Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El tatequieto de Maurizio Mancini se llamará Olivia

El tatequieto de Maurizio Mancini se llamará Olivia

REVISTA JET-SET

Dentro de cuatro meses el rey de la rumba bogotana y la presentadora de entretenimiento de CM& Internacional tendrán en sus brazos a su primera hija, Olivia. El embarazo de Julieta ha sido tan tranquilo que a su esposo a veces se le olvida que tendrán un bebé.
Por: 21/4/2016 00:00:00

Como regalo de navidad la modelo Julieta Piñeres le dio a su esposo, Maurizio Mancini, una caja misteriosa. Cuando él la abrió se encontró con una prueba de embarazo positiva. Sintió una emoción muy grande y a la vez miedo por la responsabilidad que se le viene encima. Él es hijo único y, como no ha tenido niños cerca, aún no sabe si va a ser capaz de cambiar pañales y dar teteros. “Yo creo que con el tiempo a uno se le despierta ese instinto paternal que tenía tan dormido. Antes oía llorar a un bebé y me desesperaba, pensaba: ‘¿Por qué no lo callan?’. Ahora me dan ganas de acercarme y acariciarlo”, dice.

Mancini está más ansioso que Julieta y ya le ha comprado varias cosas a la bebé. Su amiga barranquillera Laura García (esposa del ministro de las TIC David Luna, quien también está embarazada) le dio una lista muy completa en Excel de todo lo que necesita. “En Semana Santa, que estuvimos en Nueva York, entraba a los almacenes, sacaba mi listica y le decía a las vendedoras: ‘Quiero un monitor Motorola 826 Connect’, ellas se reían de mí”.

Para él es muy importante que la gente que tiene experiencia le cuente cómo es, aunque es consciente de que eso puede llegar a ser contraproducente. Oír tantos comentarios lo pone paranoico, sobre todo cuando advierten sobre lo que no se puede hacer. “Todo el mundo tiene una teoría distinta: las mamás, los amigos, los médicos y cuando vienes a ver tienes una lista gigantesca de impedimentos. Por ejemplo, si Julieta sube a Instagram una foto haciendo CrossFit la gente la crítica e incluso le dicen que puede perder al bebé. Yo creo que en eso lo más inteligente es escuchar al cuerpo”.

La modelo, de 33 años, es adicta al ejercicio pero en estos cinco meses ha bajado el ritmo, sin dejarlo del todo. En este tiempo se ha subido tres kilos y tiene una incipiente barriga. Se da licencia para comer lo que antes no estaba en su dieta, como las carnes o los lácteos. Su esposo, dueño de reconocidos restaurantes de Bogotá como NN, Bravo y Sir Frank, tiene una sazón increíble y le prepara lo que le gusta. Él es quien cocina en la casa, se la pasa probando nuevas recetas y, obviamente, Julieta es la primera en darles el visto bueno.

La eterna preocupación de los papás de no poder volver a dormir no va a ser un problema para Maurizio, quien está acostumbrado a trasnochar en los siete bares y restaurantes que tiene. Se acuesta todos los días a las 3:30 de la madrugada y a las 9:30 ya está en la oficina solucionando ‘chicharrones’. Después del nacimiento de su hija tiene planeado tomarse más tiempo en las mañanas y turnarse los horarios con Julieta para que ella también pueda trabajar.

La cartagenera es la presentadora de entretenimiento de CM& Internacional y tiene un programa de crónicas y reportajes en el Canal Uno, de lunes a viernes a las 7:30 de la noche, que se llama GPS. “Al principio tenía un poco de miedo de contarle a Yamid Amat Ruiz que estaba embarazada porque no sabía cómo lo iba a tomar. Pero la verdad me sorprendió, ha sido súper amoroso y ahora me consiente más. En el noticiero paso feliz y por eso escogí tener a mi hija en esta etapa de mi vida, es importante no estar en un lugar que te genere un estrés que afecte tu cuerpo y tu mente”, dice la presentadora, quien llega al noticiero al final de la tarde y sale a las diez de la noche.

Lila Maya, la mamá de Julieta quien fue reina de Cartagena, está sorprendida con la tranquilad y el aplomo de su hija: “Estoy más nerviosa yo, debe ser por el yoga que hace”. Tanto para la familia de Julieta como para la de Mancini esta será su primera nieta. Maurizio cuenta que a su papá el nombre Olivia no le gusta porque así se llama la esposa de Popeye y lo asocia con una mujer regañona. “A mí me encanta, es un nombre que no es tan común y es fácil de pronunciar en cualquier idioma. Además, Olivia Mancini suena bonito ¿o no?”.

La pareja ha querido predecir cómo será físicamente su bebé con algunos programas de computador donde mezclan fotos de ellos con las de sus parientes. “Tenemos muchas combinaciones raciales y culturales. La mamá de Mao es judía, los Mancini tiene ascendencia italiana y los Piñeres tienen unos rasgos muy determinados; o sea que puede salir cualquier cosa”, dice Julieta, a quien le gustaría que su hija tenga la nariz respingada como la de su esposo y sea mona. “Quiero que herede de él su inteligencia, sentido del humor y emprendimiento; y de mí, la tranquilidad y la paciencia”.

Julieta tiene una personalidad calmada mientras que Maurizio vive a 360 revoluciones por minuto, sino es más. Además tienen gustos diferentes, ella es más formal y él prefiere las cosas más llamativas. “Por ejemplo, en el cuarto de Olivia yo quisiera que hubiera un dibujo de un elefante como saliendo de la pared y mi esposa una Virgen”. Sin embargo, ya se pusieron de acuerdo en cómo lo decorarán. “Va a ser al estilo de los años 50, con muebles de patas cónicas, paredes blancas o nude, y animales pintados. Como yo creo tanto en el tema energético hicimos una limpieza con las sugerencias que nos hicieron algunos profesionales en Feng Shui”, cuenta el empresario barranquillero que tiene un máster en parranda. En la casa de los Mancini-Piñeres ya todo está listo para la llegada de la cigüeña que tocará a su puerta en cuatro meses.

LO MÁS VISTO