Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Cecilia Bolocco, sexo, ambición y poder

Cecilia Bolocco, sexo, ambición y poder

REVISTA JET-SET

Revuelo en el Cono Sur por una biografía de la Miss Universo y vedette chilena que ausculta su obsesión por los poderosos, sus romances con hombres casados y el siniestro pasaje de su matrimonio con el expresidente Menem de Argentina.
Soñó con convertirse en primera dama de Argentina durante la campaña reeleccionista de su segundo esposo Carlos Saúl Menem (izquierda) en 2003. En 2007, sus fotos desnuda con su amante dieron al traste con el matrimonio y con la carrera de su marido
Por: 26/3/2015 00:00:00
“La prostituta más cara del país”. Así llegó a ser calificada Cecilia Bolocco en Chile cuando estaba en el pináculo de su carrera como presentadora de televisión. Pero si la teleaudiencia la amaba como la chilena más famosa en el mundo, después de Don Francisco, el ámbito en que se movía y la alta sociedad la repudiaban por sus relaciones con empresarios casados, para quienes ella era “un peligro, una mujer sin escrúpulos”.

Los entresijos de la azarosa vida de la bella santiaguina, son ordenados y revelados ahora en Reina de corazones. Biografía no autorizada de Cecilia Bolocco, de la periodista Laura Landaeta, quien para escribirla investigó por ocho años y entrevistó a más de 35 personas, entre amigos, familiares y otras fuentes cercanas a la protagonista. 

Landaeta enfoca su relato en el talón de Aquiles de la exreina de belleza, coronada Miss Universo en 1987: “Ha tenido una relación con el poder bastante grande y eso la convierte en una especie de heroína de película”, le declaró la periodista a Jet-set desde Santiago de Chile.

Cecilia ha puesto al servicio de esa ambición su talante de mujer resuelta, además de sus encantos. Así, se valió de su programa La noche de Cecilia, para pescar un buen partido: “Ella le pidió a su secretaria que le hiciera una lista de mandatarios y de gente del poder que estuvieran solteros o separados”, revela la autora. El primer intento fue con Alberto Fujimori, el hoy convicto expresidente del Perú, quien en esos días de la década del 90 era uno de los potentados de Suramé-

rica. “Keiko Fujimori (hija del mandatario) tiene un carácter muy fuerte, pero es una mujer sensata e hizo entrar a su padre en razón y el romance no prosperó”, afirma Landaeta.

Finalmente, dio en el clavo y, tras una entrevista, sedujo a Carlos Saúl Menem, el polémico exmandatario argentino, con quien protagonizó una de las historias top del jet set latinoamericano. Se casaron en 2001 en La Rioja y así Cecilia cristalizó ese anhelo de trascendencia, de ser la esposa de alguien importante. Pero no hubo final feliz, pues unas fotos de ella en topless y con su amante italiano Luciano Marrocchino, desataron el divorcio y, se dice, el colapso de la carrera política de Menem. 

Reina de corazones le aporta un dato explosivo al truculento episodio: Máximo Menem, de 12 años, hijo del político y la reina, en realidad no es de él. Así lo asegura Zulema Yoma, la exesposa de Menem, quien cuenta que por la época en que el niño fue concebido, él se había sometido a una operación de la próstata que lo dejó estéril. La periodista investigó sobre la fecha y la clínica donde fue atendido y los datos concuerdan. “Logré confirmarlo no con fuentes anónimas, sino con gente hablando con nombre propio”, explica la periodista, que ha destapado sonados casos de corrupción en su patria.

La escritora concluye que Cecilia le debe a su padre, el empresario Enzo Bolocco, dueño de una fábrica de electrodomésticos, esa obsesión por el éxito y la supremacía. “Él buscó estar en la cumbre del poder y ella anhelaba su aprobación. Desde joven empezó esa carrera, no tanto por tal poder, sino por convertirse en lo que Enzo soñaba para sus hijos. Él permitió, incluso, que Cecilia viajara a compartir en Estados Unidos con Julio Iglesias cuando ella era menor de edad”.

El episodio con el cantante español comenzó cuando él visitó Santiago, le coqueteó a Bolocco en la famosa discoteca Las Brujas y la invitó a visitarlo en el país del norte con su madre. “Él me ayudará a triunfar”, le dijo Cecilia a una amiga por esos días. Pero cuando Iglesias quiso ir más allá, la adolescente le dijo a su mamá: “Me quiero ir”. Al parecer, la pasión se consumó años después, cuando ella ya era famosa. 

La biógrafa cree que el único hombre que le ha “movido el piso” a la diseñadora de modas y con quien no ha estado por interés, es el presentador chileno Kike Morandé, de quien fue amante dos años, a pesar de que él era casado. Landaeta cuenta que estaba tan enamorada que no tuvo reparo en confesarlo ante todo Chile, cuya escandalizada sociedad era mucho más conservadora que hoy en aquellos años 90. A cambio, él revelaba los detalles de sus intimidades en la cama y en cierta fiesta se atrevió a apostar que era capaz de meter su mano bajo las faldas de Cecilia, quien hace poco le pidió perdón a la esposa de él por el romance.

LO MÁS VISTO