Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El arte de dar de Taliana Vargas

El arte de dar de Taliana Vargas

REVISTA JET-SET

La actriz y presentadora acaba de lanzar, con las diseñadoras de la marca Mallarino, una colección de aretes en forma de hoja. La venta de las joyas se destinará a su fundación Casa en el árbol.
Taliana se casó hace nueve meses con el empresario Alejandro Eder y dice que está pasando por un momento de paz y madurez: “Es una etapa de creatividad y agradecimiento que está completa ahora que vivo con un hombre tan maravilloso”.
Por: 5/5/2016 00:00:00

Una de las máximas de Taliana Vargas es: “La unión hace la fuerza”. Apoyada en esta convicción, el 14 de febrero de 2013 inició su fundación Casa en el árbol para ayudar a los niños y a sus madres desplazados por la violencia que viven en el barrio Los Milagros de Santa Marta. Desde entonces la virreina universal de belleza ha alternado sus compromisos de modelaje, actuación y presentación con la labor social. Para retribuir el amor que ha recibido desde que fue elegida señorita Colombia hace nueve años, se comprometió a ofrecerles educación a los niños de su ciudad. “Aprendí que la magia del entretenimiento está en llevarla de manera paralela con la filantropía. Si le dedico seis meses al trabajo, como lo hice en el programa Bailando con las estrellas, el resto del año estoy de lleno en mi fundación”, cuenta. Este convencimiento impulsó a sus amigas, Isabella y Lucía Bueno Mallarino, a aportar su granito de arena, que en el caso de ellas se transformó en una exclusiva colección de aretes de oro. Las hermanas y creadoras de Mallarino, una casa de joyas con base en Francia, le donaron a Casa en el árbol cuatro estilos diferentes de aretes con formas de hojas para hacerle honor al nombre de la fundación. “Hace tres meses le propusimos hacer las hojitas del árbol en filigrana, que es una de nuestras especialidades. Después, animadas por el interés de darle un sentido social a lo que hacemos hace diez años en París, surgieron los otros tres diseños”, recuerda Isabella. Lucía, al igual que Taliana, siempre se preguntó cuál era la mejor manera de compartir con los demás algo de lo que ella ha tenido a manos llenas, y encontró en este proyecto la respuesta: “Dar es mejor que recibir”.

LO MÁS VISTO