Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El edificio de los artistas

El edificio de los artistas

Revista Jet-set

Una vieja edificación de siete pisos, en el centro de Bogotá, alberga los talleres de quince pintores y escultores. La comunidad artística del mundo ya puso los ojos en las obras de los inquilinos de este inmueble. La presentadora Martha Stewart y el director del MOMA los visitaron.
De pie: Carlos Blanco, Luis Luna, Guillermo Londoño, Juan José García, Miler Lagos y Jaime Franco. Sentados: Celia de Birbragher, Ivette Khoudari, Carolina Gómez, Saúl Sánchez, Rodrigo Echeverri y Lina Espinosa. Foto: ©Imagen Reina/13.
Por: Edición 26429/7/2013 00:00:00
En los años cincuenta, el centro de Bogotá se consolidó como refugio de artistas plásticos e intelectuales que se mudaron a las casonas de La Candelaria y a los apartamentos de espacios amplios de La Macarena y Bosque Izquierdo. Con una tradición que lleva más de medio siglo, no es nuevo que los pintores y escritores tengan sus espacios de trabajo en el céntrico sector. Lo novedoso es que 15 de ellos hayan decidido abrir sus talleres en los siete pisos de un viejo edificio de la calle 20 con carrera octava, que fue construido en 1942 y que duró más de 20 años entre el polvo y el olvido. En sus inicios, la construcción fue sede de la fábrica de telas Libis que entró en desgracia al morir su dueño. Un fenómeno similar se vivió en Soho de Nueva York, donde un conglomerado de fábricas textiles que cerraron sus puertas fueron ocupadas por los amantes del arte y la bohemia.

El edifico de los artistas de la capital espera sobrevivir como centro de acopio creativo en el barrio Las Nieves, una zona de tolerancia en la que subsisten prostíbulos y cafetines de antaño. Por las noches, estas calles nutren los índices de criminalidad y robos de Bogotá. “Los artistas entramos en zonas donde la gente no entra. Para nosotros, la inseguridad no es un factor de alarma. Soy amigo de los ladrones de la zona y de los ñeros”, dijo Carlos Blanco, uno de los primeros en mudarse a la edificación.

La iniciativa de convertir estos espacios en talleres artísticos se le atribuye a Celia de Birbragher, directora de la revista ArtNexus que fue creada en 1976. Ella sacó adelante el proceso de restauración, con la asesoría de Carlos Alberto González, director del Museo Art Deco: “Quitamos lo que estorbaba para guardar la construcción original”.

El prestigio de los pintores y escultores que trabajan en este inmueble llegó a oídos de la comunidad artística internacional. La empresaria y presentadora de televisión, Martha Stewart, lo visitó hace poco. “Me voy impresionada con la capacidad creativa de los colombianos. Uno puede conocer el nivel cultural de un país a través de sus artistas”, dijo durante su estadía. Glenn D. Lowry, director del MOMA, también recorrió los siete pisos de los estudios. Varios coleccionistas de la familia Cisneros adquirieron algunas obras de estos ‘inquilinos’ que comparten el mismo techo, pero con identidades propias en el momento de crear. “La función de trabajar en comunidad es que nos permite acabar con la mezquindad. Si alguien viene a comprarme un cuadro, también lo mando a otros talleres. Si a uno de nosotros no le alcanza el dinero, todos salimos a subvencionarlo”, dijo el pintor Luis Luna. Algunos de los artistas que alquilaron los talleres de Las Nieves son Rodrigo Echeverri, Jaime Franco, José García, Carolina Gómez, Saúl Sánchez, Lina Espinosa y Miler Lagos, entre otros nombres.

El impacto de este proyecto redundó en una incipiente recuperación del entorno urbanístico. Cerca de allí, por ejemplo, abrieron el restaurante de comida francesa A Seis Manos. Con iniciativas como estas, el Centro de Bogotá recibió una nueva bocanada de vida.
LO MÁS VISTO