Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Así es la nueva vida de Viena Ruiz

Así es la nueva vida de Viena Ruiz

REVISTA JET-SET

La mujer de las famosas piernas de CM& se fue a vivir a Medellín con sus cuatro hijos para empezar una nueva vida. Hoy, casi un año después, no puede menos que darle gracias a Dios porque encontró un nuevo trabajo después de perderlo todo: sus ahorros y su matrimonio.
“Cuando tocamos fondo, la solución no está en el dinero. Ahí llegamos a un profundo estado de conciencia del poder de Dios y dependemos de él. Confío en él absolutamente”.
Por: 5/11/2015 00:00:00
Viena vuelve a levantarse de las cenizas como el ave fénix, que en la mitología, luego de consumirse en el fuego, renacía en toda su gloria. Este ha sido un año difícil para ella: se mudó con toda su prole (Luciana, Nicolás, Camilo Mora y el bebé Carlos Mario Ortiz) a la casa de su mamá en Medellín, donde todos se adaptan a la nueva vida, lejos del mundanal ruido bogotano y cerca del amor de la familia, que la ha apoyado y acogido en estos momentos, para nada fáciles, después de perderlo todo.
Le parece mentira cuando retrocede la película de su vida tres años y recuerda que no podía estar mas feliz. Tenía estabilidad emocional y económica, estaba embarazada de su cuarto bebé –después de los trillizos– y era directora de la revista Nueva, algo que disfrutaba enormemente. 
Pero de repente todo cambió y Bogotá se convirtió en una ciudad invivible cuando el escándalo de Interbolsa, la firma de la que su marido era socio, tomó proporciones descomunales. Con la quiebra se esfumaron sus ahorros personales; por el boom mediático, perdió su trabajo de periodista, y muchos de sus amigos se empezaron a alejar. Por eso hace poco menos de un año empacó sus cosas y se fue a donde su mamá, quien empezaba a disfrutar de la soledad de su viudez, cuando llegó Viena acompañada de su minibatallón de infantes. Ella, Clara Estrada de Ruiz, los ha recibido con mucho cariño, pero no deja de sorprenderse con el cambio que ha tenido su vida.
Luciana, Nicolás y Camilo entraron a estudiar al Colegio Vermont de Medellín y se han acomodado a las nuevas circunstancias económicas que, por obvias razones, no son iguales que antes. Pero en Medellín la vida es más tranquila, están mas acompañados y los tíos y primos están cerca y presentes.
“Gracias a Dios –dice Viena– todos tenemos salud”. Es una afirmación que podría parecer cliché, pero para ella tiene todo el sentido ahora que se ha visto obligada a poner buena cara y reinventarse en otro mundo, lejos de los medios, para poder pagar las cuentas que no paran de llegar.
Pero ella ha sido una mujer valiente y positiva. Sus amigos dicen que tiene la virtud de ver el vaso medio lleno, cuando los demás lo ven medio vacío, y ahora sí que anda en plan de demostrarlo: “He tenido tres quiebras en mi vida: con mi primer marido, con mi segundo marido y ahora que me separé del tercero. Pero he salido adelante las tres veces”. 
Consiguió un nuevo trabajo en una firma de productos de rejuvenecimiento de esquema multinivel llamada Nuskin, donde tiene reuniones todo el día y viaja a Pereira, Manizales y Bogotá, abriendo mercado y con mucho entusiasmo, porque la belleza y la salud siempre han estado en su orden del día. De hecho, publicó el libro Los secretos de Viena Ruiz, donde da tips sobre estos temas, el cual se vendió muy bien en la Navidad de 2011. Sus seguidores en la redes sociales han sido los más fieles desde entonces. Tiene 170 mil en Twitter y 10 mil en Instagram. Por ellos, Biosil, un producto generador de colágeno que tiene una gran campaña en internet, la escogió como su vocera.
“Me he dado cuenta de que soy una guerrera”, dice como si en algún momento de su vida hubiera creído que no iba a ser capaz de hacerle frente a esta situación. Tiene poco tiempo pero en sus ratos libres se ha dedicado, con un grupo de amigas a sacar adelante un proyecto en redes para celulares, sobre consejos para mujeres de 30, 40 y 50 años, en todos los aspectos. Está convencida, por experiencia, de que la creatividad se estimula en los momentos difíciles. Y no deja de mencionar a Dios, a quien invoca desde que era una niña, y nunca dejó de rezar el rosario, pero hoy en día está más convencida de que la protege. “El mensaje para mí fue claro: no hay que planificar tanto. Yo tenía mi vida organizada y de un momento a otro, me vi sola, con mis hijos y sin nada. Estoy empezando de menos que cero. Así que se lo entregué todo a Dios y no puedo más que agradecerle por haberme permitido salir ilesa de esta prueba de humildad que me ha puesto en la vida”.

LO MÁS VISTO