Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Rodrigo Lara y María José Valenzuela recibirán la visita de la cigüeña

Rodrigo Lara y María José Valenzuela recibirán la visita de la cigüeña

REVISTA JET-SET

María Antonia, la primogénita del director de Cambio Radical y de la abogada bogotana, nacerá a finales de junio. El representante a la Cámara y su esposa estuvieron en diciembre en Miami comprando el ajuar de la bebé.
Desde que el congresista se enteró de que iba a ser papá, se ha tomado su trabajo con más tranquilidad, y trata de pasar mucho tiempo con su esposa y acompañarla a las citas médicas.
Por: 11/2/2016 00:00:00

En octubre del año pasado, María José fue a hacerse un chequeo de rutina donde su médico, pues estaba sintiendo unos síntomas anormales y se encontró con la noticia de que estaba embarazada. A la salida del consultorio compró una prueba casera para confirmar lo que le acababan de decir y, efectivamente, le salió positiva. “Le mandé un mensaje de texto a Rodrigo, quien estaba en campaña en Villavicencio: ‘Yo creo que vas a ser papá’. Y él me respondió: ‘¿Cómo así que creo?’. Le expliqué que como aún no me habían hecho el examen de sangre, no tenía certeza. Me contestó: ‘Déjame procesarlo’’. Ellos tenían planes de tener un hijo, pero nunca se imaginaron que iba a ser tan pronto.

Los primeros tres meses del embarazo no fueron fáciles para la futura mamá: tuvo algunas complicaciones y el ginecólogo le recomendó acostarse durante unos días, lo que la puso muy nerviosa. “Una vez llegué de trabajar a las 7:00 de la noche, vi un mosco en el cuarto y se me metió que me contagiaría de zica. Ahí mismo llamé a Rodrigo a la oficina y le dije que viniera a matarlo, al pobre le tocó salir corriendo”, cuenta entre risas María José.

El congresista le tiene toda la paciencia del mundo y trata de consentirla al máximo. Como en los primeros días lo único que ella podía tomar era jugo de naranja por los mareos, él se volvió un experto exprimiéndolas, ya sabe cuáles son las que dan más jugo. “Mis papás le regalaron de Navidad un exprimidor”, afirma la joven bogotana. Ya pasada la etapa crítica le empezaron los antojos: primero por comida típica colombiana como el ajiaco, el patacón con suero costeño y la arepa con hogao; y ahora se saborea con los platos mexicanos y el picante. En estos cuatro meses y medio ha aumentado solo tres kilos, la barriga todavía no se le nota, pero ella se siente gordísima. Dice que una de las cosas más difíciles ha sido conseguir ropa de maternidad, pues lo que venden en Colombia está pasado de moda.

Desde que se enteraron que serán papás, ella ve a su esposo más tranquilo, con mejor genio y pasa más tiempo en la casa. “El nacimiento de un hijo le hace entender a uno el verdadero sentido de la existencia de un hombre y le cambia las prioridades: la vida en familia se vuelve crucial”, afirma el hijo del fallecido ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, quien está feliz de tener una niña porque en la familia de él solo hay hombres. “Mi papá se hubiera derretido con una nieta, él siempre quiso tener una hija, pero no pudo”. La mamá de Lara, Nancy Restrepo, vive en París y desde allá está muy pendiente de la llegada de la cigüeña y, cada vez que puede, le manda regalos a la bebé.

Los padres de María José también están muy ansiosos por conocer a su segundo nieto. “Salvador, mi sobrino, el hijo de mi hermana Lina, tiene 6 años y todos los días me pregunta cuándo va a nacer su primita”.

A esta pareja la unió la política, se conocieron por el partido Cambio Radical, en el que ambos militan. “Yo le presentaba amigas para que saliera con ellas y él hacía lo mismo conmigo”. En medio de esta complicidad se enamoraron y se casaron hace un año y medio en Anapoima. María José es bisnieta del expresidente Alfonso López Pumarejo y desde que fue edil de Usaquén, a los 18 años, ha participado en campañas políticas. Ahora la abogada externadista trabaja en la Presidencia de la República en la Dirección de Asuntos Políticos haciendo análisis electoral. No descarta volver a lanzarse a un cargo de elección popular, pero por ahora apoya a su marido en sus aspiraciones políticas a quien le ve muchas cualidades para llegar al Palacio de Nariño.

Casi todo el tiempo hablan de actualidad y no siempre están de acuerdo, lo que hace más interesante su debate. María José dice que los dos tienen un genio parejo y les gusta estudiar. Ella se había inscrito para hacer una maestría semipresencial en marketing político en Estados Unidos; sin embargo, debido al embarazo, aplazó los planes. “Ahora mi prioridad es que la bebé nazca bien”.

María José y Rodrigo le están haciendo un libro a su hija en el que le cuentan detalles del embarazo para que lo lea cuando sea grande. “Todas las noches rezábamos por tu bienestar y por tu salud”, escribieron en una de sus páginas. La futura mamá es devota de la Virgen y por eso quería que su bebé se llamara María. Lo complementó con Antonia porque le parece un nombre muy bonito. “Yo le dije a Rodrigo: ‘Si es niño, escoges tú, y si es niña, yo’”, cuenta.

El parto está programado para finales de junio y aunque quieren que sea natural, eso no depende de ellos. María José es muy previsiva y ya tiene todo listo: los chupos, el tetero, los pañales, la cuna, etcétera. En diciembre viajaron a Miami a comprar todo el ajuar de la bebé. “Rodrigo se aguantó, sonriente, diez días de shopping. Él fue quien escogió el coche”. Los Lara-Valenzuela disfrutan con todos los preparativos para recibir a María Antonia, quien ya tiene a sus papás derretidos de amor.

LO MÁS VISTO