Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El capitalismo salvaje de los Chávez

El capitalismo salvaje de los Chávez

Revista Jet-set

La oposición venezolana trata de ocupar el vacío que dejó Chávez con varias denuncias que han dejado al descubierto los lujos y la corrupción en el seno de la familia presidencial.
El presidente Hugo Chávez y las hijas de su primer matrimonio, Rosa Virginia y María Gabriela Chávez Colmenares, quienes tuvieron funciones de primera dama en los últimos años del mandatario. Foto: AFP.
Por: 1/4/2013 00:00:00
Fiestas, joyas y cirugías son parte de los caprichos de una parentela que pregona el socialismo de labios para afuera.

En la población de Sabaneta, Venezuela, donde nació Hugo Chávez, sus padres, sus seis hermanos y sus cuatro hijos son conocidos despectivamente como “la familia real del estado Barinas”. Según las denuncias de un grupo de diputados de la oposición, a ellos solo “les falta la corona y el trono. Entre todos amasaron dinero y propiedades, como las 17 fincas que suman 45 mil hectáreas, 5 casas de veraneo, 10 carros Hammer de 70 mil dólares cada uno, joyas Cartier de oro con incrustaciones de diamantes, vestidos Chanel y gafas Dolce & Gabbana”.

La herencia del gobernante que manejó los hilos de Venezuela durante catorce años llegaría a más de 2.000 millones de dólares, atendiendo los datos publicados hace menos de un mes por Jerry Brewer, presidente de la ONG Criminal Justice International Associates, de Virginia del Norte.

Sin embargo, al comandante Chávez jamás lo hubieran incluido en la lista de los millonarios de la revista Forbes, puesto que al parecer se valió de testaferros, como empleados de sus haciendas y familiares, con el fin de ocultar sus contradicciones frente al discurso bolivariano que construyó.

Los lujos de los Chávez Frías, según los políticos que van contra la corriente del chavismo, “no concuerdan con el espíritu socialista y de igualdad que predicaba”. El bloque de la oposición que conformaron varios diputados del Congreso Nacional como Carlos Berrizbeitia y Wilmer Azuaje, y el exgobernador de Táchira César Pérez visibilizaron los derroches capitalistas de la familia del mandatario para argumentar las debilidades de su legado. En otras palabras, convirtieron estos gustos mundanos, pero poco bolivarianos, en el caballito de batalla para abrirle paso a Henrique Capriles en su camino al Palacio de Miraflores.

Según sus denuncias, Elena Frías, la madre de Hugo Chávez y que toda la vida fue ama de casa, se transformó en una gran dama que manejaba los tentáculos del poder con sus manos adornadas por los anillos de oro que compró en sus viajes a Nueva York. Parece que en la Gran Manzana se sometió a varias cirugías estéticas y a uno que otro lifting facial. Según informes de la DEA, en el 2008 Elena Frías tuvo una cuenta bancaria por el orden de 17 millones de dólares, sin incluir las de sus hijos Adelis, Adán y Argenis, quienes ahorraron valores similares. La paradoja de este asunto es que guardaron el dinero en un banco del “imperio gringo” que tanto atacó el propio Chávez Frías.

Si bien los cuatro miembros de la familia chavista desmintieron el apego al dinero, les fue imposible ocultar el poder político que adquirieron en esta década y media por cuenta de su influyente apellido. El progenitor del presidente, Hugo Chávez de los Reyes, fue gobernador del estado Barinas, mientras que Aníbal Chávez Frías, el otro hijo que le salió político, fue alcalde de Sabaneta. Los resultados de sus gestiones administrativas han sido cuestionados, toda vez que durante sus mandatos crecieron los guarismos de la pobreza, la inseguridad y el desempleo.

El nepotismo presidencial llegó al punto de que otro de los hermanos del exmandatario de Venezuela, Adán Chávez, fue nombrado ministro de Educación, mientras Jorge Arreaza, quien se casó con Rosa Virginia, una de las hijas de Chávez, se hizo a la vicepresidencia en el gobierno encargado de Nicolás Maduro.

Asimismo, la nueva generación de la familia del polémico presidente le sacó canas debido a sus preferencias “Made in USA”, que contrastaban con el discurso antiimperialista que él pregonaba en el traspatio de América. Sus hijas Rosa Virginia, María Gabriela y Rosinés, por ejemplo, asistieron a los conciertos de Justin Bieber y de Madonna, mientras viajaban por todo el mundo. Quizá solo seguían el ejemplo de su padre, quien en palabras de la oposición visitó 180 países, de los 195 que están reconocidos por la ONU. El mandatario llevaba gratis a todos sus familiares.

Según señalamientos del diputado opositor Carlos Eduardo Berrizbeitia, Hugo Chávez Frías se gastó el último presupuesto presidencial en “asuntos innecesarios”, como los 10 millones de dólares que destinó para fiestas, los 329 mil dólares que utilizó para comprar zapatos y otros gastos como 409 mil dólares en lavandería y 151 mil dólares en productos de tocador. A pesar de la mala imagen que trataron de moldearle ante la opinión pública, Hugo Chávez fue reelegido en octubre del año pasado. Con su muerte quedan varios interrogantes: ¿cuál será el futuro del chavismo y qué pasará con su familia, la verdadera huérfana?.
LO MÁS VISTO