Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El club de los flacos

El club de los flacos

Revista Jet-Set

Todo el mundo sueña con adelgazar, pero algunos famosos como Bill Clinton, Angelina Jolie y Matthew McConaughey llegan a despertar preocupación porque más bien parecen enfermos.
Bill Clinton dejó las hamburguesas por las habichuelas. Fotos: AFP/Look Press Agency.
Por: 14/12/2012 00:00:00
Bill Clinton. Dejó las hamburguesas por las habichuelas

El expresidente estadounidense siempre se caracterizó por su cara rellenita, cuyas rozagantes mejillas hacían las delicias de sus admiradoras. Ello en parte era el resultado de su gusto desmedido por las hamburguesas, las papas fritas y las barbacoas típicas de su país, pero tal menú es cosa del pasado. Hoy, a sus 66 años, si bien aparenta un poco más de edad, también cree tener la esperanza de una mejor salud gracias a la dieta “vegana”, es decir, estrictamente vegetariana, que adoptó para mantener a raya los problemas cardiacos por los cuales tuvo que ser sometido a cuatro cirugías de bypass en el 2004 y dos angioplastias hace dos años, cuando además le dio el vuelco total a su paladar.

Frutas, verduras y granos son hoy la base de la alimentación del exmandatario, quien ha perdido así más de 11 kilos. Su nueva imagen asusta a los que lo conocen, quienes ahora lo llaman en broma Bill Thinton, juego de palabras con el término “thin”, que en español significa ‘flaco’.

Angelina Jolie. Peligrosamente desnutrida

El Dr Drew, uno de los más famosos “telemédicos” estadounidenses, les advierte a las mujeres que no se les ocurra tener a la actriz como ejemplo, al menos en cuestiones de peso. “Está desnutrida”, dijo enfáticamente en The View hace unos meses. Pero la compañera sentimental de Brad Pitt, considerada una de las más bellas del mundo, no ha hecho caso a las protestas de Drew y periodistas como Billy O’Reilly, para quien ella se ve “macilenta”.

Según la revista Grazia, la actriz sobrevive con apenas 600 calorías diarias, que equivalen a dos tazas de cereal con leche. “Angelina es conocida por empezar el día con algo más de una cucharadita de aceite de coco y un puñado de cereal”, le dijo una fuente a la publicación. “Lo preocupante es que vive tan ocupada que a menudo se le olvida comer”, agregó el informante, de acuerdo con el cual la estrella tiene hábitos nada recomendables, como saltarse las comidas mientras está en tránsito de un compromiso a otro. Cuando es así, sencillamente se come unas cuantas almendras, o gomas de dulce, pero nada sustancial, lo cual ha resultado en el rostro demacrado y los huesos a la vista que exhiben sus escotados trajes de diseñador.

Matthew McConaughey. Acabado por los gajes del oficio


La musculosa figura que solía exhibir en las playas de Malibú, donde vive, se ha reducido dramáticamente en aras de uno de los grandes retos de su carrera, pues quiere elevar así su perfil de actor de carácter. Encarnar a un enfermo de sida en The Dallas Buyer’s Club, que se rueda actualmente, le exigió perder cerca de 20 kilos, a punta de ejercicio cardiovascular, pero el noventa por ciento fue cuestión de dieta, le dijo hace poco al sitio Hitfix. Matthew confesó además que a veces se siente sin energía a falta de las calorías a que estaba acostumbrado, pero que una vez se mete en la piel del personaje recupera el sentido de su sacrificio y la fuerza. Eso sí, reconoce, no ve la hora de saborear una buena hamburguesa y todas esas comidas altas en grasa que le fascinan, a las cuales solo podrá volver poco a poco para evitar un colapso, por recomendación médica.
LO MÁS VISTO