Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Colombia con Carolina Sabino

Colombia con Carolina Sabino

REVISTA JET-SET

La Fiscalía intentó imputarle cargos, al parecer, por el delito de aborto ilegal. Luego el mismo Eduardo Montealegre archivó el caso, pero en lugar de acallar a la opinión pública nutrió una polémica que movilizó al país político, organismos de control e instituciones de apoyo a la mujer. La artista prepara una demanda por la violación a su dignidad y privacidad. Esta es la historia.
El escándalo la sorprendió en Ecuador, donde presenta un programa radial de variedades de la cadena FM Mundo. Su caso abrió un nuevo debate con el fin de despenalizar en su totalidad el aborto en Colombia.
Por: 24/9/2015 00:00:00
La actriz Carolina Sabino resultó salpicada por la investigación que adelanta la Fiscalía General de la Nación al hacker Andrés Sepúlveda, quien desató uno de los debates políticos más sonados de los últimos años. En junio de 2014, el ente acusador rastreó una conversación en la que la artista de la telenovela Las Juanas le confesaba a su hermana Lina Luna, esposa de Sepúlveda, que había tomado la decisión de practicarse un aborto.
El asunto llegó lejos, y a través de un comunicado a la prensa, la Fiscalía anunció que le iba a imputar cargos a la estrella de la televisión. La noticia despertó las voces de todos los estamentos de la sociedad, desde el legislativo, la Procuraduría misma y los organismos no gubernamentales que abogan por la reproducción libre y la sexualidad autónoma de la mujer.
El propio fiscal Eduardo Montealegre, quien siempre ha sido defensor del aborto, reversó el caso y autorizó que fuera archivado de inmediato, en medio de la indignación de abogados y editorialistas que advertían que de todas maneras el organismo de control había violado la privacidad y dignidad de la cantante bogotana. “Montealegre trató de levantar una columna de humo para desviar la discusión política por su feria de contrataciones, pero le salió el tiro por la culata”, señaló María Isabel Rueda en su habitual sección radial de La W.
Las propias mujeres lanzaron las voces más enérgicas en una franca solidaridad de género por la situación de Sabino. “Como siempre, la sociedad machista trata de quemarnos en la hoguera social. Seguimos en la Edad Media”, aseguró la sexóloga Flavia Dos Santos. “Rechazo rotundamente el terrible maltrato e intolerancia hacia Caro”, escribió en su Twitter la presentadora Claudia Bahamón.
También era de esperarse que a esta controversia llegara a terciar Florence Thomas, reconocida por su discurso feminista: “Nadie tenía que sacar el nombre de Carolina en los medios. La Corte, que aprobó el aborto en casos excepcionales, también recomendó proteger el buen nombre de las mujeres y su intimidad. La Fiscalía no lo hizo”.
Todo indica que Carolina tomó la decisión de frenar el embarazo no deseado después de exponerle a su familia una crisis emocional que se reflejó en varios episodios de angustia y estrés. En esos días, la estrella televisiva y musical se separaba de su esposo, Daniel Cabrales, cuando ni siquiera habían celebrado el primer aniversario de su matrimonio.
Anualmente en Colombia, según cifras del grupo Mujer y Sociedad de la Universidad Nacional, el número de abortos se acerca a los 400 mil, pero solo el uno por ciento se hace en el marco legal. Aún así, ninguna mujer ha sido procesada hasta el momento. En la prensa y estrados judiciales solo han trascendido las condenas a las clínicas clandestinas, sin autorización de las entidades que manejan la salud pública. Por eso, sorprendió el hecho de que la Fiscalía notificara a través de los medios la decisión de imputarle cargos a la actriz que empezó su carrera en el programa Pequeños gigantes. Antes de que Montealegre reversara este caso, muchos alcanzaron a creer que Sabino enfrentaría una condena de entre 16 y 54 meses de detención. “Hay miles de abortos ilegales y prácticamente no ha existido la primera mujer en ser enviada a prisión por esto”, reafirmó Florence Thomas.
El huracán desatado por el escándalo de Carolina Sabino dejó algo positivo entre los organismos que defienden los derechos de la mujer. En estos días el debate a favor del aborto tomó un nuevo aire con el fin de buscar la despenalización en su totalidad. Desde 2006, gracias a una demanda constitucional de Mónica Roa, directora del programa Women’s Link Worldwide, la Corte lo aprobó por las causales de violación, malformación del feto y los embarazos que ponen en riesgo la salud física y mental de la madre. Sin embargo, para Roa esto no es suficiente. La activista también criticó a los fiscales que interceptaron la conversación de Sabino por desconocer la legislación frente al tema del aborto con consentimiento.
En medio de la controversia por la situación de la actriz, los analistas quedaron gratamente sorprendidos por la cantidad de voces de la opinión pública que salieron en su defensa desde las redes sociales y en los medios de comunicación. Julio Sánchez Cristo le envió un mensaje de solidaridad a través del siguiente trino: “Mientras que los agresores con ácido están de fiesta y la impunidad sobrepasa el 90 por ciento, la Fiscalía ventila la historia de Carolina Sabino”. El columnista de Semana y director ejecutivo de noticias de Univisión, Daniel Coronell, la apoyó desde el Twitter: “Tiene derecho a que su intimidad sea respetada y a la presunción de inocencia”.
La polémica también entró a las salas del Congreso, donde el senador Jorge Robledo, del Polo Democrático, tildó de “bárbaros” a los fiscales. Inclusive hubo un nuevo choque de trenes en los organismos de control cuando el procurador Alejandro Ordóñez, enemigo abierto del aborto, cuestionó a la Fiscalía por el caso de Carolina: “Llama la atención la premura de esta investigación. Hay hechos más protuberantes y han pasado años sin que la Fiscalía haga las imputaciones correspondientes”.
La estrella colombiana, quien también formó parte de la agrupación musical Luna Verde, contactó a un grupo de abogados que la ayudarían a buscar una indemnización económica con el argumento de que los subalternos de Montealegre le causaron graves perjuicios morales. “Lo que debe hacer Carolina y su defensa es solicitar que archiven el proceso penal, teniendo en cuenta que ella abortó de manera legal, con fundamento en alguna de las causales señaladas por la Corte Constitucional”, opinó el penalista Abelardo de la Espriella.
Hace unos años, Sabino pasó del cielo al infierno debido a un percance que la situó a la vez en los titulares de farándula y judiciales. Sus logros profesionales fueron opacados como consecuencia de un accidente automovilístico. Según sus revelaciones en el programa Descárate sin evadir, Víctor Manuel Quintero se chocó contra el carro que ella conducía. Aún así, la artista tuvo la casa por cárcel y fue obligada a pagar una indemnización de 400 millones de pesos. “Inventaron que yo lo atropellé. Detrás de ese señor había alguien poderoso que desapareció pruebas y compró abogados. Mi vida quedó partida en dos después de este suceso… El mundo del espectáculo no es un cuento de hadas”, dijo en el espacio de RCN Televisión.
Su familia apenas se recuperaba de esta situación cuando su hermana Lina Luna resultó envuelta en el escándalo político que involucró a su esposo, Andrés Sepúlveda. El año pasado fue condenado por concierto para delinquir, violación de datos personales y abuso informativo después de espiar a personalidades del país desde la campaña del entonces candidato presidencial Óscar Iván Zuluaga.
Y ahora, para completar, estalló la noticia del aborto de Carolina. Sin embargo, ella tomó el control de la situación y publicó un comunicado en su Twitter: “Me sorprende que un episodio tan personal y doloroso sea expuesto a la ciudadanía, sin tener consideración por mi familia, principalmente por mi hijo, Tomás, quien no entiende lo que está pasando”.
Carolina se encuentra en Ecuador, donde presenta el programa radial Vamos mundo magazín, de la cadena FM Mundo. Allí espera que pase la nube negra que se posó sobre su cabeza.
LO MÁS VISTO