Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

"Así era Diana de Gales, mi madre", William de Inglaterra

"Así era Diana de Gales, mi madre", William de Inglaterra

REVISTA JET-SET

El futuro rey de Gran Bretaña y su hermano Harry mueven las fibras más sensibles de la monarquía al hablar por primera y última vez en público de ella, en un documental que muestra el lado menos conocido de la princesa más célebre del siglo XX.
Diana con los príncipes en la sala de música del Palacio de Kensington en 1985. “Agradezco lo afortunado que fui de ser su hijo”, afirma William.
Por: Revista Jet-Set.9/8/2017 18:05:00

El duque de Cambridge la define como un verdadero diablillo, una mamá muy traviesa, y la mejor muestra de esa magia se hizo patente un día de septiembre de 1996, cuando llegó del colegio y se encontró con las tres top models más glamurosas y famosas, Cindy Crawford, Naomi Campbell y Christy Turlington, al final de las escaleras de su casa, el Palacio de Kensington. Lady Di, quien era la única que superaba a tales bellezas como las más fotografiadas del orbe, tramó todo para cumplirle a su primogénito la mayor fantasía de un adolescente en flor de la época. “Me puse rojo y no supe qué decir, apenas balbuceaba. Casi que me caigo subiendo los peldaños”, rememora. “Es un divertido recuerdo que no olvidaré nunca”, expresa William.

Foto: Getty Images.

“Ella era una escritora ‘masiva’ de tarjetas. Le encantaban las más soeces que te puedas imaginar, a tal punto que no me atrevía a abrirlas delante de los profesores (en el internado de Eton)”, relata el duque en Diana, nuestra madre, el documental que él y su hermano Harry le encargaron a ITV por los dos decenios de su muerte.

Foto: Getty Images.

Diana creía que la alegría lo es todo en la infancia, así que no se andaba con vueltas para montarles a sus hijos una pista de karts en los jardines de la mansión de Highgrove, o dejarlos saltar a la piscina con todo y ropa. Era su manera de darles una vía de escape, al verlos encerrados en los rituales propios de la condición de segundo y tercero en la línea de sucesión al trono que ocupaban entonces. “Ella entendía que hay una vida fuera de los muros de palacio y quería que la viéramos desde muy jóvenes”, explica William, y de ahí su empeño en llevarlo a sitios como The Passage, un refugio para habitantes de la calle en Londres, a los 12 años.

Lea tambíen: Los reyes de España y su histórica visita real a Londres

El programa dejó ver lo influyente que sigue siendo Lady Di en las vidas de sus hijos y su presencia en el corazón de los británicos y el resto del planeta, como lo sugirió su alto rating, de 7,4 millones de televidentes en su momento pico y 6,8 millones, en promedio, cuando lo más visto de los últimos meses no llegaba a los 3 millones.

Foto: Reuters.

Según Mail Online, las remembranzas de los Windsor provocaron un torrente de emociones en el Reino Unido y muchos televidentes expresaron su deseo de abrazar a los hermanos por consideraciones como esta de William: “Los seres que pierdes viven contigo. Y mi madre me acompaña todos los días. Agradezco lo afortunado que fui de ser su hijo y haber aprendido a conocerla en mis primeros 15 años de vida”.

Tanto él como Harry han impresionado este año al revelar en varias entrevistas cómo tuvieron que pasar estas dos décadas antes de sentirse capaces de hablar de Diana entre ellos y con el público que la adoraba. Su repentina muerte fue como “un terremoto”, pero este aniversario es el momento indicado para abrirse y compartir su felicidad y calidez, opina el príncipe. “Queremos celebrar su vida, este es un tributo de sus hijos (...) Es sobrecogedor sincerarse tanto en cámara, pero atravesar por esto ha sido sanador”, indicó el nieto de Isabel II.

Foto: Getty Images.

Los hermanos de Gales rememoran en el programa cómo atravesaron la desaparición de su mamá en un accidente de auto en París. En su caso, William pensó que a Diana no le habría gustado que ellos se amargaran. “Me mantuve ocupado en mis cosas, lo que fue bueno y malo a la vez, pero me permitió pasar por el shock inicial”.

Lea también: Las grabaciones secretas de la princesa Diana

William prefirió mantener en secreto las últimas frases que Diana le dijo por teléfono antes de morir y aclaró: “No volveremos a hacer esto otra vez. No hablaremos tan franca y públicamente nunca más de nuestra madre, porque sentimos que, con suerte, este programa aportará el otro lado de la historia, con cosas que no se habían oído antes, contadas por sus familiares y amigos, los que la conocían mejor y quieren proteger su memoria”.

Los Windsor buscan presentarles a Diana a las nuevas generaciones y para William ello incluye a sus hijos con su esposa Catherine, George y Charlotte, de 4 y 2 años. Si alguna lección aprendió de su madre es precisamente la importancia de esos primeros años de vida.

El principe William junto a su familia Foto: AP.

El duque de Cambridge habla a menudo en el documental de “Granny Diana”, la abuelita Diana, a quien imagina en ese papel como una “absoluta pesadilla”: “Habría amado a mis niños con locura (...) Se presentaría a la hora del baño de sus nietos, armaría la diversión con burbujas y agua por todas partes y después se iría”. Eso no sucederá, pero William cultiva en los principitos el recuerdo vívido de la abuelita muerta con muchas fotos de ella por toda la casa y hablándoles a menudo de Lady Di, en especial a la hora de irse a la cama.

El principe, su esposa y los dos pequeños Foto: Kensington Palace/AP.

LO MÁS VISTO