Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El viaje de Shaila Dúrcal a Colombia

El viaje de Shaila Dúrcal a Colombia

Revista Jet-set

La hija menor de Rocío Dúrcal estuvo en Bogotá grabando La voz kids, donde será asesora del equipo Fanny Lu. En medio del duelo por la muerte de su padre, la artista española le contó a Jet-set que la guerra familiar por la herencia de su madre ya está superada. En pocos días lanzará su sexto disco en el que incluirá varias canciones en inglés.
“Me quieren ver igual que mi madre, pero yo soy de otra generación. A mí me gusta el hip hop y salir a bailar”, dice Shaila. Su nuevo trabajo discográfico es más cercano al pop y menos ranchero.
Por: Edición 29322/10/2014 00:00:00
Shaila es un clon de Rocío Dúrcal quien falleció de cáncer en 2006. No solo heredó la boca, el brillo pícaro de su mirada y las piernas de la cantante, sino también su voz ranchera con la que se gana la vida. “Me han dicho mucho que cuando canto en español me parezco mucho a ella y que cuando lo hago en inglés, a mi papá. Definitivamente la sangre no falla”, dice. A Shaila, de 35 años, no le molestan estas comparaciones pero considera que, después de diez años de carrera musical, es justo desprenderse del fantasma de su madre. “Me quieren ver igual que ella pero yo soy de otra generación, de otra cosecha: a mí me gusta el hip hop, salir a bailar e ir a una disco a oír house music”.

Está próxima a lanzar su sexto disco que compuso con su esposo, Dorio, y su primo, Junior, en la intimidad de su casa en Miami, donde tiene de vecino al músico Ziggy Marley, hijo del rey del reggae Bob Marley. “Apenas paramos de ensayar empieza a sonar la música de él, es muy divertido”. En esta nueva producción Shaila interpretará cuatro canciones en inglés. “Yo estudié desde los 6 años en un colegio americano y el inglés es mi primera lengua, antes que el español”, dice. Desde esa época ya sabía que quería ser cantante pero a sus padres no les gustaba la idea. “Ellos no querían repetir lo mismo que con mis hermanos que a la edad de 6 y 12 años ya eran número uno en Japón”. Sin embargo, fue tanta la insistencia de ella que no les quedó de otra que apoyarla.

“Mi mamá estaba grabando una canción con Juan Gabriel y yo entraba al estudio y decía: ‘Quiero cantar’. En esa época yo era muy lengüisopa y me dejaron decir una frasecita”. Ese fue el inicio de una carrera musical que va en ascenso.

Después de la muerte de su madre, su padre, Antonio Morales, y sus dos hermanos, Carmen y Antonio, se enfrentaron en los estrados judiciales por la repartición de los bienes de la artista que tenía propiedades en Miami, México, la Costa del Sol y Madrid. En esa batalla mediática Shaila se mantuvo al margen. “En mi familia hubo muchos desencuentros. Mi hermano es un tío que tiene una personalidad muy fuerte, igual que mi padre. Yo siempre les decía: ‘Es que sos iguales, por eso discutís’”. Esos problemas la sumieron en una profunda depresión que la llevó a sufrir desórdenes alimenticios que por fortuna ya superó. “Tuve una época que estaba muy baja de peso. Ahora me estoy volviendo a subir. A mí me engorda el aire, yo me como un chocolate de más y ahí mismo me sale pancita”. Los medios han dicho que es anoréxica, sin embargo a ella esos comentarios la tienen sin cuidado. “De todas maneras nunca voy a darle gusto a nadie. Si estoy flaca, que porque estoy flaca, y si estoy gorda, que porque estoy gorda. Ya me da igual, que chinguen a su madre, como digo yo”.

Ahora se ve muy bien y dice que la fórmula es ser feliz. “Me ha tocado difícil pero mucha gente me ha dicho que ha aprendido con mi entereza. Se fueron mi madre y mi padre –quien murió en abril de este año–, pero Diosito me dejó a mi marido que me cuida, entiende mis ñoñerías y me apapacha”. Lleva seis años de casada con el mexicano Dorio Ferreira, quien además es su mánager. Aún no tienen hijos pero no se afana por eso. “Ya llegarán”.

¿Su matrimonio se parece al de sus padres? “Yo creo que en algo. Siempre han dicho que las mujeres buscamos que nuestra pareja sea como nuestro papá. Dorio me regaña todo el tiempo. Lo entiendo porque si no lo hace él entonces quién”, afirma. Con sus hermanos tiene una relación excelente a pesar de que no se ven mucho por sus compromisos laborales.

Vive de viaje, hace poco estuvo en Bogotá, donde es asesora de Fanny Lu en La voz kids, el reality de Caracol, que domina el rating del prime time. “Me siento muy honrada de poder ser parte de la carrera musical de estos niños que tienen una personalidad tan profunda, son como almas viejas. Hay mucho talento y ha sido muy difícil elegir, te lo juro que yo no pensé que fuera a llorar tanto”. Se conmueve especialmente cuando uno de estos pequeños canta las canciones de su madre. Lo que más extraña de ella son las conversaciones que tenían en el baño cuando las dos se ponían a arreglarse frente al espejo. En un futuro Shaila, quien ha hecho ya sus pinitos en la actuación en televisión, quiere producir una película sobre la vida de Rocío y actuar con su hermana.

La madrileña ama a Colombia y asegura que le gustaría regresar pronto para promocionar su disco en el que se muestra tal como es: “Una guerrera enamorada”.
LO MÁS VISTO