Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El fenómeno erótico de las librerías

El fenómeno erótico de las librerías

Revista Jet-Set

Erika Leonard James salió del anonimato con Cincuenta sombras de Grey, una trilogía de libros definidos como “porno para mamás”. A menos de seis meses del lanzamiento, los derechos de traducción ya se vendieron en 21 países y la revista Time eligió a la autora como una de las cien personas más influyentes del año.
La británica E.L. James empezó a escribir Cincuenta sombras en Internet, en el 2011. Era una serie de pequeños relatos basados en Crepúsculo, la saga de vampiros de Stephenie Meyer. Foto: AFP.
Por: 9/8/2012 00:00:00
“Sí, este es el libro del que habla todo el mundo”. Esta es la frase que aparece en la portada de Cincuenta sombras de Grey, el primero de la trilogía que escribió la británica E.L. James. La nota impresa en un papelito suelto no es una exageración. Desde su lanzamiento hace seis meses, se han vendido18 millones de ejemplares en Estados Unidos, 10 millones de Ebook y, en las primeras dos semanas en Colombia, la cifra llegó a los 7.500 libros. Pero, ¿qué es lo que narra esta historia que tiene enloquecidas a tantas mujeres y felices a los hombres que las acompañan? Sexo explícito matizado con algo de intriga y romance.

“A las mujeres les gustan las fantasías sexuales porque la parte más erótica de su cuerpo está en la cabeza. Y les gusta leer novelas románticas con sexo, porque las aleja de su vida rutinaria. He recibido correos de lectoras que me dan las gracias porque, después de leerla, han notado cómo su vida íntima se ha reactivado”, dijo la autora durante el lanzamiento en Madrid.

La poco agraciada ama de casa de 48 años, Erika Leonard James, cuenta que “de niña soñaba con escribir historias que cautivaran a los lectores”, pero dejó sus aspiraciones a un lado para dedicarse a su esposo, a sus dos hijos, y a su trabajo como productora de televisión. En mayo del año pasado, descubrió que podía darle rienda suelta a su pasión por la escritura en los fan fiction de Internet y escribió su versión “adulta” de Crepúsculo, de Stephenie Meyer. Allí empezó todo. Tuvo tanto éxito entre los cibernautas, que una pequeña editorial australiana le propuso editar su libro, con la condición de cambiar los nombres de los personajes, para evitarse problemas de derechos de autor. “Una cosa trajo la otra, no pensaba que fuera a tener esta repercusión”, dijo.

La pasión se ha alborotado tanto entre las lectoras de diferentes partes del mundo, que en las últimas noticias sobre este fenómeno literario ya no se habla solo de números y las ventas de la trilogía conformada por: Cincuenta sombras de Grey, Cincuenta sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas. En la página oficial del libro en Facebook se publicó el comentario de la nadadora olímpica Alicia Coutts de que “las integrantes del equipo de natación femenino de Australia están leyendo la novela para relajarse en Londres”. Las redes sociales reúnen cada día más testimonios de mujeres que están embarazadas, gracias a los “buenos oficios” que han hecho con sus parejas después de una tarde de lectura.

Por otro lado, los comerciantes de artículos para adultos andan felices con el efecto que ha tenido la famosa novela en el incremento de sus ganancias. En Newspaper, un programa de la cadena de televisión estadounidense CBS, se le adjudicó a Cincuenta sombras las recientemente elevadas ventas de oxytocin, una pastillita que en Estados Unidos vale dos dólares la unidad. “Su efecto relaja a la persona que la consume, al punto de eliminarle sus inhibiciones, y provoca orgasmos múltiples y más poderosos en las mujeres”, comentaron los entrevistados. El magazín también reveló que Playthings, una sex shop de Miami, se ha tapado en dólares, ya que tiene registrados todos los “juguetes sexuales” usados por los protagonistas, Anastasia Steele y Christian Grey, en cada uno de sus encuentros sadomasoquistas.

La relación de esta pareja ha sido polémica entre las lectoras, gracias a la clara sumisión sexual a la que es sometida la joven e inexperta universitaria Anastasia, por parte del atractivo y enigmático multimillonario Christian Gray. Ante lo que E.L. James respondió: “Creo que he destapado algo, porque a todas, en cierto modo, nos gusta tener la fantasía del control. ¿Quién no ha pensado, cansada de tener que organizarlo todo en la casa, en lo agradable que sería que alguien nos controlara”, preguntó.

Como era de esperarse, desde el pasado mes de julio ya se hicieron las negociaciones para producir la película. De esta tarea se encargarán Michael De Luca y Dana Brunetti, los mismos que dirigieron Red social. Desde que los derechos fueron comprados por Universal Pictures, no han parado las especulaciones en torno a los nombres de los actores que encarnarán a Anastasia y Christian. William Levy y Emma Watson son los más recientes en la lista. Pero la actriz inglesa dijo que no sabía de dónde salió la noticia, ya que ni siquiera ha leído el libro y mucho menos el guion.

Mientras se elige a los protagonistas de la película, es un hecho que la autora Erika Leonard James puede sentarse tranquila en la sala de su casa en Londres a recibir las ganancias de su exitosa saga. Esa que asegura haber escrito pensando en sí misma, “mi libro está basado en el concepto de redención, del amor que lo conquista todo”.

Las colombianas opinan


Alexandra Pumarejo.
“La mayoría de mujeres somos románticas por esencia y este libro nos deja explorar nuestros instintos más básicos, de la mano de unos protagonistas fascinantes. Tengo amigas que han formado book clubs para discutir este libro y se mandan fotos de hombres que pudieran ser Grey. Se han divertido mucho, pero también les ha abierto una puerta para cuestionar sus matrimonios y su erotismo después de muchos años juntos”.

Titina Pastrana
. “Dos de mis amigas estaban tan fascinadas con el libro, que ni siquiera levantaban la cabeza. Con el mismo interés, me decidí a leerlo. ¡Qué decepción, qué cosa tan mal escrita! Me encontré con un estilo tonto y demasiado sencillo. Es un libro carente de argumento. De pronto la personalidad conquistadora y frentera del protagonista logró atraerme un poco, pero nada más. Aunque en momentos me pareció divertido para leerlo en la playa, prefiero una mejor literatura”.

Isabella Santo Domingo.
“Me picó la curiosidad, más que por su contenido erótico, por el entusiasmo que generaba entre las mujeres. Es atrevido, sensual y lo suficientemente gráfico para permitir que vuele la imaginación. La autora lo ha escrito de una forma que no agrede, sino que más bien invita. Como si nos llevara sutilmente de la mano hasta un punto en donde sentimos que todas somos parte misma de la trama. Es sensual, pero no vulgar, y además, mantiene un nivel elevado de suspenso”.

Flavia Dos Santos.
“Es un libro que estimula el imaginario erótico de las personas, con una interesante mezcla de romance. Me gusta la manera en que se presenta la relación sexual de los protagonistas, porque, aunque es él quien pone las reglas, queda claro que siempre existió el consentimiento de ella. Es una pareja abierta al disfrute. La lectura de esta trilogía puede ser de mucha utilidad para los hombres que estén interesados en conocer un poco más la sensibilidad femenina. ”.

María Elvira Arango.
“Es imposible no saber que existe este libro. Lleva meses como número uno en The New York Times. Ya leí la trilogía y son realmente adictivos. Es una novela erótica con un lenguaje claro y directo. No podría ser de otra manera. Tengo otro par de novelas de este género en mi biblioteca y, aunque no es mi línea usual de lectura, estoy segura de que a partir de Cincuenta sombras lo será”.

Katya González. “Siempre que viajo busco lecturas ligeras, que me relajen y diviertan. Este libro fue el perfecto para mis vacaciones, tiene todo lo que me gusta: algo de romance y mucha pasión. Lo único que lamento es que dejé olvidada en el avión la versión en inglés, y tuve que llegar a Colombia a comprarla en español. Aunque lo terminé muy rápido, no me gustó la traducción. Los otros dos libros los compraré en mi próximo viaje”.
LO MÁS VISTO