Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El palacio de Chelsea Clinton

El palacio de Chelsea Clinton

Revista Jet-set

La hija del expresidente estadounidense Bill Clinton acaba de comprar el único apartamento en Nueva York que tiene el largo de una manzana entera.
Tiene una terraza de cerca de 24 metros cuadrados, ascensor activado con clave, depósito y estudio, todo de proporciones descomunales. Foto: BB Creative.
Por: Edición 26023/5/2013 00:00:00
Como una verdadera “fortaleza del lujo” es descrito en la Capital del Mundo el nuevo nido de amor de la ex “primera hija de Estados Unidos” y su esposo, Marc Mezvinsky. Aunque es uno de los cuatro apartamentos del edificio Whitman, el lugar tiene más bien un aire palaciego por lo descomunal de sus espacios para lo que se acostumbra en estos días. No solo ocupa un piso de esta edificación construida en 1924, sino que sus 1.524 metros cuadrados abarcan toda una manzana, en uno de los puntos más codiciados de Manhattan, como es el distrito Flatiron. En otras palabras, la casa de los Mezvinsky está nada menos que sobre la glamourosa avenida Madison entre las calles 26 y 27.

Solo atravesar su corredor central toma casi un minuto y es el factor más impactante de la edificación, como le dijo al New York Daily News Dina Lewis, agente de Douglas Elliman Real Estate, empresa de finca raíz con la que Chelsea y Marc negociaron y que ofrece las propiedades más caras de la Gran Manzana. Y según anotó un visitante, medio en serio medio en broma, sus residentes tardan en caminar a la cocina lo mismo que muchos neoyorquinos en ir a la tienda de la esquina.

Además de cuatro habitaciones, este “apartamentico” cuenta con seis baños grandes más uno pequeño, un despacho, un depósito y una terraza de cerca de 24 metros cuadrados en la que se puede plantar un jardín. Es tan espacioso, que uno de los esposos podrá dormir plácidamente, mientras el otro da una bulliciosa fiesta sin perturbarlo.

Los ilustres nuevos residentes contarán con dos máquinas de lavado y secado de ropa, dos lavaplatos y laberínticos clósets y cómodas. El vestidor de Chelsea tiene un chorro de luz natural y generosos espejos de dos caras para cuando ella se aliste para sus múltiples trabajos en la Fundación Clinton, como reportera de la cadena NBC y como directiva de Inter Active Corp, o para acudir a brillantes veladas, como la reciente gala del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

“Aquí hay un portero para solo cuatro apartamentos. No conozco otro edificio con semejante servicio”, le dijo al New York Daily News Melanie Lazenby, vecina de Chelsea e hija de George Lazenby, actor que interpretó a James Bond en la cinta 007 al servicio de su majestad. De acuerdo con el periódico, se espera que en los próximos meses lleguen otros residentes de alto perfil al edificio Whitman, que acorde con ello, además de vigilancia todo el día (un verdadero lujo en Nueva York), dispone de un ascensor que se opera mediante una clave y otras sofisticadas medidas de seguridad.

Chelsea y su marido adquirieron la residencia por 10 millones de dólares (más de 18.000 millones de pesos) luego de vender su primer apartamento de casados, que aunque más “barato”, cuatro millones de dólares, no era nada despreciable. Ubicada en el edificio Grand Madison, considerado “el más elegante e histórico” del centro de Manhattan, la propiedad tiene más de 585 metros cuadrados, cocina con mesones de granito, pisos de roble, baños enchapados en mármol y amplias ventanas para contemplar sus regias vistas sobre la urbe, según informó Douglas Elliman Real Estate.

Aunque el edificio Whitman es antiguo, con un estilo muy de moda en el Londres de los años 20, Chelsea y su esposo reciben un apartamento completamente renovado y que al parecer ya tiene el visto bueno de sus padres, el expresidente Bill Clinton y su esposa, Hillary, exsecretaria de Estado, quienes hace unos meses sorprendieron a los obreros al llegar de improviso para darle un vistazo a la flamante casa de su única hija.

Pero además de su aprobación, no se descarta que sus poderosos y millonarios padres le hayan dado a Chelsea una mano financiera. Cálculos publicados por el Daily Mail, de Londres, sugieren que con intereses del cuatro por ciento y luego de pagar una cuota inicial del veinte por ciento, los jóvenes esposos quedan con una hipoteca de 18.460 dólares mensuales (más de 34 millones de pesos). Por su parte, el portal streeteasy.com estima que si rebajaron la cuota inicial a la mitad, sus mensualidades oscilan entre los 52.000 y los 60.000 dólares (¡95 y 109 millones de pesos!).
LO MÁS VISTO