Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Llanto de Campeones

Llanto de Campeones

Revista Jet-set

Colombia se fue de Brasil, pero se ganó el estatus de uno de los mejores equipos del mundo. James Rodríguez lloró sin control la derrota. En el caso del colectivo de Pékerman “perder es ganar”, pues la experiencia dejó más triunfos que sinsabores.
La tristeza de James Rodríguez, después de la derrota de Colombia frente a Brasil, conmovió a las redes sociales. Incluso, la cantante Rihanna escribió en su Twitter que el goleador la hizo llorar. Foto: AFP.
Por: Edición 2868/7/2014 00:00:00
“Los hombres también lloran”, dijo James Rodríguez después de la derrota de Colombia frente a Brasil. Y él, puntualmente, lo hizo a mares, cuando sonó el pitazo final del árbitro español Carlos Velasco Carballo.

En una abierta paradoja, el paño de lágrimas del joven cucuteño fue la camiseta del jugador brasileño David Luiz, el verdugo que sacó el onceno patrio de la Copa Mundo con un golazo de tiro libre. James, aún con el rostro enjuagado por su llanto y sudor, se imaginaba en una final en el Maracaná, donde terminaría de escribir el prestigio que adquirió en el Mundial de Brasil. Seis anotaciones lo situaron a la altura de Messi y Neymar.

Pékerman, el director fuerte e imperturbable que contadas veces sonríe, lo secundó con el dolor contenido: “Estoy muy triste porque se nos fue una ilusión. El fútbol es así. Nos hicieron dos goles con la pelota parada y esto es determinante. Eso nos costó mucho”.

Por su lado, el capitán Mario Alberto Yepes, el hombre cerebral y estratégico que definió el ritmo del balón durante los cuatro partidos disputados, quedó derribado en el regazo de sus compañeros. 

La Selección Colombia perdió 2 a 1, pero dejó huellas de gigante en el Olimpo brasileño del Fútbol. Primero, pasó a cuartos de final con cuatro partidos ganados. Segundo, consagró a James como el nuevo rey Midas del balompié criollo en medio de los rumores de dejar el Mónaco para irse al Real Madrid, si el club español está dispuesto a pagar el fichaje de 75 millones de euros. Pero hay más, el colectivo de Pékerman dio cátedra del jogo bonito y limpio que hasta el mismo Brasil olvidó en su propia casa. “El pentacampeón del mundo perdió su grandeza”, dijo el comentarista Javier Hernández Bonnet, del Canal Caracol.

El seleccionado nacional regresará al país con más hazañas de gladiadores como el título de hombre récord que adquirió Farid Mondragón, de 43 años, el arquero más viejo que ha jugado en un mundial.

La participación de los nacionales en la Copa Mundo permitió que el país sacara sus grandezas. Por ejemplo, la hinchada entusiasta jugó con la camiseta 12 al punto de que unos 65 mil colombianos llenaron los estadios brasileños. Los que no pudieron viajar alimentaron el “sí se puede”, la esperanza, y dispararon los ratings de televisión con una audiencia de 70 por ciento entre RCN, Caracol y los canales deportivos de cable. El efecto de la fiesta futbolística en el comercio de Bogotá incrementó las ventas de electrodomésticos y ropa deportiva hasta un 23 por ciento. Colombia se fue del Mundial, pero salió fortalecida como una de las potencias mundiales del fútbol, según la FIFA. Los entendidos creen que Pékerman y sus muchachos serán la cabeza de este ranking que se publicará a finales de julio.
LO MÁS VISTO