Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El príncipe Ernst de Hanover ‘destronado’ por su hijo

El príncipe Ernst de Hanover ‘destronado’ por su hijo

REVISTA JET-SET

El esposo de Carolina de Mónaco se enfrenta a su hijo mayor, Ernst August, por su fortuna de 530 millones de dólares y sospecha que la princesa está detrás de un plan para despojarlo del control de la casa real de Hanover.
Por: Revista Jet-set.22/3/2017 00:00:00

Hacía tres años que no se sabía de Ernst. Se suponía que había resuelto apartarse definitivamente de sus deberes como jefe de la casa real de Hanover, una de las dinastías más antiguas y linajudas de Alemania y Europa. Para nadie son un secreto las inclinaciones del príncipe hacia la buena vida, la bebida y la fiesta, así que cuando fue pillado en lugares tan mundanos como Ibiza y Phuket, con su ahora exnovia Simona, imagen de una cadena de burdeles en Austria, la conclusión fue que encontró la vida relajada y apartada de las cámaras que dejó cuando se casó en 1999 con Carolina de Mónaco, de quien está separado.

Lea también: Así fue el Baile de la Rosa en Mónaco

Ernst de Hanover, bisnieto del káiser Wilhelm II de Alemania y primo de la reina Isabel de Inglaterra, fue destituido como presidente de la fundación que maneja la cuantiosa fortuna de los Hanover en Austria. Foto: AFP.

Ahora, el príncipe retorna a los titulares, con un lío que, dice el periódico Hannoversche Allgemeine, podría remover los cimientos de la estirpe de los güelfos, como también se les conoce a los Hanover, quienes ostentaron la corona de Inglaterra por casi dos siglos y la del reino de Hanover en el siglo XIX.

La célebre reina Victoria I, por citar un caso, fue miembro de la familia de Ernst y de tan esplendoroso pasado quedaron valiosas posesiones, valoradas por publicaciones como la revista Manager, de Alemania, en más de 530 millones de dólares. Los mayores símbolos del acervo son el castillo de Marienburg y el palacio de Herrenhausen, que albergan colecciones de arte, muebles y joyas de un precio incalculable. La familia posee mansiones más pequeñas, al igual que vastos campos de cultivos, bosques y otros bienes en Alemania y Austria.

El castillo de Mariemburg, de estilo gótico, fue un regalo del rey George V de Hanover a su esposa Marie y es el símbolo de la dinastía. Data de 1867 y posee obras de maestros de la pintura más el mobiliario y las joyas del reino de los güelfos. Foto: Schloss-Marienburg.de

En 2004, los problemas de salud le dificultaron a Ernst atender los asuntos de tan enorme fortuna y le traspasó el control a Ernst August, su hijo mayor y quien algún día lo sucederá como príncipe de Hanover y duque de Brunswick-Lüneburg. No obstante, conservó el manejo de las propiedades en Austria, donde se cree que fijó su residencia principal, las cuales son administradas por la fundación Herzog von Cumberland, de la cual era presidente.

Lea también: Harry de Inglaterra y Meghan Markle de boda en Jamaica

Un día, refiere la revista alemana Bunte, “dos señores con traje sentados en un despacho tomaron una decisión: descartar a Ernst de Hanover como presidente de la fundación Herzog von Cumberland y desde ese momento su hijo, Ernst August, formó parte del nuevo consejo de administración”. Ello ocurrió en 2012 y los “señores de traje” no eran otros que el príncipe Michael de Liechtenstein y Ernest Blochinger, los demás miembros de dicho consejo, en quienes Ernst confiaba plenamente. La prensa alemana afirma que ellos lo destituyeron porque prefería su vida de placeres, en vez de sus responsabilidades con la entidad. Pero el príncipe cree que su hijo también participó en la conspiración y de ahí su regreso a las noticias.

Ernst August, hijo mayor de Ernst, es acusado por este de participar en un complot para quitarle la presidencia de la fundación y así el dominio total del patrimonio de los Hanover. Foto: AFP.

La revista local Colorful informó que Hanover le dio poder al abogado de famosos Malte Berlin para que solicite ante la justicia la reversión de su retiro como presidente, ya que se siente en óptimo estado de salud para retomar sus funciones. Por otro lado, le hiere que su propio hijo, su familia y los que consideraba sus amigos se hayan puesto en su contra.

Lea también: El lenguaje secreto de la Reina Isabel II con su cartera

Hannoversche Allgemeine subrayó que este no es un chisme más sobre la realeza, sino una trifulca por el poder y el control de cientos de millones de dólares. Quitarle la presidencia de la fundación a Ernst, fue ni más ni menos que arrebatarle el dominio que le quedaba. Así mismo, los medios europeos anotan que las desavenencias conyugales entre Ernst y Carolina, de las que poco se sabe, han salido a relucir, pues el príncipe sospecha que ella está detrás del modo en que le arrebataron el liderazgo.

Ernst August de Hanover le tiene mucho cariño a Carolina, a pesar de que se rumora que su padre dejó a su madre, Chantal Hochuli, por ella. En la foto, en el sepelio del príncipe Rainiero, en 2005. Foto: AFP.

No hay que olvidar que la princesa se la lleva de maravilla con su hijastro Ernst August, hijo del príncipe con su primera esposa Chantal Hochuli. Se trata de un joven emprendedor, comprometido con la conservación del patrimonio material y moral de la casa de Hanover, de modo que Carolina lo ve como el mejor guardián de una fortuna que también le pertenece a la princesa Alexandra, la hija que tuvo con Ernst.

Parece que la princesa de Hanover (derecha) se inmiscuye en los asuntos de la casa de Hanover, porque la fortuna también le pertenece a la princesa Alexandra, su hija con Ernst. Foto: Look Press Agency.

El rifirrafe entre los güelfos toma visos de telenovela dado que Ernst August planea casarse en julio con la rusa Ekaterina Malysheva. El enlace promete ser un gran suceso social, pues se esperan invitados de la realeza de todas las monarquías y la alta nobleza, con las cuales los príncipes alemanes están emparentados. Ello si Ernst no se interpone, ya que según las normas de la casa de Hanover, nadie, menos su heredero, se puede casar sin su aprobación. ¿Será que le devuelve el contragolpe al hijo que ahora considera traidor privándolo del consentimiento?

Lea también: Letizia de España y Juliana Awada, duelo de damas

Quizá por eso, Ernst August ha procurado bajarle el tono a la disputa. “Los reportes de la prensa pretenden detonar un feo conflicto en mi familia. Las acusaciones deben ser clarificadas entre nosotros mismos y por las vías adecuadas”, le declaró a Hannoversche Allgemeine.

LO MÁS VISTO