Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Diana de Gales: “Mi padre golpeaba a mi madre”

Diana de Gales: “Mi padre golpeaba a mi madre”

REVISTA JET-SET

En las explosivas grabaciones de viva voz publicadas hace poco, la fallecida princesa revela el triste entorno familiar en que creció, su don para la predicción y cómo enfrentó cara a cara a Camilla Parker-Bowles por el amor de su esposo, el príncipe Carlos.
Diana de Gales en París en 1992. Su vida en la familia real fue miserable y para llamar la atención de su esposo se tiró por unas escaleras estando embarazada de su hijo William, según lo relata en las cintas.
Por: Revista Jet-set.28/6/2017 17:22:00

En 1991, la princesa de Gales estaba resentida porque todos le echaban la culpa del deterioro de su matrimonio por la bulimia que empezaba a superar. Entonces, pactó colaborar secretamente con el escritor Andrew Morton para la publicación de una biografía, Diana: su verdadera historia, en la que dio su versión de los hechos que condujeron a su separación del heredero del trono en 1992 y al divorcio en 1996.

Lea también: Las grabaciones secretas de la princesa Diana

El contenido de las cintas se acaba de conocer por primera vez ahora que se cumplen 20 años de su muerte y es rico en novedosos detalles de su unión con Carlos pero, así mismo, se explaya en su dolorosa infancia. El hecho más relevante de esa etapa, asegura, fue el momento en que su madre, Frances Roche, abandonó a su esposo, John, el conde Spencer, y a sus cuatro hijos, y huyó en 1967 con su amante Peter Shand Kydd, con quien luego se casó.

Frances Roche y John, conde Spencer, padres de Diana, en 1955 con su hija Sarah. La princesa dice que presenciaba escondida tras las puertas cómo su padre abofeteaba a su madre, quien huyó con su amante en 1967. Foto: Getty Images.

Diana solo tenía 6 años y a causa del adulterio, Frances perdió en un tribunal su custodia y la de su hermano Charles, entre otras cosas porque su propia madre, la baronesa Fermoy, declaró en su contra. Fermoy era dama de la reina madre, abuela de Carlos, y dejó a Frances como la mala del paseo en palacio, según Diana. “Apenas la menciono, todos en la familia real se me vienen encima. Mi esposo ni siquiera le dirige la palabra a mi madre”.

La reina Isabel: “Se relaja conmigo, me llevo bien con ella y su esposo Felipe, pero tampoco como para tomar el té con ellos. La reina cree que  soy neurótica”. Foto: AP.

Lady Di expresa que Frances no era tal demonio y que soportó los maltratos del conde. “Fue una infancia muy triste (...) Recuerdo ver a mi padre abofeteando a mi madre. Yo estaba detrás de la puerta y mami lloraba (...) Mi padre jamás nos habló de eso y no podíamos hacer preguntas”, cuenta la princesa.

Lea también: William y Harry de Inglaterra, la perenne nostalgia por Diana

Diana describe la vida con su padre como inestable, llena de cosas materiales pero carente de abrazos y cariño. “Tuvimos muchas niñeras porque papá era un divorciado muy atractivo y pensábamos que ellas venían por eso. Si no nos gustaban, clavábamos alfileres en su silla o tirábamos su ropa por la ventana”.

La futura princesa a los 10 años en Sussex. Les hacía la vida imposible a las niñeras, temerosa de que reemplazaran a su madre, y detestaba a su madrastra Raine. Foto: Getty Images.

La transcripción de las grabaciones fue publicada por Mail Online y, por supuesto, lo que relata sobre su conflicto con Camilla Parker-Bowles, la amante de Carlos, es sustancioso. Tras tratarla por años con educación, a sabiendas de que se acostaba con su marido, Diana la enfrentó en una fiesta en 1989. “Fue el momento más valiente de mi matrimonio”, explica.

Lea también: Lady Diana es proclamada un emblema de moda

Carlos se había perdido con su amante y Diana los buscó por toda la casa hasta encontrarlos. Se las ingenió para quedarse sola con su rival, a quien le dijo: ‘“Estoy enterada de lo que está pasando’. Ella dijo: ‘¡No sé de qué hablas!’ y le contesté: ‘Sé lo que pasa entre tú y Carlos’. Ella respondió: ‘Oh, esta no es una situación de intriga y misterio”, a lo que le dije: ‘Creo que sí’. No me sentía todo lo fuerte que hubiera querido, pero pude llevar la conversación (...) Ella entonces replicó: ‘Tú has tenido todo lo que has querido, todos los hombres del mundo están enamorados de ti, tienes dos hermosos hijos. ¿Qué más quieres?’, a lo que le contesté: ‘Quiero a mi marido, lo siento si estoy en medio del camino (...) no me traten como a una idiota‘". De vuelta a casa, le explicó a Carlos que lo había hecho porque lo amaba. “No lo creo”, arguyó el príncipe, a quien Diana acusa de denigrarla siempre por la bulimia, que la hacía vomitar cuatro veces al día. “Si comía mucho en la cena, me decía: ‘¿Todo eso va a reaparecer más tarde? Qué desperdicio’”.

Camilla Parker-Bowles y el príncipe Carlos en 2000 en Londres. Ella se acostaba con Carlos cuando estaba casado con Diana, quien la desenmascaró en una fiesta en 1989. Hoy son marido y mujer. Foto: AP.

Una vez, para obtener su atención, hizo algo desesperado embarazada de su hijo William: “Me dijo que las mías eran lágrimas de cocodrilo. ‘No voy a oír esto. Me voy a cabalgar’, me gritó. Entonces, me tiré por las escaleras. La reina salió y estaba horrorizada. Yo sabía que no iba a perder al bebé, aunque tenía raspones en el vientre”.

La bulimia y la depresión hacían estallar a Diana en lágrimas en los lugares y momentos menos adecuados. En la foto, durante la gira a Australia en 1983. Foto: Getty Images.

Lea también: Los duques de Cambridge son los reyes de corazones de Gran Bretaña

Las cintas también destapan por primera vez cómo veía Diana a Sarah Ferguson, esposa entonces de su cuñado Andrés de York. En aquellos años ochenta, eran consideradas como las mejores amigas, pero había sombras, en especial cuando Carlos criticaba a Diana: ‘“¿Por qué no puedes ser alegre como Fergie? ¿Por qué tienes que estar siempre tan abatida?’ (...) Yo luchaba por sobrevivir, mientras que para Sarah todo era muy fácil. Ella me hacía ver como basura (...) Yo estaba terriblemente celosa de Fergie y ella de mí”.

Las grabaciones dejan ver que la princesa envidiaba el carisma de su concuñada Sarah, duquesa de York, mientras que aquella deseaba su enorme popularidad. Foto: AP.

La princesa de Gales, muy amiga de consultar brujos, experimentaba sueños e ideas premonitorios. “Una vez, vi pasar uno de los caballos de Carlos echando la cabeza hacia atrás y dije: ‘ese animal va a sufrir un ataque al corazón y se va a morir’. Así ocurrió inmediatamente”.

Lea también: El examante de la princesa Diana está entre la vida y la muerte

En 1978, de vacaciones en Norfolk, le preguntaron por su padre y respondió: ‘Tengo un raro sentimiento de que va a caer enfermo. Si no muere de inmediato es porque va a sobrevivir. Al día siguiente, sonó el teléfono y le dije a la mucama: ‘esto es sobre mi padre’. Tal cual. Él había colapsado, pero yo estaba muy serena”. Nunca se sabrá si tales dones le permitieron prever la trágica muerte que le esperaba en París hace dos décadas junto a su novio Dodi Al Fayed.

La princesa triste de Inglaterra en 1985 con sus hijos William y Harry, en sus brazos, quien en principio decepcionó a Carlos, porque no fue una niña, como lo deseaba, y era pelirrojo. Foto: Reuters.

Lea también: El príncipe Harry le regala un anillo a su novia Meghan Markle

LO MÁS VISTO