Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Conozca a María Jiménez Pacífico, una modelo de talla grande

Conozca a María Jiménez Pacífico, una modelo de talla grande

REVISTA JET-SET

Sus medidas están lejos de los tradicionales 90-60-90, no obstante, esta colombiana se abrió paso en las pasarelas del noreste de Europa. En Islandia, donde vive, tomó las banderas del activismo a favor de las mujeres con curvas reales. La cartagenera María Jiménez Pacífico estará en Colombiamoda en Medellín.
En Islandia, Dinamarca y Noruega conocen a María Jiménez Pacífico, la modelo colombiana de talla grande o plus size que ha desfilado para Zara Islandia, Topshop y Karen Miller, entre otras marcas. “Me encantan mi rostro y mis curvas”, dijo.
Por: 25/6/2015 00:00:00
Por supuesto, el nombre de la modelo cartagenera María Jiménez Pacífico suena exótico en la lejana Islandia, donde predomina la lengua germánica islandesa desde el siglo XVI. Casi todos lo pronuncian con dificultad, pero no es lo único llamativo en ella: la joven de 25 años desafió los cánones de belleza del noreste europeo y con su talla grande se ganó un sitio importante en el modelaje de este lado del mundo.
María es una top model XXL que se pegó al relativo boom de mujeres curvilíneas que se han tomado tímidamente las pasarelas y algunas campañas publicitarias de América y Europa. La colombiana ha sido imagen de marcas de moda femenina como Zara Islandia, Dorothy Perkins y Lindex, entre otras. Además participó en la Semana de la Moda de Copenhague que se realizó en esa ciudad danesa. 
Con casos como el de María Jiménez, la publicidad y el mundo del diseño se han ido desprendiendo de patrones de las niñas flacas que tomaron auge a partir de los años 60 y que tuvieron como abanderada a la inglesa Twiggy, conocida además por su look andrógino. “El concepto mediático de la delgadez no es real. Las mujeres que vemos en la calle no son como las de las pasarelas. Las llenitas como yo reinábamos en la época de Marilyn Monroe. Pero otra vez estamos conquistando el planeta”, dijo la cartagenera, quien se mudó a Islandia cuando tenía 15 años por decisión de su madre que se casó con un islandés.
Antes de poner un pie en el islote árido y de paisaje volcánico, Jiménez Pacífico vivió en la población de Plato, Magdalena. Aquella época está enmarcada por sus peores recuerdos. “Me hicieron bullying durante diez años. Era gorda”, dijo. La crueldad de sus compañeras de clases se manifestó de varias maneras: no solo fue víctima de una avalancha de apodos sino del aislamiento en las horas del recreo. Le prohibían hablar con el resto de los niños del colegio, frente a la desidia de las directivas que conocían el caso, pero no sancionaron a los impulsores del matoneo.
“Cuando llegué a Islandia todo cambió. Descubrí un país de mucha inclusión, donde las mujeres como yo y las minorías sexuales, raciales y religiosas compartimos en armonía la misma geografía. Ese país me abrazó tal cual como soy”, afirmó la modelo plus size, cuyas tallas de pantalón se pasean entre 18 y 20.
Aún así, ella había cargado con los conflictos de las burlas estudiantiles que padeció en Colombia. Sin darse cuenta empezó a padecer un largo episodio de bulimia que se manifestó durante tres años. “A los 19 reaccioné. De repente me gustó mi rostro y mi figura. Mejoró mi autoestima”, recordó.
Su irrupción en el modelaje comenzó hace un par de años, cuando un amigo de Facebook, el fotógrafo Arnold Björnsson, del Concurso Miss Islandia, le hizo unos retratos. A los ocho días fue contratada por la agencia Eskimo Models, la más importante de ese país. Otro empujón se lo dio Nude Magazine, cuando la fotografió para un artículo que hablaba de los nuevos paradigmas de belleza de las mujeres con curvas reales. 
Incluso, desde el principio el sueldo de María superó al de modelos convencionales por el número de contratos y eventos que reclamaban su presencia. “No soy una modelo más. Soy una activista que aprovecha la exposición en los medios para redimir a las mujeres de gran tamaño. Mi mensaje no es el del fomento a la gordura, sino el del amor propio. Lo más importante es la inteligencia y lo que tengas en el corazón”, aseguró María Jiménez, promotora además de una vida sana, basada en hábitos alimenticios saludables y ejercicio. “Aun así no soy una chica 90-60-90. Aunque no lo crean me cuido, pero sin extralimitarme. De vez en cuando como postres”, puntualizó. 
Parte de su activismo consistió en hacerle un llamado a los talleres de la alta costura europea para que incluyan a las modelos no convencionales o plus size en sus desfiles. La lucha apenas comienza y de entrada ya tiene muchas barreras, la casa Gucci reafirmó su posición de contratar solo mujeres delgadas. 
En este clamor se siente la voz de María Jiménez y la de otras maniquíes XXL como la brasileña Fluvia Lacerda, Robyn Lawley y Tess Hollyday, entre otras. Varias de ellas han sido portadas de Vogue y Elle e imagen del Calendario Pirelli. María quiere ser como ellas.

LO MÁS VISTO