Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

John Leguízamo graba una nueva película en Facatativá

John Leguízamo graba una nueva película en Facatativá

REVISTA JET-SET

La estrella colombiana que más lejos ha llegado en Hollywood está en Bogotá rodando Perros, la nueva cinta de Harold Trompetero, donde interpretará a un preso que descarga su afecto en un canino que vive con él, en la cárcel. Jet-set estuvo en exclusiva en uno de los ensayos de la cinta.
Allegra, la hija de John Leguízamo, estuvo con él en Bogotá durante los primeros ensayos de Perros. La joven, de 15 años, también quiere ser actriz.
Por: 9/7/2015 00:00:00
John Leguízamo no parece una estrella de Hollywood: camina por las calles de Bogotá sin escolta, camuflado con una gorra, y de la mano de su hija Allegra, de 15 años, que también quiere ser actriz y no habla nada de español. Come roscón en una panadería de cualquier esquina en Chapinero y saluda jovialmente a quienes lo reconocen. El actor colombiano, que hace 42 años vive en Estados Unidos, está en Bogotá grabando Perros, la nueva película de Harold Trompetero, en la que interpretará a Misael, un preso que tiene como única compañía a una perra callejera.
La idea nació hace siete años. Harold acababa de regresar de un viaje donde compró una placa que decía “True 
love”, quería ponerla en su finca y el mejor espacio que encontró fue la casa de sus tres perros Katia, Botón y Jango. “Empecé a pensar en que los animales a veces tienen mejores sentimientos que los seres humanos y me dieron ganas de hacer una película de eso”. Escribió el guion con Gerardo Pinzón y Jeiver Pinto, y se lo envió a su amigo John Leguízamo, a quien ya había dirigido en El Paseo 2, para que le diera su opinión. “Lo leí y le dije que yo quería hacer esa película”, cuenta John. 
El proyecto quedó en stand by por falta de presupuesto hasta septiembre del año pasado, cuando el productor argentino Mauricio Brunetti le dio luz verde para llevarlo a la pantalla grande. “Inmediatamente llamé a John, él me dijo que tenía su agenda ocupada por dos años pero que sacaba tiempo de sus vacaciones para hacer el film”. A Leguízamo la idea de trabajar de nuevo con Harold en una historia, ya no cómica sino de drama, le llamaba mucho la atención. “Tengo plena confianza en él, es un genio para crear personajes. El guion me gustó mucho porque es poético, hay mucha emoción pero no gratuita. Mi personaje es muy chévere, es un tipo buena persona y sin mucha educación que comete un error en la vida y termina en la cárcel. Allí el sistema cambia completamente su moralidad”, le contó a Jet-set.
La única exigencia que hizo el actor fue llegar a Bogotá unas semanas antes del rodaje para ensayar las escenas y conocer al elenco, entre quienes están María Nela Sinisterra, Jorge Herrera, Álvaro Rodríguez y Ramiro Meneses, a quien John alabó por su papel en Rodrigo D: No futuro, cinta que, según él, marcó un antes y un después en el cine latinoamericano. Ramiro le contó cómo formó parte de la música para esta producción. “Yo le había seguido los pasos a John Leguízamo de Hollywood, pero el que conocí aquí es muy diferente. Estoy gratamente sorprendido con su sensibilidad”, dijo Meneses quien interpretará a otro preso. 
Como parte de su preparación para este film, Leguízamo visitó la Cárcel Modelo, de Bogotá, y estuvo en los patios de los violadores, los paramilitares y el VIP. “Fue una experiencia dura, yo he estado en varias prisiones de Estados Unidos pero son muy diferentes a las de aquí”, distan mucho de las celdas individuales con presos uniformados. La película la están rodando en una cárcel abandonada de Facatativá, Cundinamarca. En ese lugar, el protagonista de Carlitos Way vive la soledad del encierro y recibe varios golpes. “Eso no me preocupa, a mí me ha tocado pelear mucho en la vida, en el colegio y en el barrio todo el mundo me pegaba, obvio yo era el único latino”, dice John, quien está dispuesto a seguir dando la batalla para que los actores latinos que llegan a Hollywood no sean encasillados en roles de narcotraficantes y jardineros. 
En medio de la intensidad de los ensayos, el actor sacó tiempo para ver los partidos de la Selección Colombia en la Copa América, cantó los goles que le metieron a Brasil y al final trinó: “Jugamos bien pero la suerte no estuvo con nosotros, ¡¡hijuepuecha!!”, desmitificando los rumores de que él trata de ocultar su origen colombiano. “Todo el mundo sabe que yo nací en este país, por qué voy a ocultarlo”, le ha dicho a la prensa en varias oportunidades. Cuando está acá se desquita comiendo chocolate con pandebono, changua, ajiaco y sancocho. Aunque para esta película le ha tocado cuidar mucho su dieta y someterse a una intensa rutina de ejercicio, con el entrenador personal David Noreña, con la que perdió 20 kilos.
Leguízamo, quien ha actuado con Al Pacino, Robert de Niro, Sean Pean y Arnold Schwarzenegger, y muchas otras estrellas de Hollywood, no ve ninguna diferencia en rodar en Estados Unidos o en Colombia, porque dice que aquí hay mucho talento. “Lo distinto es el método que tiene cada director, el resto es muy parecido. Lo que hace Harold, como también lo hace Spike Lee, es ensayar antes de empezar a grabar. Eso ayuda mucho porque uno establece una relación con los demás actores”. 
Él no será la única estrella que aparecerá en los créditos de Perros. En el elenco también está la mexicana Adriana Barraza, nominada al Óscar a mejor actriz de reparto por la película Babel; y el director de fotografía es Hugo Colace, el mismo de Historias mínimas y El lado oscuro del corazón. Con tantas luminarias cabe esperar que Perros se coma la taquilla.

LO MÁS VISTO