Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El bautizo de la futura reina de Suecia

El bautizo de la futura reina de Suecia

Revista Jet-Set

La realeza nórdica se dio cita en Estocolmo para el primer sacramento de Estelle, la nieta mayor del rey Carlos XVI Gustavo.
La foto oficial del histórico suceso. Sentados, la princesa Victoria, vestida por Elie Saab, con Estelle en brazos; y su esposo, el príncipe Daniel, Duque de Västergötland. De pie, los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia, y Ewa y Olle Gunnar Westling, los padres de Daniel. Foto: Queen Internacional
Por: 13/6/2012 00:00:00
La Casa Real Bernadotte desempolvó sus más queridas reliquias para el bautizo de la hija mayor de la princesa Victoria, la heredera del trono, y su esposo Daniel Westling, en una ceremonia histórica, pues la pequeña es la segunda en la línea de sucesión.

La futura reina fue bautizada el 22 de mayo como Estelle Silvia Ewa Mary en la capilla del Palacio Real de Estocolmo y no tuvo a dos, sino a cinco padrinos, entre ellos, tres futuros reyes: Guillermo de Holanda, Haakon de Noruega y Mary de Dinamarca, de cuyos primogénitos la princesa Victoria también es madrina. Los padres de la bebé designaron además al príncipe Carl Philip, hermano de Victoria, y a Anna Westling Söderström, hermana de Daniel, para acompañar la entrada de su hija a la iglesia luterana, el credo de la Corona sueca.

Mientras que en otras monarquías el bautizo de un príncipe es privado, en Suecia es un acontecimiento de Estado, que suscita la atención del pueblo y congrega a miembros de las Casas Reales, especialmente las escandinavas, con las que Victoria está estrechamente emparentada. Fue así como el rito estuvo precedido por un desfile de testas coronadas, encabezado por la reina Margarita II de Dinamarca y su esposo, el príncipe Henri Laborde de Monpezat.

La ceremonia fue oficiada por el arzobispo de Uppsala, Anders Wejryd, quien casó a la Princesa en el 2010, y tuvo lugar en la misma fecha y con el mismo protocolo usado en el bautizo de Victoria en 1977. Siguiendo viejas tradiciones, además la Familia Real usó una serie de elementos que conectan a Estelle con sus antepasados, comenzando por el traje de cristianar del príncipe Gustavo Adolfo, usado por primera vez en 1906 y con el cual también recibieron el sacramento su abuelo, el rey Carlos XVI Gustavo, y la propia Victoria. Más antigua es la pila bautismal de plata de Sumatra que data de 1746 y por la cual ha pasado toda la realeza sueca. En ella su tío Carl Philip bañó la cabecita de la bebé con agua de una fuente de la isla de Öland. También figuró la pequeña corona de oro del príncipe Oscar, joya de 1844, como símbolo del linaje real de Estelle.

La princesita, que ya había hecho su debut en actos oficiales en el pasado cumpleaños de su abuelo, se mantuvo muy tranquila, no derramó una lágrima y tomó una que otra siesta en los más de 60 minutos que duro su bautizo. Al termino del oficio, el Rey le impuso la banda y la estrella de la Real Orden de los Serafines y le entregó su escudo de armas y su monograma, una E con una corona. Estelle recibió además el título de Duquesa de Östergötland.

Enseguida, la Familia Real ofreció una recepción para 400 invitados, entre quienes llamaron la atención Chris O’Neill y Sofía Hellqvist, los novios de los príncipes Magdalena y Carlos Felipe, respectivamente, en lo cual los periodistas entrevieron una aprobación de los reyes y la posibilidad de que ellos se conviertan muy pronto en consortes reales.

Estelle hace parte de la generación de princesitas herederas con la cual, en el futuro, las mujeres serán mayoría en los tronos de Europa, conformada también por Leonor de España, Catalina Amalia de Holanda, Elisabeth de Bélgica e Ingrid Alexandra de Noruega.
LO MÁS VISTO