Revista Jet-set

Claudia Triana el boom del cine colombiano

Proimágenes, la empresa que promueve el cine nacional, está de fiesta. Para celebrar sus 15 años, su directora, Claudia Triana, hizo un balance del buen momento por el que atraviesa la industria cinematográfica colombiana. En este tiempo el país ha realizado 138 películas.

Claudia Triana el boom del cine colombiano. Claudia Triana, directora de Proimágenes, y su entusiasta equipo de trabajo tendrán un año de película por cuenta de los 15 años de esta entidad. Las celebraciones empezaron en el pasado Festival de Cine de Cartagena. Foto:©Imagen Reina/13.

Claudia Triana, directora de Proimágenes, y su entusiasta equipo de trabajo tendrán un año de película por cuenta de los 15 años de esta entidad. Las celebraciones empezaron en el pasado Festival de Cine de Cartagena. Foto:©Imagen Reina/13.

En la mayoría de los festivales de cine del país, los directores, guionistas y actores concuerdan en decir que “el cine colombiano tiene futuro”. Los argumentos son variados. Por lo general, hacen alusión a la entidad mixta Proimágenes, que tomó las riendas de la extinta Focine, y cuyo objetivo, desde hace 15 años, es promover la producción fílmica nacional. Esta entidad, que maneja Claudia Triana desde que fue constituida en 1998, le dio nuevos bríos a la industria fílmica criolla. En el país se pasó de realizar tres películas en 1999, a 23 en el 2012. Para este año se fijó la meta de producir alrededor de 25, incluyendo la versión cinematográfica del libro Viva la música, del caleño Andrés Caicedo.

Proimágenes cuenta con dos herramientas legales que han sido claves para el desarrollo del séptimo arte colombiano. Por un lado está la Ley 814 del 2003, que les da estímulos tributarios a los inversionistas privados que financian el cine. La iniciativa permitió distribuir un capital de 100 millones de dólares entre los realizadores que antes andaban con un guion bajo el brazo y elevando oraciones al cielo para que se les cumpliera el milagro de producir una película.

La corporación que administra Triana también promueve al país como destino para el rodaje de producciones audiovisuales extranjeras. A la luz de la Ley 1556 del 2012 se le otorgan incentivos a los realizadores de otros países que rueden sus películas en territorio patrio, siempre y cuando traigan un capital superior a los 600 mil dólares.

Estos alicientes ya son vox pópuli en Hollywood. Por ejemplo, la productora Jada Pinkett Smith, esposa de Will Smith, conocida por su inversión en la trilogía de Matrix, filmará su próxima película en la ciudad de Santa Marta.

Por su lado, en Cartagena y bajo el paraguas de esta norma, una comisión que nombró el Gobierno central empezó a trabajar en la reducción de la tramitología. Así, se espera que los directores de otras latitudes aprovechen los escenarios históricos y naturales de la ciudad y sus alrededores. Sony Pictures y Televisa México rodarían allá varias de sus producciones.

Mientras tanto, Colombia es el país latinoamericano que más llena las salas de cine, después de México, Brasil y Argentina. En el 2012 pasó a más de 40,8 millones de espectadores, frente a los 15 millones que tuvo en el 2005, cuando se vivió una de las crisis de taquillas más grandes de los últimos tiempos. El nuevo boom fue motivado por el éxito de las películas en 3D, pero además por una política privada que se resume de la siguiente manera: “Si la gente no va a cine, el cine va a la gente”. Nuestra nación pasó de tener 200 pantallas a más de 700, con el fortalecimiento de Cine Colombia, y a la competencia de Cinépolis y Cinemark en los centros comerciales, no solo de Bogotá, sino también de las regiones. Las películas nacionales jalonaron las ventas de boletería con el ocho por ciento de participación en el mercado. De las 213 producciones que se estrenaron en Colombia durante el año pasado, 23 fueron de capital y creatividad puramente criollos. El paseo 2, que no contó con el respaldo de la crítica, fue un hit en asistencia con 1,5 millones de personas en los teatros.

Los expertos coinciden en asegurar que al espectador local le gusta verse reflejado en las historias con acento propio, tal como lo dijo Claudia Triana: “La violencia y el país pintoresco son una fuente inspiradora de buenos guiones. En la televisión se presenta el mismo fenómeno con series como Tres Caínes y El cartel de los sapos”.

Proimágenes también se encarga de acompañar a las películas colombianas en los diferentes festivales del mundo: desde Cannes hasta Sundance, y desde San Sebastián hasta Cartagena. Y es que ahora las cintas nacionales están mejor producidas, aun con capitales pequeños que no sobrepasan los 2,5 millones de dólares. Solo Paraíso Travel, de Simón Brand, entre otras pocas, ha invertido cuatro millones de dólares. La industria cinematográfica del país comenzó en 1915. Después de casi un siglo de muchos altibajos, ha vuelto a levantarse.

Otros Articulos