Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El piloto Steven Goldstein es el tercer colombiano en la Fórmula 1

El piloto Steven Goldstein es el tercer colombiano en la Fórmula 1

REVISTA JET-SET

El piloto es el tercer colombiano en alcanzar un puesto en los circuitos de la F1, donde solo han estado Roberto José Guerrero y Juan Pablo Montoya. Su contratación, por el Sahara Force India Formula 1 Team, trae de regreso al país la emoción de las carreras luego de casi una década de ausencia.
Steven Goldstein en medio de los pilotos oficiales del Sahara Force India Formula 1 Team: el alemán Nico Hu¨lkenberg y el mexicano Sergio “el Checo” Pérez. Los tres viajaron a México al lanzamiento del monoplaza de su equipo.
Por: 9/4/2015 00:00:00
A principio de los años 80, Roberto José Guerrero se destacaba como el primer piloto colombiano en ingresar a la Fórmula 1. El antioqueño, que hoy tiene 53 años, compitió en 28 grandes premios al lado de legendarios campeones como Alain Prost, Nelson Piquet y Niki Lauda. En el año 2000 y durante seis años consecutivos, Juan Pablo Montoya emocionó al país con siete victorias y dejó su nombre en los libros de récords al alcanzar la vuelta más rápida que se haya registrado en la historia de esta competencia, en el Gran Premio de Italia de 2004 en Monza. El bogotano le imprimió a las escuderías Williams y McLaren su arrojo y ambición, e hizo inolvidables sus enfrentamientos con Michael Schumacher, quien era llamado “el Káiser” de la gran carpa.

Nueve años después del retiro forzado de Montoya, llega de nuevo a las pistas de la Fórmula 1 otro colombiano. En mayo de 2014 los directivos del Sahara Force India Formula 1 Team invitaron a Steven Goldstein al gran Premio de Mónaco y fue allí, en Montecarlo, donde empezaron a definir los términos de su contratación. Casi un año después, Stevo, como lo llaman en las pistas, acaba de firmar con el equipo de origen indio creado en 2007 para entrenar como piloto de desarrollo. Todo con el objetivo de que se adapte a la categoría y luego compita como estrella principal junto al mexicano Sergio “el Checo” Pérez, y el alemán Nico Hülkenberg. “Me eligieron por mis logros, pero ahora empieza lo más difícil, que es adaptarme a los adiestramientos físicos y mentales de la Fórmula 1”, comenta Steven. Sin embargo, esta preparación no será una novedad para él. De los seis años que vivió en Italia, estuvo concentrado todo el 2011 y el 2012 en Formula Medicine, un importante centro de entrenamiento por el que han pasado figuras como Fernando Alonso y Sebastian Vettel, el corredor alemán que hace unos días se llevó el Gran Premio de Malasia, la segunda prueba del Mundial de Fórmula 1.

El bogotano soñaba con llegar a la categoría reina del automovilismo desde que aprendió a manejar a los 11 años de edad en un todoterreno. “Estaba tan emocionado por este nuevo logro que solo después, en el vuelo de regreso a mi casa en París, me di cuenta de que era real”, comenta Steven quien vive en la capital francesa desde 2013. Durante los 12 años que ha rodado en las pistas de Estados Unidos y Europa, siempre ha tenido claros sus objetivos: al llegar a Barcelona se propuso aprender cinco idiomas, ganar el mismo número de campeonatos, y ser piloto de la Fórmula 1. A los 31 años de edad Steven habla español, francés, italiano e inglés, y este verano planea aprender portugués. Por otro lado, celebró con el tradicional baño de champaña, su primer lugar en el Campeonato Panoz GT en Estados Unidos, y se ha llevado tres copas europeas: el Campeonato Italiano, con la escudería oficial de Ferrari; el Campeonato Europeo monomarca Trofeo Maserati, y el Campeonato Europeo GT. Ahora espera completar su lista de triunfos con su nuevo equipo. 

Para el automovilista, entrar a la Fórmula 1 era la meta más difícil de cumplir, ya que es una categoría en la que corren únicamente 22 pilotos oficiales y 11 más de reserva o pruebas. “Hablamos de que solo entran 33 pilotos del mundo al campeonato, y para lograrlo no basta con ser rápido en la pista, hay que sobresalir entre los demás”, comenta. Gran parte de su éxito se lo atribuye a la disciplina y a que siempre se rodea de los mejores. No ha sido producto del azar que al terminar su licenciatura en mercadeo en la Universidad Americana en Estados Unidos, se graduara con honores latinos de magna cum laude. Y no contento con este triunfo académico, después hizo un MBA en la Universidad Bocconi en Milán. “Así se forma un campeón. No se puede dejar ningún flanco desatendido”, recalca. 

Al igual que Juan Pablo Montoya, quien es su inspiración, también se ha preocupado por estudiar el set up de los monoplazas, que no es otra cosa que la puesta a punto de todos los elementos: motor, suspensiones, presión de los neumáticos o la telemetría. Este conocimiento, que incluye conceptos de física, le permiten entender el comportamiento del carro, y así poder guiar mejor a los ingenieros mecánicos en el perfeccionamiento de las máquinas. “Nosotros los latinos somos pilotos más emocionales y apasionados. Eso es bueno para las marcas, pero no funciona en la pista. Por eso trato de usar la parte mental para llegar al objetivo”, concluye. Steven empezará en forma su nueva carrera en la Fórmula 1 a finales de abril, cuando viajará a la fábrica del equipo, en Silverstone Northamptonshire, Inglaterra.

LO MÁS VISTO