Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El novio de Olivia Newton-John se hizo el muerto por diez años

El novio de Olivia Newton-John se hizo el muerto por diez años

REVISTA JET-SET

Se confirma que la supuesta muerte de Patrick McDermott, el compañero sentimental de la conocida protagonista de Grease, fue una treta para no pagar sus deudas. Reapareció vivito y coleando en México.
Olivia con Patrick McDermott, con quien llevaba casi diez años de relación, durante la gala de la casa de vinos Penfolds, en el hotel Plaza de Los Ángeles, en enero de 2005. Cinco meses después él desapareció durante una travesía en barco sin dejar rastro.
Por: 7/4/2016 00:00:00

La risueña Olivia ha vuelto a revivir los terribles días que padeció en 2005, cuando Patrick McDermott, el hombre que había amado por casi una década, desapareció sin dejar rastro. Lo extraño es que ahora no se siente confundida por su ausencia, sino porque se confirmó que él no está muerto, como lo declararon las autoridades luego de la vana búsqueda de su cadáver. “Esto es realmente devastador. Ha sido muy difícil para nosotras, durante años pensamos que perdimos a un ser querido”, le dijo Chloe Lattanzi, única hija de la artista, a la revista New Idea.

La reaparición de McDermott no ha causado toda la alegría que se espera, debido a la cruda verdad: él falseó su fallecimiento y no desea reencontrarse con quienes lo lloraron todos estos años, incluida Olivia, ícono de toda una generación por haber protagonizado Grease junto a John Travolta, un clásico del cine de 1978.

En la noche del 30 de junio de 2005, Patrick, entonces de 48 años, abordó el barco Freedom para una travesía con pesca frente a la costa de California. En pleno recorrido el camarógrafo desapareció sin que ninguno de los otros 22 pasajeros lo viera caer por la borda.

Olivia solo se enteró de lo sucedido una semana después, al regresar de su natal Australia, donde se encontraba de gira. Averiguó que había sido visto por última vez en la nave y avisó a la Guardia Costera, la cual inició el rastreo del cuerpo. Las pesquisas fueron infructuosas y en noviembre de 2008 McDermott fue dado como fallecido. Ese mismo año ella se casó con el millonario John Easterling.

Sin embargo, a los dos meses afloraron los primeros rumores de que él había simulado su deceso. El misterio atrajo la atención de detectives privados como John Nazarian y Philip Klein, quienes poco a poco ataron cabos.

Ellos descubrieron que antes de esfumarse, McDermott, de ascendencia coreana, se había declarado en bancarrota y dejado deudas por más de 30 mil dólares, incluidos ocho mil que le debía a su ex esposa Yvette Nipar para el sostenimiento de su hijo Chance.

De igual modo, había obtenido un segundo pasaporte bajo su nombre anterior a ser adoptado, Patrick Kim, y retirado los ahorros que guardaba en dos cuentas bancarias. El interés por el caso fue tal que estos y otros hallazgos se presentaron en programas de televisión como America’s Most Wanted (Los más buscados de Estados Unidos) y Dateline, así como en el libro Lost at Sea: The Hunt for Patrick McDermott, del detective Klein.

Tras la emisión del capítulo de Dateline, en 2009, un corresponsal no identificado le escribió a Klein en nombre de McDermott. Le pedía que lo dejara en paz, como era su deseo: “Patrick no ha cometido ningún crimen. Permítale vivir su vida en armonía. Él está seguro y ha emprendido un nuevo comienzo, físico y mental, en otro lugar. Pare esta investigación inmediatamente”. Klein procuró establecer la autenticidad de la carta y estimó que era creíble.

Después el abogado de McDermott se comunicó con el detective, desde México, también por carta, para decirle: “Él no ha falseado nada. Solo quiere estar lejos del drama”. La comunicación afirmaba que se encontraba en el país azteca, donde Klein ya había empezado a indagar.

El investigador notó que una dirección IP (identificación única de cada dispositivo conectado a internet), situada en Sayulita accedía a menudo a la página web creada para seguir las pistas del desaparecido. Se trataba de Patrick, radicado en este pequeño pueblo cerca de Puerto Vallarta, favorito de vagabundos, donde trabajaba como marinero de cubierta.

Pese a los indicios, los parientes y amigos de McDermott se negaban a aceptar que estuviera vivo. Incluso su ex esposa Yvette, actriz que participó en programas como CSI Miami, le pidió al presidente de Amazon, Jeff Bezos, que retirara del mercado el libro de Klein, a quien calificó de mentiroso.

Olivia, en cambio, se negó siempre a hacer conjeturas. Solo una vez comentó acerca de la posibilidad de que Patrick no hubiera muerto: “Sería emocionante si eso fuera verdad”, expresó, refiriéndose a ella, pero también a su hija Chloe (fruto de su primer matrimonio con Matt Lattanzi), a Chance y a su madre Yvette Nipar, de quien es muy amiga.

Finalmente, el detective Nazarian le declaró hace poco a la revista Woman’s Day que está en capacidad de afirmar que las señales son ciertas: McDermott se encuentra sano y salvó en México. Tal parece que olvidó a Olivia, pues vive con una joven alemana, rubia como ella, e insiste en que no quiere saber nada de ese pasado en el que tuvo la suerte de ser amado por una de las mujeres más bellas y admiradas del planeta.

LO MÁS VISTO