Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Dago García hace terror a la colombiana

Dago García hace terror a la colombiana

REVISTA JET-SET

El Lamento, primera película de suspenso de Dago García Producciones, trae de regreso a uno de los galanes más recordados de América Latina: Humberto Zurita, famoso desde la década de los setenta por sus telenovelas mexicanas. A los 61 años sigue vigente y le da vida al protagonista de esta producción de factura internacional que se estrenará el primero de septiembre.
Humberto Zurita trabajó intensamente durante siete semanas de rodaje, en la que probó no solo su capacidad histriónica, sino también su estado físico: “Mi personaje siempre estaba agitado y asustado”, dice.
Por: Revista Jet-set24/8/2016 00:00:00

Mientras Dago García escribía el guión de El Lamento, cada línea del protagonista le confirmaba que Humberto Zurita debía interpretarlo. El director de telenovelas y de las comedias más taquilleras del cine en los últimos años en Colombia, conoció al actor mexicano hace un poco más de una década, cuando sus trabajos coincidieron en los estudios de TV Azteca. “Siempre lo he admirado frente y detrás de las cámaras. Él reunía todas las características para el rol de Carlos Luna, ya que no cualquiera hubiera podido entender el nivel esquizofrénico de la película”, dice Dago.

El Lamento, en el que Zurita comparte reparto con los colombianos Marcela Carvajal, Ricardo Vélez y Jairo Camargo, es un thriller que lejos de parecerse a las sangrientas películas de Freddy Krueger, narra con un fino suspenso las consecuencias de una mala decisión: “Carlos Luna tiene un secreto. La Policía mexicana sospecha de él, pero la misteriosa desaparición del avión donde viajaban su esposa y su hija lo hacen volar a Colombia. Allí lo acechan día y noche extrañas apariciones, y el miedo se convierte en su propio aliento”, dice el guionista del filme que se estrena el primero de septiembre.

El director elegido para darle imagen y voz a ese escalofriante lamento es Juan Camilo Pinzón. El bogotano, dupla de Dago en numerosas telenovelas de Caracol Televisión, como Pecados capitales; y en la gran pantalla con El paseo 3 y Uno al año no hace daño, también se estrena en este tipo de cine. Juntos comparten la opinión de que el terror es primo hermano de la comedia, ya que también acude a las emociones primarias. “Hacer una película de esta factura es un gran salto, pero seguimos en la misma línea de buscar una conexión y comunicación con la gente”, dice Pinzón.

Humberto Zurita, recordado en Colombia por las telenovelas mexicanas que protagonizó al lado de su esposa Christian Bach, como De pura sangre (1985), concuerda con ellos en que el suspenso y el terror son bien recibidos por el público, “además, a los actores nos permite tener un registro amplio, porque los personajes son complejos y con una muy buena estructura”, dice el artista, que ya completa 33 años de una carrera de teatro, cine y televisión reconocida en América Latina y Europa. Cuando leyó el guión que le envió Dago a su casa en Miami, Zurita se interesó por los matices, pero también porque era una producción colombiana. Le encantó la idea de regresar a Bogotá, donde vivió durante todo 2011 cuando le dio vida al senador Epifanio Vargas en la serie de Telemundo, La reina del sur.

El actor de 61 años muy bien puestos, se trasladó de nuevo a Colombia. Durante siete semanas entre enero y febrero, estuvo en Bogotá y Medellín. “Trabajar en El Lamento fue un reto. El personaje requería de una preparación física muy fuerte y cada jornada quedaba molido. Como era el protagonista absoluto e hilo conductor de la historia, no tuve ni un día libre. Me la pasaba corriendo, hiperventilado, asustado. Además, casi el 80 por ciento del rodaje fue de noche, muchas veces trabajamos en temperaturas bajo cero, y yo solo llevaba una camisa encima”, recuerda.

Las primeras semanas de marzo rodaron en México, en el exterior del Palacio de Bellas Artes, el Club de Periodistas, la Glorieta de las Cibeles, la avenida Álvaro Obregón y calles del centro histórico, fueron algunas de las locaciones de la película que dura 88 minutos. “Es una producción muy importante, requirió de una tecnología avanzada dentro de la gramática visual. Usamos muchos juguetes, como les llamamos a las máquinas que te permiten seguir un auto de cerca”, cuenta Zurita, entusiasmado.

Pero el actor recalca que no basta con tener tecnología de vanguardia. Y lo hace con conocimiento de causa, ya que hace más de 20 años también tiene su propia productora, ZUBA, y ha participado en películas de este género, como Bajo la sal (2008), que según él, tampoco tiene nada que ver con las típicas cintas que acuden a la sangre y a los asesinatos para asustar, sin un argumento de peso.

“Lo disfruté de la mano del director que tiene mucha experiencia a pesar de su juventud. Quedé muy contento con el trabajo de todo el equipo tan profesional”, concluyó Zurita. Juan Camilo Pinzón, por su parte, habló de la fortuna de trabajar con un actor de la trayectoria de Zurita, “él entendió perfectamente la dramática de las escenas, el ritmo, los acentos, la puntuación. Es un actor intelectual y nunca tuve que explicarle la intención de las secuencias más de una vez. Eso no es muy frecuente”. La película, que tiene toda la calidad técnica, o como dicen los expertos: “La factura” para competir internacionalmente, será distribuida por Diamond Film, que además de Colombia, tiene presencia en España, México, Brasil, Argentina, Perú, Bolivia y Chile.

LO MÁS VISTO