Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El nieto suicida de Cantinflas

El nieto suicida de Cantinflas

Revista Jet-Set

Mario Moreno Bernat, heredero del hijo único del genial cómico mexicano, fue hallado muerto en un cuarto de hotel a los 22 años. Era drogadicto y siempre tuvo violentos conflictos con su padre.
Mario Moreno Bernat llegó a la indigencia por causa de la drogadicción. Foto: AFP
Por: Edición 26310/7/2013 00:00:00
¡Quién lo creyera! La familia del personaje que más divirtió a Latinoamérica parece no haber heredado ni un ápice del desenfado con que él se tomaba la vida, al menos en sus filmes, ya que protagoniza una saga de tragedias y trifulcas que escandaliza a México. La más reciente muestra de la maldición que parece cernirse sobre los descendientes del inolvidable Cantinflas fue el suicidio de su nieto Mario Moreno Bernat, vencido a sus 22 años por una grave adicción a las drogas y al alcohol. Según medios locales como El Universal y Notimex, el joven se había instalado en una habitación del hotel Santa Cruz, en la localidad de Tlalnepantla, Estado de México, en compañía de su amiga Esther Aline Morales Acevedo. Allí, señalan las versiones, los dos se dedicaron a consumir sustancias psicoactivas, pero en un momento dado ella salió y al regresar, en la madrugada, lo encontró colgado de un tubo del baño del cuarto.

La terrible decisión de Mario puso fin a una vida que aunque corta, según reconocen sus propios familiares, se vio colmada de sufrimientos. Pese a ser el descendiente de una de las grandes glorias de México, él ni siquiera terminó el bachillerato, ya que desde muy temprana edad su padre, Mario Arturo Moreno Ivanova, hijo único y adoptivo de Mario Moreno ‘Cantinflas’, lo introdujo en las drogas. Así lo reveló él mismo hace un año, cuando dejó boquiabierta a la nación azteca al interponer una demanda por corrupción de menores contra Moreno Ivanova. A los 14 años, contaba en su declaración, su progenitor no solo le dio cocaína, sino que además lo llevaba a donde prostitutas y lo sometía a abusos psicológicos y físicos. “Le tengo miedo, es un monstruo bajo el influjo del alcohol y las drogas”, declaró a la prensa.

Su toxicomanía, concluía, era la consecuencia de aquella influencia perniciosa de su padre, aunque aclaraba que se encontraba en recuperación de la enfermedad. No obstante, Moreno Bernat no ratificó su denuncia y la Procuraduría General de Justicia de México la desechó. Días después, surgió el rumor de que el padre había “comprado” el silencio del hijo y luego lo abandonó de nuevo a su suerte, por lo cual entró en una profunda depresión, de acuerdo con Eduardo Moreno Laparade, sobrino de Cantinflas, y a quien no le extraña para nada la historia del joven suicida. “Así es Mario Arturo”, le aseguró a la agencia Efe instantes después de lamentar la desgracia.

Moreno Bernat no alcanzó a relacionarse mucho con Cantinflas, ya que solo tenía dos años cuando este murió, hace dos décadas. A cambio de los gracejos del abuelo, le tocó presenciar las peleas de su padre con Moreno Laparade por los derechos de las películas del cómico. Además, sufrió con el turbulento divorcio de sus padres. Sandra Bernat, su madre, acusaba a su exmarido de maltratos físicos y de no proveer los recursos para la subsistencia de Mario y sus dos hermanos, Gabriel, quien también es drogadicto, y Mariza.

La drogadicción del desaparecido Mario Moreno Bernat se complicó luego de que Sandra Bernat lo echó de la casa, lo que lo llevó a deambular por las calles y a pedir limosna. En recientes declaraciones, contó que había intentado acercarse de nuevo a su progenitor, pero que este no quiso recibirlo porque para él “ya estaba muerto”.

Lo irónico es que fue Moreno Ivanova quien se encargó de recibir el cadáver de su hijo y de los trámites para su funeral. Resulta además curioso que al hablar de su fallecimiento se haya mostrado extrañado por su decisión de quitarse la vida. “Tenía muchas ganas de vivir Mario, y yo no sé qué fue lo que lo condujo a esto”, relató ante las cámaras del programa Hoy, además de recordar que días antes habían comido juntos y tenían muchos planes para el futuro. Pero otros miembros de la familia no les dan crédito a estas versiones y coinciden en que la mala vida que le dio a Moreno Bernat fue lo que lo mató.
LO MÁS VISTO