Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Donald Trump y Paulina Vega ¡La corona se queda en Colombia!

Donald Trump y Paulina Vega ¡La corona se queda en Colombia!

REVISTA JET-SET

Después de las polémicas declaraciones del dueño de Miss Universo sobre los mexicanos, América Latina entera se unió en una sola voz de protesta. En medio de la polémica, nuestra reina se ratificó en su título, no sin antes rechazar los ofensivos comentarios de su jefe. En Colombia todavía le piden que renuncie. Y a Trump los insultos le han salido caros.
A raíz de los comentarios cargados de xenofobia contra los mexicanos, el polémico Donald Trump fue despedido del programa Celebrity apprentice, de NBC. El día de su elección como Miss Universo comenzó el cuento de hadas de Paulina Vega, siempre con humor y con los pies puestos sobre la tierra. La organización del certamen aseguró que en esta crisis, la colombiana ha tenido mucha fortaleza.
Por: 9/7/2015 00:00:00
El camino de Donald Trump hacia la Casa Blanca empezó con pie izquierdo y de paso repercutió en la Miss Universo colombiana Paulina Vega, quien quedó envuelta en el escándalo por culpa de su jefe, uno de los dueños del concurso de belleza. 
El discurso, que según los analistas políticos iba dirigido a los ultraestadounidenses, se concentró en varios ataques a los inmigrantes mexicanos, a quienes describió como “traficantes de drogas, criminales y violadores”. Para enfatizar los comentarios xenófobos, el inversionista prometió la construcción de un muro fronterizo con el fin de impedir el paso de los manitos hacia Norteamérica. En ese momento, que fue de desconcierto, muchos se preguntaron: “¿Qué le estaba pasando al divertido y sarcástico presentador del reality El aprendiz, de NBC? 
Los entendidos en materia de reinados de belleza aseguraron que el aspirante presidencial parecía que se había olvidado de que casi la mitad de las Miss Universo escogidas desde 1996, cuando él compró la mayoría de las acciones de este concurso, son de origen latinoamericano. El listado incluye a la venezolana Alicia Machado, a las puertorriqueñas Denise Quiñones y Zuleyka Rivera, la dominicana Amelia Vega y a la mexicana Ximena Navarrete, quien sigue amarrada a varios contratos publicitarios con el reinado que le dio la fama mundial. Igualmente, el padre y los abuelos de la Miss USA saliente, Nia Sánchez, nacieron en la zona fronteriza donde Trump espera levantar una barricada más larga y alta que el muro de Berlín. 
Pero la parte más difícil indudablemente le ha tocado a Paulina Vega, quien quedó expuesta en las polarizadas redes sociales debido a un tema electoral y donde muchos no se sintieron conformes con su decisión de conservar la corona. Finalmente, la joven de 22 años publicó un comunicado en Instagram, un poco en contravía de la filosofía del reinado que le prohibió hablar de sexo, religión y política. Lo hizo después de que sus empleadores le cancelaron una visita a Medellín y que se entendió como una manera de evadir el avispero. “Encuentro los comentarios del señor Trump injustos e hirientes. Como colombiana y como Miss Universo quiero mostrar mi apoyo y avalar los sentimientos de la comunidad latina”, escribió en la misiva virtual. 
El Concurso Nacional de Belleza, que preside Raimundo Angulo, apoyó la decisión de Vega Dieppa. Según Shawn McClain, vicepresidente de Miss Universo, el pronunciamiento de la reina barranquillera se demoró en salir a la luz pública, pero en esto no hubo trabas ni opiniones amañadas de los directivos del certamen mundial. McClain siempre ha hecho hincapié en que Paulina es autónoma frente a los asuntos del magnate norteamericano. “Las palabras que escribió fueron suyas en su totalidad. Habló con el corazón”, afirmó el ejecutivo, quien no se atrevió a confirmar si Donald Trump venderá su parte de este evento de moda y belleza.
Paulina se puso del lado de sus coterráneos latinoamericanos, mientras que siguieron los líos para Donald Trump. Los conglomerados económicos no le han levantado los castigos que le impusieron.
Las virulentas palabras del Trump atravesaron fronteras hasta exaltar la susceptibilidad del sector empresarial de México y del resto de América. El precandidato no esperaba que sus declaraciones tuvieran un impacto negativo en sus negocios, entre estos Miss USA y Miss Universo.
Según entendidos, Latinoamérica se fortaleció como comunidad para rechazar los comentarios del magnate inmobiliario y se unieron dolientes importantes como Univisión, el canal televisivo que suspendió las transmisión de Miss USA en represalia a la oratoria del político que se quiere vender como vocero de la derecha. No obstante, el polémico aspirante a la Casa Blanca no se sentó a llorar por la disolución del contrato y demandó al canal por 500 millones de dólares, ante la Corte Suprema del Estado de Nueva York. 
Pero las cosas no paran ahí, hasta el mismo Carlos Slim, por cierto mexicano, y el segundo hombre más rico del mundo según la revista Forbes, se metió en la pelea. El canal Ora TV, creado en asocio con el estadounidense Larry King, canceló un proyecto televisivo que había involucrado a algunas empresas de Trump. Así mismo, la cadena NBC, que jamás ha olvidado el potencial de consumo de los 24 millones de inmigrantes hispanos, también canceló la transmisión de los certámenes de belleza, sin importar que es uno de los dueños de estos negocios. Tan de malas Donald Trump que hasta lo excluyeron como presentador del programa Celebrity Apprentice de esta cadena. 
Televisa, el gigante de las comunicaciones mexicanas, también le dio la espalda al potentado gringo. Esta empresa que maneja el concurso de Miss México anunció a través de su presidenta, Lupita Jones, que no enviará representante al próximo Miss Universo. Según especulaciones de la prensa azteca, solo lo hará si cambian las reglas del juego, es decir si Trump vende su parte a otros inversionistas o NBC se queda con toda la organización real. La Miss Costa Rica tampoco concursará el año entrante, ni la Señorita Panamá. 
Al cierre de esta edición se esperaba el desarrollo de las amenazas del grupo Cisneros, dueño del Miss Venezuela, que exigió una disculpa a los mexicanos o de lo contrario cancelará la participación de su reina en el concurso del polémico Trump.
El boicot creció como bola de nieve con la sumatoria de algunas firmas que rompieron relaciones comerciales con el candidato político. Los almacenes Macy’s retiraron la línea de moda masculina que lleva el nombre del candidato republicano. Además, los productos capilares Farouk Systems le cortaron el patrocinio a Miss Universo. La noticia coincidió cuando el cantante colombiano J Balvin decidió cancelar su presentación en el concurso de Miss USA. Poco después, la Alcaldía de Bogotá retiró su postulación para convertirse en sede del concurso, el próximo año. 
Ricky Martin, Cher, Maná, el presentador Jorge Ramos, Alicia Machado, Emilio Estefan, entre muchos más, rechazaron al unísono el discurso antilatino del político que aún así tiene un 14 por ciento de favorabilidad en la encuesta más reciente de intención de voto de CNN, solo superado por Jeb Bush, con un 19 por ciento.
¿Qué habría pasado si renuncia Paulina Vega? Habría perdido millonarios contratos publicitarios, una bonificación de 250 mil dólares y una beca para estudiar cine. También se hubiera enfrentado a la lengua larga de Donald Trump. Pero habría ganado el apoyo de toda Latinoamerica.
LO MÁS VISTO