Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Chris y Liam Hemsworth son los nuevos dioses de Hollywood

Chris y Liam Hemsworth son los nuevos dioses de Hollywood

REVISTA JET-SET

La meca del cine está a los pies de estos apuestos hermanos australianos que se han adueñado de sus franquicias más exitosas y de las portadas de las principales revistas del espectáculo.
Hay un tercer Hemsworth actor, Luke, el mayor de los tres y el primero en lanzarse al mundo de la actuación. Sueñan con hacer una cinta juntos.
Por: 17/12/2015 00:00:00
De niños desesperaban a sus padres con sus eternas peleas, tan encarnizadas, que se infligían cortadas con cuchillos. Nadie habría apostado que los pequeños pendencieros, criados en la Australia profunda y bajo un modo de vida un poco andariego, se convertirían en los mejores aliados alrededor de su ambición de convertirse en exitosas estrellas de Hollywood. 
La mejor muestra del creciente poderío de los Hemsworth se vio hace pocas semanas, cuando ambos fueron los protagonistas de la alfombra roja por sus nuevas películas, entre las más esperadas de la temporada. Chris lanzó En el corazón del mar, mientras que Liam lo hizo con Los juegos del hambre: Sinsajo. El final. Así, la presencia de ambos se volvió obligada en los programas de entrevistas de mayor audiencia y las portadas de revistas top como Vanity Fair y Men’s Health, para embeleso de sus millones de fans, que no se cansan de admirar sus ojos color zafiro, sus esculturales cuerpos o sus voces varoniles.
Chris solo tiene 32 años y ya es la sensación de sagas taquilleras como Los vengadores, Thor y Star Treck. Su participación en el show de televisión Saturday Night Live fue de aquellas que hacen época y People lo eligió en 2014 como “el hombre vivo más sexy”, clara señal de su ascenso como leading man de Hollywood.
Mientras que Chris ha cobrado un perfil de superhéroe, Liam, de 25, va camino de ser el nuevo amo del cine de acción. Debutó con los reyes del género, Stallone, Willis, Schwarzenegger, Norris y Jean-Claude Van Damme en Los indestructibles, pero su consagración se la debe a los cuatro episodios de la franquicia Los juegos del hambre que ha protagonizado, mientras que su fallido compromiso con Miley Cyrus le valió una amplia figuración en la prensa rosa. 
La verdad es que los Hemsworth actores no son dos sino tres. El otro es Luke, el mayor, sin cuya iniciativa, quizá, las carreras de Chris y Liam no hubieran despuntado, ya que él fue el primero en lanzarse al ruedo, en Australia. Fue algo singular en una familia cuyo padre, Craig, trabajaba en la protección a la infancia, mientras que su madre, Leonie, era maestra escolar. 
Chris siguió los pasos de Luke, quien a la postre dejó los escenarios. Fue estrella de las telenovelas más populares de su país y los copiosos aplausos que mereció en la versión australiana del concurso Dancing with the Stars, le aportaron más notoriedad y la autoconfianza suficiente para buscar fortuna en Hollywood, donde debutó en Star Treck, en 2009.
Fue un comienzo importante, pero nadie le veía potencial para el star system, pues les parecía muy alto (mide 1,90 metros), rubio y musculoso. Pero, en un casting, el director Joss Whedon le hizo un close up y al verlo exclamó: “Dios mío, es una estrella de cine”. Chris había sido descubierto por segunda vez. 
Pronto, se reveló en la serie de cine Thor, cuyo tercer capítulo se estrenará en 2017. En la prueba inicial para interpretar al dios escandinavo del trueno no convenció al director Ken Branagh, como sí lo hizo su hermano Liam, quien también se abría paso en Hollywood. Cuando Branagh supo que eran hermanos, lo pensó mejor y los puso a competir por el papel, que finalmente ganó Chris. 
Quienes lo conocen, apuntan que se ve mejor en persona. Es tan imponente, que es considerado el más starrish (bello, divertido y con gran personalidad) entre compañeros de generación como Bradley Cooper o Jake Gyllenhaal. Según Lili Anolik, quien lo entrevistó para la edición de fin de año de Vanity Fair, Hemsworth no es el típico artista atormentado ni pretensioso. “Es un modelo de decencia y modestia en un ambiente en que esas virtudes ya no son muy populares”, anota la cronista. Al respecto, él sabe que es parte de un ambiente que “te vuelve un perfecto narcisista (...). Pierdes contacto con la realidad allí. Avanzas por la calle y todo te recuerda en lo que estás o no involucrado. Es agotador”. Muy amigo de Matt Damon, de quien aprendió a mantener a raya las vanidades de la fama, dejó a Hollywood y regresó a Australia, donde lleva una vida normal, lejos de los paparazzi, con su esposa, la actriz española Elsa Pataky, y sus hijos India Rose, Tristan y Sasha.
Liam, por su parte, también fue estrella de las telenovelas australianas, tras comprender que su destino era mucho más que trabajar instalando pisos. Hizo su entrada en Hollywood como favorito de las adolescentes y, en ese marco, dio el obligado paso por las cintas de terror. Hoy, no quiere reducirse al cine de acción y por eso ha hecho pausas en melodramas como The Dressmaker, con Kate Winslet.
Sigue una línea más mística que su hermano: medita, pinta, es vegano y se identifica con su personaje de Gabe en Los juegos del hambre, pues se siente un extranjero: “Siempre tengo la impresión de que estoy en una página diferente a la de la gente que está a mi lado”, le dijo a GQ el actor, cuyo siguiente reto será estar a la altura de la continuación de Independence Day, que se estrenará el año próximo.
LO MÁS VISTO