Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La duquesa de Alba ¿Reina de Escocia?

Eventos

En pleno debate sobre la independencia de Escocia del Reino Unido, se especula que la aristócrata española podría llegar a ser coronada como monarca de la nación, donde la ven como su reina en el exilio.
Este montaje del rostro de Cayetana con el cuerpo de la reina Isabel II sugiere cómo se vería la duquesa en traje de corte, si llegara a ser coronada monarca de Escocia. Fotomontaje Revista Jet-Set. Fotos: AFP y Look Press Agency
Por: Edición 27812/3/2014 00:00:00
Cayetana Fitz-James Stuart y Silva es conocida en el mundo entero como la persona con más títulos nobiliarios y por su fortuna que le ha permitido llevar una vida de reina. Ahora, sus admiradores sueñan con que ella tenga un trono real

de verdad, gracias al referéndum con que Escocia definirá, en septiembre próximo, si se independiza o no del Reino Unido de Gran Bretaña. Según el Daily Express, de Londres, si se da la secesión y la nación decide seguir como una monarquía, la aristócrata española podría convertirse en una de las pretendientes de la Corona, ya que desciende del linaje Stuart, que reinó allí entre 1371 y 1603, cuando James VI unificó la Corona de Escocia con las de Inglaterra, Gales e Irlanda bajo el nombre de James I. Uno de sus sucesores fue James II, de quien desciende la duquesa, quien explicó el parentesco en su autobiografía, Yo, Cayetana. “Nuestro primer apellido, Fitz-James Stuart, significa literalmente ‘descendiente de James Stuart’. Entró en la Casa de Alba cuando María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo –mi admirada XIII duquesa de Alba (…)– murió a los 40 años, en 1802, sin hijos ni hermanos. El título de duque de Alba correspondió entonces a una hermana del abuelo de María Teresa, que se había casado con Jacobo Fitz-James y Colón de Portugal, III duque de Berwick”. Cayetana, quien pronto cumplirá 88 años, proviene de este último y gracias a él también cuenta entre sus antepasados a Cristóbal Colón y era prima lejana de Winston Churchill. Por la vena Stuart, la duquesa de Alba además está emparentada con la famosa reina Mary Stuart o Estuardo (decapitada por Isabel I), con Charles II, de quien descendía Diana de Gales, y de la reina Anne, última monarca de la dinastía que reinó en Gran Bretaña hasta 1714.

Sectores del pueblo escocés conservan un especial cariño por la familia real Stuart, el cual hoy se reaviva, luego de que el primer ministro británico, David Cameron, dijo que si el país se separa del Reino Unido, se quedará sin su moneda, la libra esterlina. La siguiente pregunta es si los dejará también sin su reina, Isabel II, quien es amiga de Cayetana desde la infancia. Para el prestigioso comentarista de The Telegraph, Peter Oborne, la reina seguramente preferiría seguir siendo monarca de un país al que la unen lazos de sangre, ya que su madre, Elizabeth Bowes-Lyon, era de allí. “Pero no es simplemente un asunto de ella –escribió Oborne–, constitucionalmente (la reina) está obligada a aceptar los consejos del primer ministro, quien tiene derecho a negarles a los escoceses la casa Windsor (la dinastía reinante de Gran Bretaña), especialmente si ellos tuvieron su propia monarquía”.

Como lo informó el Daily Express, el primer llamado a ser investido como rey de Escocia sería Franz, duque de Bavaria, quien desciende del rey Charles I. Pero él ha renunciado a cualquier reclamación y se conforma con ser el jefe del linaje Wittelsbach (el mismo de la emperatriz Sissi de Austria). Ello, asegura Oborne, podría dejarle abierta la puerta a la duquesa de Alba, cuya fortuna, calculada en más de 4800 millones de dólares, bien podría sacar de apuros a Escocia.

Cayetana tiene todos los nexos con la realeza que muchos príncipes quisieran tener: sus padrinos fueron los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia de España y otra de sus parientas fue Victoria Eugenia de Montijo, emperatriz de Francia.

Pero cuando el portal Vanitatis le preguntó sobre el asunto al conde de Salvatierra, hijo menor de la duquesa, él respondió: “me parece un disparate. No creo que mi madre llegue a reinar nunca en Escocia. Para empezar, procedemos de la rama bastarda de los Stuart, de ahí lo de Fitz-James, que fue como se denominó a los Stuart nacidos fuera del matrimonio”. En efecto, James Fitz-James, el primer duque de Berwick, fue hijo ilegítimo del rey James II y de Arabella Churchill, hermana del duque de Malborough. Más tarde, su nieto, el tercer duque de Berwick, emparentó con los Alba.

Pese a su escepticismo, el conde de Salvatierra le relató a Vanitatis una anécdota que ilustra cómo las especulaciones no son del todo traídas de los cabellos: la última vez que su madre estuvo en Escocia, quiso llevarle de regalo un kilt (traje típico del país) de color rojo, como él se lo había pedido. “Una vez en Edimburgo –relató el conde–, se acercó al establecimiento del sastre que le hacía los trajes a la familia real británica y le dijo lo que buscaba. El sastre respondió que no podía hacérselo porque el color rojo estaba reservado en exclusiva para los miembros de la casa real. Entonces, mi madre sacó su DNI (documento de identidad) y le reveló que era Cayetana Fitz-James Stuart. El sastre se cuadró ante ella y le dijo: ‘por supuesto, usted es nuestra reina’”. Acto seguido, concluyó el hijo de Cayetana, estuvieron charlando largo rato y él le dijo a la noble que era muy conocida y querida en Escocia y que muchos la veían como su reina en el exilio.
LO MÁS VISTO