Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El Circo del Sol regresa a Colombia

El Circo del Sol regresa a Colombia

Revista Jet-Set

En marzo del año entrante volverá el circo más famoso del mundo con la obra Varekai, que se inspiró en las leyendas gitanas y la mitología griega. El espectáculo, que reúne a 55 artistas, ha sido aplaudido por ocho millones de personas de los cinco continentes.
Varekai recrea el mito de Ícaro, quien perdió sus alas por volar cerca al sol. La música que acompaña a los trapecistas y malabaristas fue compuesta exclusivamente para este montaje. Foto: Gerardo Gómez/12.
Por: 19/11/2012 00:00:00
En los primeros minutos de la obra Varekai, del Circo del Sol, un grupo de bailarines imita los combates de los soldados de Georgia, Europa, durante las guerras contra los invasores de los países vecinos. La danza acrobática, en la que solo participan hombres fornidos y agresivos, recuerda por instantes los bailes de los cosacos rusos, que al parecer tienen influencia gitana.

En otro momento de la función, una pareja vestida con trusas que llevan varios tentáculos superpuestos se mueve al compás de una melodía entonada por un coro de gitanillas.

Estos números, como se conoce a las escenas en el lenguaje circense, forman parte del repertorio del Circo del Sol, que regresará en marzo del próximo año a Colombia. Varekai, aunque está inspirada en el mito griego de Ícaro, a quien se le derriten las alas por volar cerca al sol, está conectada con el mundo de los eternos nómadas o gitanos en el oeste y sur del Viejo Continente.

La obsesión de estas etnias por la muerte y el amor le da una carga de colorido y dramatismo a este espectáculo, que nació en el 2002 y que ha sido admirado por ocho millones de personas en 18 países del mundo. Varekai, que en lengua romance gitana o romaní significa ‘en cualquier lugar’, alude a la condición de un pueblo de nómadas que solo hasta hace unos años buscó asentamientos urbanos. La carpa de este montaje, regido por la tradición de los circos medievales europeos, el teatro y la ópera clásica, reúne a 55 artistas, entre malabaristas, payasos y contorsionistas.

Detrás de la segunda visita del Circo del Sol a nuestro país se encuentra el empresario mexicano Renato Herrera, de la firma Ocesa, que también trajo al país los conciertos de Lady Gaga y Madonna. Hace dos años, esta organización con capital azteca presentó Quidam, también del circo que creó el visionario Guy Laliberté, durante 49 funciones y con una asistencia impensable de 140 mil espectadores. Con estos guarismos, los ejecutivos de Ocesa comprobaron que Colombia era una buena plaza para el show business, o negocios de la cultura y diversión. “Con la nueva medida de incentivos tributarios hay viabilidad para organizar más conciertos y traer las creaciones teatrales de todo el mundo”, dijo Herrera durante su paso por al capital de la República. “A los bogotanos solo les hace falta un escenario propicio para las grandes presentaciones musicales”, concluyó.

Varekai es dirigida por el dramaturgo Dominic Champagne, de Quebec, Canadá, donde es ampliamente conocido por las exitosas puestas en escena de Don Quijote y La Odisea. Su obra cumbre en las tablas del norte es Cabaret Neiges Noires, cuya inspiración fue uno de los famosos discursos de Martin Luther King. No obstante, el montaje que le encargó el Circo del Sol es el único que lo ha acercado realmente a sus orígenes circenses. Cuando tenía 20 años se unió a una carpa de Grecia, donde vivió con artistas de los cinco continentes: “Allí, la fraternidad es posible. El choque de culturas es una fuente excepcional de creatividad. El entorno multiétnico es inspirador”, explicó. De hecho, con la participación de bailarines y gimnastas de las diferentes latitudes, el Circo del Sol se ganó el apelativo de las “Naciones Unidas del mundo del espectáculo”.
LO MÁS VISTO