Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Don Jediondo es el doble de Poncho Rentería

Don Jediondo es el doble de Poncho Rentería

REVISTA JET-SET

El humorista imita al frívolo columnista de El Tiempo en el programa Sábados Felices, y después de oírlo decir “¡Buenas, buenas!” con esa voz ronqueta y metido en su ropa de colores, muchos televidentes han dicho: “Sí se llama Poncho Rentería”.
“Don Jediondo es un boyaco muy querido, un bonachón sabroso y tiene esa combinación de perverso y burlón que es muy rica”, opina Poncho de su imitador.
Por: Revista Jet-set.14/3/2017 18:54:00

Poncho y Don Jediondo se conocieron cuando trabajaban en el programa Dia a día y al humorista se le ocurrió imitarlo en Sábados Felices bajo el seudónimo de Runcho Rentería. Verlos juntos es muy divertido, hacen chistes, no se quedan callados ni un segundo y pasan de un tema a otro sin sentido. Les gusta hablar de política pero también de lo que ellos llaman “chismes de peluquería”, por los que Poncho se ha hecho famoso en su columna de El Tiempo que empezó a escribir hace 30 años. Aunque físicamente son distintos, tienen más cosas en común de las que muchos creen: hacen reír con su oficio, manejan el lenguaje popular y no les molesta que los tilden de frívolos. Vea el encuentro de estos dos aquí:

¿Poncho, qué opina de la imitación que hace Don Jediondo?

Poncho: "Me gusta, me gusta. Es que él tiene buen gancho, un coquetón sabroso con el público. Ustedes creen que a mí me conocen en Colombia porque escribo en El Tiempo, no; es por Don Jediondo que en Sábados Felices mete cuatro minutos de cuña semanal. En la calle ya me saludan ‘Buenas, buenas’, pero es por él".

¿Don Jediondo por qué eligió a Poncho para imitarlo?

Don Jediondo: "Con Poncho coincidimos en algunos programas de Día a día, él tiene una sección allí. Aparte de eso lo admiro porque ha sido un hombre de radio y televisión. Un día llegué a mi casa y le dije a mi esposa: “Buenas, buenas” y me dijo: “Le salió igualito”. Yo tenía una barba, me la puse y probé. Dije: Bueno, ya está la voz y la barba, ahora falta el vestuario, entonces me fui donde Norberto y me prestó una pashmina".

Poncho: "Una ligeramente gay y se amañó con ella".

Don Jediondo: "Después dije: ‘ya tengo la pashmina, la barba, el hablado, me faltan los contactos…‘ Pero eso sí es muy verraco, porque para yo ser amigo de toda esa gente me falta mucho".

Poncho: "No, pero yo ya le presenté a Hernán Zajar, Ángel Yáñez, Carlos Arturo Zapata, Julia de Rodríguez y entre todos le actualizaron el clóset. Mírele la camisita, hasta de pronto termina de ministro".

Don Jediondo: "Yo tenía tres retos en mi vida: montar en globo y en paracaídas, que ya lo hice; y vestirme como Poncho Rentería, que casi no lo logro, descubrir la combinación es difícil".

Foto: Karen Salamanca. Producción: Carolina Álvarez.

¿O sea que le tocó cambiar el ropero?

Don Jediondo: "Sí, al comienzo las pintas me las hacía Chavita, que es la vestuarista de Sábados Felices, pero me llevaba siempre un pantalón amarillo y me tocó empezar a comprar de otros colores. Mi familia ya no me ve con buenos ojos porque lo mío tiene que ser pantalón a cuadros, de paño y planchao".

Poncho: "Yo no sé cómo le cae a Colombia la vestimenta de Don Jediondo, esa ruana. Es que los únicos boyacenses a los que les ha ido bien son a los Santos Calderón, a los Santos Castillo, a Jaime Castro, a Plinio y a tres gobernadores, de resto no. El boyacense no es representativo del colombiano porque por una parte son muy honrados, cosa que no funciona; y por otra, son católicos de verdad, temen a Dios, no son adúlteros".

Don Jediondo: "El último que se puso la ruana fue el padre García Herreros y le fue bien".

Poncho: "Sí, por ahí dicen que se la regaló Pablo Escobar (risas)".

¿Qué es lo más difícil de imitar a Poncho?

Don Jediondo: "Tener la voz relajada, porque si uno la tiene cansada no le sale. Hay que saber en qué punto de la garganta él hace el énfasis".

Poncho: "Lo más difícil es el ritmo, es jodido. Yo creo que el horroroso vozarrón que yo tengo no lo puede conseguir sino Poncho Rentería o Barry White, que les habla a las mujeres al oído y las hace mojar".

¿Como usted?

Poncho: "No, yo soy un casto, examigo del sexo, qué jartera esa empujadera. Hay que comenzar por un beso que ni siquiera es espontáneo y hay que ir a determinados territorios del cuerpo, no me joda".

Eso quiere decir que su pareja, Lula Arango, está muy mal atendida…

Poncho: "Lula y yo tenemos un noviazgo-matrimonio rodeado de la castidad".

Ahora están viviendo juntos, después de 20 años de estar cada uno en su apartamento pero en el mismo edificio…

Poncho: "Es que nos sale más barato. Además, Lula trabaja desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la noche, de modo que no le toca aguantarse la cansonería mía durante el día. Si de algo me aplaudo en este momento de mi vida, que ya estoy bastante adulto, es que la haya encontrado a ella. Lula tiene un simplón delicioso, aunque nunca dice una estupidez ni una cosa ordinaria".

¿Qué opina ella de la imitación de Don Jediondo?

Poncho: "Ella aplaude todas mis payasadas. Es un regalito que uno pueda payasear sin el azote de la mujer. Las mujeres tienen la mala educación de recriminar algunas cosas ridículas o borracheritas del marido; a ellas les gusta que sea importante, distinguido, miembro de la junta directiva, todo lo contratio a mí que soy farándula".

¿Y Runcho es igual de coquetón a Poncho?

Don Jediondo: "Si me hubiera preguntado eso hace 30 años le hubiera dicho que sí. A Runcho lo que le gusta es hablar de política, de los animalitos, de las actrices, de Carolina de Mónaco".

Poncho: "Es que esas hermanitas de Mónaco son muy interesantes".

Don Jediondo: "Y qué me dice de las Kardashian. Esas niñas cuando se sientan tienen más capital en el banco que Sarmiento Ángulo. Me contaron que una de ellas aseguró una pierna en 100 millones de dólares, la otra en 200, o sea que entre pierna y pierna tienen un tesoro".

Poncho tiene una manera peculiar de expresarse, ¿cómo hizo para cogerle el tono?

Don Jediondo: "Lo veía en Día a día, pero el diccionario lo aprendí leyendo la columna de El Tiempo. Ahí supe que habla mucho de la peluquería y que no dice las cosas sino que se las atribuye a sus amigas. “Este es un gobierno derrochón”, me dijeron mis amigas de la peluquería".

Poncho: "Lo de la peluquería es una metáfora que me inventé para joder a los intelectuales. Ellos en el periodismo han sido infortunados, escriben y les entienden poco, es una pena que no tengan ninguna resonancia en el país. Yo dije vamos a hacer la antítesis de lo que es una clase con un profesor marxista, una peluquería que se llama frivolidad. Además la peluquería es el sitio más sagrado para las mujeres porque allí hablan mucho y el marido no está pisándolas; y de paso salen bonitas y con ganas de novio o amante. Yo soy buen amigo de línea de peluquería, a lo que no voy es a un coctel de políticos ni del gobierno, ese mundo de señores con vestido de rayas no es lo mío. Prefiero a Ángel Yáñez que a Germán Vargas Lleras; a Hernán Zajar que a Jaime Castro o estar con la junta directiva de la línea gay que en un consejo de ministros".

Foto: Karen Salamanca. Producción: Carolina Álvarez.

Don Jediondo: "A mí también me fascina leer revistas de peluquería como hace Poncho, hablar con las señoras y escuchar a Norberto y a Toño. Este país se maneja desde las peluquerías, porque para meterse a la presidencia hay que tener pelo pa’l moño".

Poncho: "Pero no hablemos mal de este gobierno porque hizo la paz, y eso es un regalo del cielo".

Don Jediondo: "Sí, es mejor ver a los guerrilleros en las zonas de concentración que poniendo petardos".

Poncho: "A mí me gustaría que la próxima presidenta de este país fuera Piedad Córdoba".

Don Jediondo: "Sí, esa sería la única forma de que este país tuviera piedad por la gente".

Poncho: "Hay que impulsar a las candidatas femeninas".

Don Jediondo: "Sí, el país está en mora de tener una presidenta mujer. Amparo Grisales debería ser la próxima".

Poncho: "Sí, esa mujer tiene un carácter, tiene un coraje, una capacidad de pelea y es apasionada por las cosas que cree".

Don Jediondo: "Vos te imaginas cuando estén dando los resultados de votación y digan Amparo Grisales 10 millones de votos y ella diciendo: ‘Me ericé, me ericé‘".

¿Y Runcho se ha hecho pasar por Poncho para conseguir privilegios?

Don Jediondo: "Antes me perjudicaría, que las autoridades no se den cuenta".

Poncho: "Lo embargan (risas)".

Don Jediondo: "Al contrario, me cuentan que Poncho Rentería va y come gratis en los restaurantes de Don Jediondo haciéndose pasar por Runcho".

Poncho: "Claro, es que yo tengo un llavero de amigos millonarios: Don Jediondo, Bruno Díaz y Salvo Basile, un trío ligeramente gay".

Foto: Karen Salamanca. Producción: Carolina Álvarez.

¿Qué le dicen en la calle por su imitación?

Don Jediondo: "Que les gusta mucho el personaje, tanto que estamos pensando montar un show los dos".

Poncho: "Sería en un teatro en el norte de Bogotá, con cover, nada gratiniano. Sería algo como una peluquería nocturna e invitamos viejas para que conversen con nosotros".

LO MÁS VISTO