Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Kim Basinger y Alec Baldwin se reconciliaron

Kim Basinger y Alec Baldwin se reconciliaron

REVISTA JET-SET

Después de protagonizar uno de los divorcios más amargos de Hollywood y odiarse a muerte, los famosos actores han limado asperezas por el bien de su hija Ireland, quien sufre serios problemas emocionales.
Kim, de 62 años, y Alec, de 58, estuvieron casados entre 1993 y 2002. Se volvieron famosos por sus violentas peleas en público y delante de su hija Ireland, quien aún hoy sufre el trauma que le ocasionó su amargo divorcio.
Por: 30/6/2016 00:00:00

En los años noventa, Hollywood vio derribarse a pedazos uno de sus inolvidables cuentos de hadas. Los protagonistas eran dos de los actores más bellos de la época, en especial ella, Kim Basinger, considerada el mejor ejemplo del símbolo sexual e inmortalizada en filmes como Nueve semanas y media. Pero cuando estaban cerca de cumplir una década de matrimonio, el deterioro de la relación se hizo notorio por sus violentas peleas en público y la prensa ya no los perseguía por su glamur y sus éxitos. Mientras que ella lo acusaba de energúmeno y maltratador, él la pintaba como una víbora fría e implacable que “parece cobrar vida solo cuando está rodeada de sus abogados”.Como también lo registraba la prensa de comienzos del siglo XXI, todos estos enfrentamientos ocurrían en presencia de su única hija, Ireland. Tras su divorcio en 2002, los artistas se trenzaron en una ardua disputa legal por la custodia de la niña, en medio de la cual Kim le impidió a Alec tener cualquier contacto con ella.El drama alcanzó su punto más frenético cuando se filtró a la prensa un mensaje que Baldwin le dejó a su hija en el contestador de su teléfono celular, molesto porque ella no le respondía: “Eres una cerdita desconsiderada e irrespetuosa. No tienes la decencia ni el cerebro de un ser humano. Me importa un carajo que seas una niña o que tu madre sea una cabeza hueca insoportable a la que no le interesa lo que tú hagas en lo que a mí concierne. Otra vez hice hasta lo imposible por conseguir un teléfono para llamarte y no has hecho sino humillarme. Apenas pueda voy a Los Ángeles para que arreglemos cuentas”. A raíz de este arranque, un juez le prohibió al actor de Pearl Harbor acercársele a Ireland.Tiempo después, él se disculpó públicamente por el incidente, aunque argumentaba que en realidad era víctima de las intrigas de Kim. Finalmente, las relaciones con Ireland se normalizaron, al punto que ambos ya se ríen del episodio. Hace poco, precisamente, posaron leyendo juntos un libro titulado If I Were a Pig (Si yo fuera una cerda).Aun así las cosas no son del todo color de rosa, pues la experiencia del divorcio de sus padres dejó una ingrata huella en Ireland, quien es modelo. Verse en eventos estelares como la Semana de la Moda de Nueva York o en revistas como Vanity Fair, Elle o W, no ha sido la clave para sentirse bien y ello la llevó el año pasado a internarse por dos semanas en el Soba Recovery Center, en Malibú. Actualmente sigue en tratamiento intensivo como paciente externa y de acuerdo con sus trinos en Twitter su crisis no se debe al consumo de alcohol y drogas. “Algún día espero estar lista para compartir mi historia sin sentirme como me siento ahora”, escribió.Así las cosas, Baldwin empezó a llamar a Kim preocupado por la situación de Ireland y resolvieron dejar las rencillas atrás, para que ella se sienta más tranquila y pueda recuperarse. “Alec y yo nos llevamos bien ahora. La vida tiene que seguir”, ha dicho la actriz. Él, por su parte, ha vuelto a tener frases amables para aquella que alguna vez calificó de “animal”. “Kim es una de las mujeres más hermosas que han existido y ni siquiera el divorcio me ha hecho cambiar de opinión al respecto. Representa para mi hija una figura materna perfecta”, le manifestó al Daily Mail, de Londres.De todas maneras, las bromas de Kim dejan entrever que no ha olvidado del todo. “Pienso que pude escoger mejor mis películas. Decidí hacer Esa rubia debilidad y allí conocí a mi ahora exmarido, Alec Baldwin. La verdad es que por eso dejé de actuar en Durmiendo con el enemigo (que a la postre protagonizó Julia Roberts). Es muy chistoso: rechacé la cinta y terminé realmente durmiendo con el enemigo”, le declaró a People.Aquel ha sido solo uno de los tantos episodios azarosos en la vida de Basinger, quien para ese momento ya había sido chica Bond e impuesto su poderosa sensualidad. Además, había estado casada con su maquillador, Ron Snyder-Britton, a quien le fue infiel con Richard Gere y abandonó por Prince. Con Alec, la atracción sexual era tal, que cuando rodaban una película juntos, llegaban tarde al set porque se la pasaban haciendo el amor en su camerino, sin disimulo.De pronto, todo se empezó a nublar para la mujer más amada de Hollywood en los años ochenta. Antes de casarse con Baldwin, había comprado, por cerca de 20 millones de dólares, el pueblo de Braselton (Georgia), para convertirlo en un parque temático sobre Hollywood. Pero el negocio se fue a pique, tuvo que declararse en bancarrota y retirarse por un tiempo del cine, al que regresó triunfal en el filme Los Ángeles al desnudo, que le mereció el premio Oscar.Ahora, la mujer que encendió tantas pasiones, dice estar dedicada enteramente a la rehabilitación de su hija y asegura que ve el erotismo de un modo diferente: “Cuando eres joven te sientes atraída por los tipos duros, pero eso es una fantasía. Me he dado cuenta de que el placer está en la bondad y el sentido del humor”. Alec, por su parte, lleva la vida de feliz padre de familia que no tuvo con Kim, al lado de su esposa Hilaria Thomas, 32 años menor que él, con quien tiene tres hijos.

LO MÁS VISTO