Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El Boterosutra: el ‘Kamasutra’ según Botero

El Boterosutra: el ‘Kamasutra’ según Botero

Revista Jet-Set

Fernando Botero presentó 70 dibujos inspirados en el Kamasutra, el libro insignia de la literatura erótica. Las figuras voluptuosas en escenas de alcoba forman parte de una etapa que él considera de mucho coraje y exploración. “No las pinté para provocar o ruborizar”, le dijo a Jet-set.
El artista colombiano Fernando Botero pintó la serie Boterosutra, el pasado verano en Italia. Foto: AFP
Por: Edición 2716/11/2013 00:00:00
El erotismo ha sido una constante a lo largo de la vida artística del maestro Fernando Botero, de 81 años. En series como El circo y La violencia aparecen algunos desnudos sin que estos hayan sido el eje central de las obras. Solo hasta ahora, el incansable pintor y escultor colombiano abordó a plenitud el tema de la sexualidad en 70 dibujos que él mismo bautizó Boterosutra, como parte de una nueva etapa creativa que es fiel a la voluptuosidad de sus figuras. Estos cuadros necesariamente remiten al Kamasutra, un libro sánscrito que Occidente considera como el manual por excelencia de las relaciones en la cama. Botero habló de sus nuevas creaciones que llegarán en diciembre a la galería Gmurzynska de Saint Moritz, Suiza.

¿Cómo fue el proceso creativo de esta serie inspirada en el Kamasutra, texto antiguo sobre el comportamiento sexual? –Con tantos años metido en los talleres de arte, los procesos creativos se facilitan. Usé más la imaginación que la memoria. No tuve que investigar mucho acerca del Kamasutra.

Para crear series como El circo y Abu Ghraib se tomó hasta dos años. ¿Pasó lo mismo ahora? –Empecé hace unos cinco meses. Estuve trabajando durante el verano italiano en estos 70 dibujos que he hecho hasta ahora. A lo mejor hago más.

¿Hay algo de provocación en el Boterosutra? –Es un trabajo muy serio, cuya temática goza de gran tradición entre los artistas. Ahí están los famosos grabados japoneses y las pinturas persas e hindúes. Hay una serie erótica moderna que hizo Picasso, que llegó a la zona límite con la pornografía porque era muy evidente el sexo. Chagall también lo abordó. Para terminar de responder, no hay provocación, ni una travesura juvenil detrás de mi nueva obra.

¿Cómo surgió el chispazo que inspiró este tema?
–Este verano en Italia estaba creando una escultura de un desnudo reclinado, pero no lograba completar la composición. En ese momento se me ocurrió incluir otra figura humana y la puse a hacer el amor. Me gustó mucho, tanto así que hice tres esculturas más inspiradas en la relación ideal de pareja. Después hice un dibujo, y otro más y otro más…, hasta llegar a 70. Todo fue usando la imaginación porque nunca he sido de maromas (risas).

¿Veremos más esculturas eróticas?
–Ya hice tres. Y es porque en el dibujo hay más libertad para crear. La escultura es más rígida y complicada.

¿En nuestra sociedad, el sexo todavía ruboriza?
–Por lo menos mi obra no ruboriza porque son composiciones de dos cuerpos entrelazados, como hemos visto miles de ejemplos en la historia del arte. Total, muy poca gente tiene el coraje de trabajar la temática de la sexualidad. Insisto, no hay que ruborizarse frente al sexo.

¿El sexo vende?
–No sé. Igual tampoco hice mis nuevos dibujos para la venta. Es decir, nacieron con un espíritu de investigación, de seriedad, de una gran tradición en el arte erótico.

El erotismo no ha sido ajeno a su obra.
-Pero de manera tangencial. Mis desnudos siempre han sido eróticos y no pornográficos. Mi intención nunca ha sido excitar al espectador. Solo he buscado una mirada artística y con una calidad excelente. Con mi nueva obra descubrí que nunca antes había tenido una técnica tan perfecta.

¿Habrá libro recopilatorio de las obras del Boterosutra?
–Me han propuesto hacerlo con una editorial de Nueva York. A lo mejor lo hago.

¿Qué le ha dejado este redescubrimiento del Kamasutra?
–Considero que es más un libro acerca del amor. No describe posiciones sexuales. Más bien enseña a despertar el erotismo y el trabajo interno de la mujer para estar más atractiva.
LO MÁS VISTO