Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Encuentro real en España, Tutina versus Letizia

Encuentro real en España, Tutina versus Letizia

REVISTA JET-SET

La prensa española lo reconoce: desde su llegada a la histórica visita a Madrid, la primera dama de Colombia conquistó todos los aplausos por su distinción y elegancia.
La agenda se inició con los honores militares en el Palacio Real de El Pardo. La primera dama lució un vestido gris con chaqueta asimétrica a juego, con incrustaciones de perlas, diseñados por Leal Daccarett.
Por: 12/3/2015 00:00:00
Vanitatis, portal español especializado en realeza y estilo, fue contundente: “Doña Letizia pierde el duelo estilístico contra la mujer del presidente Santos”. Pero no fue el único. Desde la víspera del encuentro, los medios españoles ambientaron la expectativa por la segunda vez que los reyes Felipe y Letizia oficiarían como anfitriones de una visita de Estado, uno de los grandes momentos de la diplomacia. Periódicos como El Mundo anotaron que Juan Manuel Santos Calderón y María Clemencia Rodríguez de Santos, llamada familiarmente “Tutina”, son “una de las parejas latinoamericanas con las que la monarquía española tiene mejor relación” y pronosticaron lo grata que resultaría la reunión de su glamurosa soberana con la esposa del mandatario, de cuyo porte también hacían eco. “Su elegancia la ha llevado a las portadas de prestigiosas publicaciones”, apuntó la revista ¡Hola!, que fue la primera en manifestar que las predicciones fueron superadas, cuando por fin tuvo lugar el cara a cara. En un artículo de su página web, titulado “Duelo de elegancia en Palacio”, el conocido magazín de alta sociedad dijo: “La reina ha ejercido de perfecta anfitriona de la perfecta invitada, la primera dama de Colombia. Tanto doña Letizia como María Clemencia Rodríguez ‘reinan’ aunque se propongan lo contrario, y su encuentro de ayer en el Palacio de la Zarzuela se convirtió en la mejor demostración”. Se refería al inicio de la agenda de tres días en el Palacio Real de El Pardo, donde sus majestades recibieron y hospedaron a la pareja presidencial. De allí, los cuatro se dirigieron al Palacio de La Zarzuela, residencia de los monarcas, que acogió un encuentro entre los jefes de Estado y un almuerzo. 

“Ambas cumplieron sobradamente las expectativas”, señaló ¡Hola!, acerca de los atuendos de las señoras. Letizia, una de las mujeres más elegantes de la realeza y cuyos atavíos son noticia a diario, lució un vestido crema y negro de Oky Coky, más abrigo de Hugo Boss. “Clemencia Rodríguez estuvo a la altura del estilo regio”, continuó ¡Hola!, al aludir a su vestido gris y chaqueta asimétrica a juego, con incrustaciones de perlas, de la casa colombiana Leal Daccarett. “‘Rivalizaron’ en belleza y distinción, pero en nada más. La perfecta anfitriona y la perfecta invitada estuvieron charlando amigablemente durante este primer vis à vis”, concluyó ¡Hola!

Vanitatis fue más lejos, al afirmar que el abrigo de la reina no casaba con el vestido, mientras que elogiaba el acierto de la primera dama: “Aunque doña Letizia iba muy bien para esta ocasión, el look de Clemencia fue mucho mejor, pues combinaba a la perfección elegancia y modernidad”. Otro medio que alabó a doña María Clemencia de Santos fue la agencia Europa Press, la cual despachó a sus decenas de abonados un informe llamado “Duelo de bellezas en Zarzuela”.

Semana, la mayor rival de ¡Hola!, concluyó que “durante su viaje de Estado a España, Clemencia Rodríguez de Santos se ha reafirmado como una de las primeras damas latinoamericanas más elegantes y con mayor glamour”.

Otros portales, como Monarquía Confidencial, subrayaron la calidez con que la anfitriona trató a la colombiana. “Prefirió saludarla con dos besos en la mejilla. Instantes después, doña Letizia apoyaba cariñosamente su mano en la espalda de la primera dama. (…) La reina repitió este gesto en varias ocasiones y, además, antes de la interpretación de los himnos nacionales, las dos mantuvieron unas palabras cordiales”. 

Al día siguiente, el Palacio Real de Oriente acogió un banquete de Estado en que la Corona agasajó a los Santos y más de cien invitados. De nuevo, su majestad y Tutina, acapararon la atención con sus atuendos dignos de los ensoñadores salones reales, adornados con el tesoro de los Borbón, textiles opulentos y obras maestras del arte que contemplaron las grandes épocas de la historia. En medio de esta atmósfera alucinante, la reina desfiló con la columna de seda y tul color titanio que llevó a la investidura de los reyes de Holanda, en 2013, y sobre sus sienes, la tiara floral de diamantes del orfebre Aldao. “Clemencia Rodríguez también fue muy favorecida. Eligió un vestido negro con dibujos irregulares tratados en devoré. Largo y ceñido, marcaba su excelente figura. Su peinado y maquillaje fueron sencillos pero bien resueltos”, comentó el diario ABC, un criterio que compartieron otras publicaciones. 

La última noche de la visita, el presidente y su esposa le devolvieron la atención a los Borbón en El Pardo, “adornado con siete mil rosas traídas desde la mismísima Bogotá” y donde por primera vez se oyó vallenato. “La velada, que fue todo un éxito, permitió a los reyes mostrarse de forma mucho más relajada gracias a las canciones de Carlos Vives”, aseguró Vanitatis. Fue un formidable cierre para las primeras damas, una vez más ponderadas por la prensa: “Doña Letizia y María Clemencia volvieron a ser las ‘reinas del baile’”, informó ¡Hola! y continuó: “Ambas se decantaron por el siempre elegante negro para su atuendo, aunque apostaron por largos diferentes: mini y maxi (…). Dos estilos distintos, con igual éxito”.


LO MÁS VISTO