesa estar vinculado a ninguna firma de modas. Después de ser por dos años director creativo de la casa Ungaro, de la que renunció en 2009 por desacuerdos con las directivas, quiere sacar adelante su propia marca. “Busco sentirme libre y ser dueño de lo que hago. Ahora es mi momento para mostrarle al mundo y a la industria quién soy y para dónde voy”.

Esteban, radicado en París, estuvo hace un par de semanas en Bogotá, donde Telefónica lo escogió como un joven líder que le apuesta a las nuevas tecnologías. También aprovechó para visitar por primera vez artBO: “me habían hablado mucho de la feria pero no había tenido la oportunidad de venir porque coincide con la FIAC (Feria Internacional de Arte Contemporáneo) de París. El arte siempre ha sido una gran influencia en mi vida y tenía muchas ganas de ver el trabajo de los artistas latinos”, dice el hijo del pintor Valentino Cortázar y de la cantante de jazz Dominique Vaughan.

Su corta estadía en Colombia también se debe a que prepara un proyecto en el país del que aún no quiere hablar mucho: “la idea es poder traer las colecciones que estoy haciendo, como alguna vez lo hice con el Éxito. Me interesa mucho el mercado colombiano y no he podido quedarme con algo clave aquí. Quiero hacer algo tan grande que requiere de mucho dinero, tiempo y apoyo de la gente adecuada”.

Por ahora está enfocado en posicionar su marca en Net-A-Porter, la tienda virtual de lujo más grande del mundo, que factura cerca de 150 millones de dólares al año. Sus diseños, junto a los de 350 prestigiosos diseñadores como Marc Jacobs, Yves Saint Laurent, Dolce & Gabbana, Valentino y Haider Ackermann, se venden en más de 170 países, incluido Colombia. Por ahora trabaja en la tercera colección exclusiva para el portal que le ha servido para cerrar definitivamente el capítulo que lo vinculaba con su trabajo en la casa Ungaro. “Es muy pronto para definirla, pero será una visión más madura de Esteban Cortázar. Me siento cómodo porque me están dando la oportunidad de crear lo que quiero sin tener ningún tipo de reglas”.

Dice que antes no era muy amigo de la tecnología pero desde que empezó con este proyecto se envolvió más en el tema digital y eso ha cambiado el rumbo de su marca. “La primera colección que hice con Net-A-Porter se vendió muy bien en Australia, algo sorprendente”. Esteban reconoce que no es usuario frecuente de Twitter pero sí es adicto al Instragram, donde tiene casi 5000 seguidores. Cuenta que últimamente le gusta comprar ropa por Internet, especialmente en Mr. Porter, la versión masculina de Net-A-Porter. “Esto se puede volver una adicción porque lo único que uno necesita son los ojos y la tarjeta de crédito”, bromea Cortazar, quien define su estilo como relajado y poco extravagante. “Las prendas que me gustan son las mismas de siempre, uso muchos jeans o pantalones normales, me gustan demasiado los colores neutros”.

Acostumbrado a vestir a Madonna, Beyoncé y Rihanna, a Esteban ya no lo desvela la idea de ver celebridades usando sus diseños. “Esa etapa de mi vida ya pasó. La alfombra roja ya no tiene la magia de hace años. Ese glamour que existía hasta los años 90 se perdió, nadie toma riesgos porque tienen miedo. Por eso es que estoy más emocionado con el hecho de vestir a una mujer real”.

Con 29 años, el apodo de “el niño prodigio de la moda” ya le quedó pequeño. “No soy un niño. No sé por qué me dicen así, supongo que es porque empecé a temprana edad en este oficio”. En 2002 se convirtió en el diseñador más joven en exhibir su trabajo en la Semana de la Moda de Nueva York y a los 23 ya dirigía una prestigiosa casa de modas. “Esas experiencias me hacen un tris más sabio. Tengo la teoría de que cuando uno es joven no piensa tanto en las equivocaciones, mientras que a medida que pasan los años a uno le entra el miedo. La verdad he tenido bastante suerte, estoy feliz con lo que he logrado aunque me falta mucho camino por recorrer, eso siempre lo he tenido claro”, dice.

El joven bogotano no es muy amigo de pensar en el futuro y prefiere concentrarse en el día tras día. Se ve más maduro y aterrizado, sabe lo que quiere y para dónde va. “Hay personas que tienen la capacidad de comerse la energía del otro, por eso hoy soy más cuidadoso al elegir con quién me involucro. Trato de tener a mi lado gente que solo tenga amor y buena energía hacia mí, que no me juzgue. Ese tipo de cosas por más básicas que parezcan son esenciales para ser espiritual”. No es una persona religiosa y relaciona a su dios con la naturaleza. “Para mí la respuesta a muchas preguntas de la vida están en ver una flor abriéndose o el mar moviéndose. De esa forma encuentro mi paz interior”, dice.
LO MÁS VISTO