Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Diana de Gales ¿Quién la mató?

Diana de Gales ¿Quién la mató?

Revista Jet-set

Las autoridades británicas investigan teorías de conspiración que una vez más sostienen que la muerte de la princesa inglesa, hace dieciséis años, no fue producto de un accidente de tránsito sino un crimen de Estado.
Diana en Nueva York días antes de su tragedia. Una radióloga que la examinó antes de morir asegura que ella tenía en su vientre un feto de cerca de seis semanas, justo el tiempo que llevaba saliendo con Dodi Al Fayed. Foto: AFP.
Por: Edición 26716/9/2013 00:00:00
Las investigaciones de Scotland Yard y la policía francesa parecían concluyentes: el siniestro que mató a la mujer más famosa de la realeza en París en 1997, se dio porque Henri Paul, el conductor del Mercedes Benz en que ella viajaba con su novio Dodi Al Fayed, iba borracho. No obstante, nunca dejaron de circular en voz baja rumores de que se trató de una misión ejecutada por el M16, servicio secreto británico, a pedido de miembros mayores de la realeza, escandalizados con los planes de Diana, madre del futuro rey William, de casarse con Al Fayed, a quien menospreciaban por su origen egipcio.

Ahora, las viejas murmuraciones vuelven a salir a la superficie, por las afirmaciones de un militar identificado solo como el Soldado N. En una agria disputa con su esposa, este francotirador la amenazó con matarla y para dejarle claro que tenía el suficiente ímpetu para ello, le recordó que pertenecía al SAS (Special Air Service), el cuerpo del ejército británico que organizó y encubrió el asesinato de la princesa Diana. La versión llegó a los estrados judiciales a través de una carta escrita por la suegra del Soldado N que hace parte de la documentación del proceso que se le sigue a él y otros militares por posesión ilegal de armas.

Tanto el SAS como Scotland Yard han reabierto pesquisas para determinar si la historia tiene mérito, pero mientras eso sucede, investigadores particulares y periodistas expusieron a la luz nuevos detalles que apoyan la teoría del asesinato, muy oportunos por estos días en que se cumple un aniversario más de este suceso que estremeció al planeta entero el 31 de agosto de 1997, dada la popularidad de la exesposa de Carlos de Gales, heredero del trono de Gran Bretaña.

Uno de los más incisivos estudios es el realizado por Sue Reid, prestigiosa periodista investigativa vinculada a medios como el Sunday Times y el Daily Mail, quien recientemente halló nuevas y sorprendentes pistas por medio de entrevistas a testigos presenciales del desastre. “Muchos de esos relatos sugieren que la muerte de Diana no fue un accidente”, afirma.

Se acostumbra decir que el choque del auto en que iba Lady Di se dio por el asedio de los paparazzi. Pero Reid encontró que los fotógrafos que supuestamente la persiguieron hasta causarle la muerte en el túnel del Puente de Alma, llegaron allí al menos un minuto después del choque del Mercedes Benz contra una de las columnas del viaducto. Los reporteros fueron exonerados por los tribunales franceses.

Los recientes indicios además hablan de una extraña moto y otros dos autos que perseguían a Diana, los cuales no tenían ningún vínculo con los paparazzi. Uno de estos vehículos arrinconó al Mercedes, cuyo chófer iba a gran velocidad convencido del hostigamiento de los paparazzi. Testigos de la escena declaran que la moto se ubicó frente al auto de la princesa y uno de sus dos ocupantes lanzó un rayo láser que cegó temporalmente al conductor Henri Paul, le hizo perder el control del volante y colisionar hasta dejar el carro reducido a chatarra. Otro testigo señala que enseguida uno de los motociclistas se dirigió al Mercedes, vio por la ventana trasera y le hizo a su compañero un gesto que en el lenguaje militar significa “misión cumplida”. De inmediato, los hombres, que iban con cascos y con las caras tapadas, se esfumaron y nunca han sido identificados.

Sue Reid también se ha topado en su búsqueda con dos agentes secretos, a quienes varias de sus fuentes vinculan con el complot. El SVR, la inteligencia rusa, por ejemplo, está convencida de que se trató de un asesinato, perpetrado por estos espías, pertenecientes a un escuadrón llamado The Increment, adscrito al SAS, pero que cumple órdenes del M16. “Estos hombres trabajan al máximo nivel sin dejar huellas y quizá uno de ellos iba en la moto que seguía al carro de Diana”, le dijo a Reid su colega Gennady Sokolov, quien pronto publicará el libro The Kremlin vs The Windsors, es decir, El Kremlin vs los Windsor, como se apellida la familia real británica.

La reportera también cuestiona cómo los valiosos testimonios de 14 personas que vieron lo que sucedió esa madrugada permanecen sepultados entre las miles de páginas del expediente de la catástrofe. Incluso, ni las autoridades inglesas ni francesas llamaron a declarar al médico que embalsamó el cuerpo de Diana ni a una radióloga que la examinó. Esta última asegura que la célebre princesa del pueblo estaba embarazada, muy probablemente de Al Fayed, y eso, quizá, desató la cólera de sus estrictos exparientes reales hasta exterminarla.
LO MÁS VISTO