Revista Jet-Set

Carolina de Mónaco feliz de tener un nieto con sangre colombiana

La princesa monegasca se estrenará como abuela con el bebé que su hijo Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo, de raíces colombianas, tendrán pronto. Pero los nexos de los Grimaldi con el país vienen de tiempo atrás.

Carolina de Mónaco feliz de tener un nieto con sangre colombiana. Carolina de Mónaco podría legarle al hijo de Tatiana el derecho al trono si su hermano Alberto II no tiene descendientes. Foto: AFP.

Carolina de Mónaco podría legarle al hijo de Tatiana el derecho al trono si su hermano Alberto II no tiene descendientes. Foto: AFP.

La familia real británica no es la única feliz con la llegada de un heredero. Los Grimaldi de Mónaco están en lo mismo con el embarazo de la colombiana Tatiana Santo Domingo, la novia de Andrea Casiraghi, el hijo mayor de la princesa Carolina. Como se sabe, las dos dinastías tienen estilos de vida muy diferentes: la británica es rígida y protocolaria, mientras que la monegasca es informal, espontánea y contemporánea. Por eso, no causa ninguna conmoción que Andrea y Tatiana hayan decidido casarse luego del nacimiento de su bebé, lo cual sí pasaría en Gran Bretaña. Como se ha publicado, ella sueña con un matrimonio en medio de la nieve, en la exclusiva estación de esquí de Gstaad (Suiza).

A diferencia del principito inglés que nacerá en el 2013 y que en teoría tiene derecho a la sucesión al trono, no ocurre lo mismo con el futuro miembro del clan Grimaldi.

Antes de que se casara el príncipe Alberto II, actual soberano de Mónaco y hermano de Carolina, se especuló que si este no dejaba un heredero legítimo, su sucesor sería Andrea, a través de su madre, quien le transmitiría sus derechos directamente, sin llegar a ser entronizada. Un antecedente similar ya existe en la casa principesca, pues Rainiero III, el padre de Alberto y Carolina, obtuvo el poder gracias a que su madre Carlota, hija única e ilegítima de Luis II con una cantante de cabaret, renunció a la corona en su favor.

En ese escenario, el hijo de Andrea y Tatiana estaría llamado a ocupar un día el trono de la dinastía reinante más antigua de Europa. Sin embargo, por el matrimonio de Alberto II con la nadadora sudafricana Charlene Wittstock en el 2011, es poco probable que esto suceda. Aun los que creen que la unión de los actuales príncipes fue sin amor, consideran que ese arreglo tenía un solo propósito: concebir un heredero legítimo. Ya desde los días anteriores a la boda, el semanario francés L’Express publicó informes según los cuales Charlene trató de huir de Mónaco porque descubrió que Alberto tenía un tercer hijo natural con otra de sus amantes. Los hombres del príncipe la capturaron en Niza y él la habría convencido de quedarse hasta que le diera el ansiado descendiente, que más de un año después no llega.

De otro lado, se podría pensar que para Carolina de Mónaco resulta algo exótico e inesperado que su primer nieto tenga algo de sangre colombiana, pues, como se recuerda, Tatiana es la nieta del fallecido empresario Julio Mario Santo Domingo. Pero lo cierto es que su contacto con el país no es de ahora. Su mejor amiga, la legendaria modelo francesa Inès de la Fressange, está emparentada con Beatrice Dávila, la viuda de Santo Domingo. Además, antes de que su hijo Andrea y Tatiana se hicieran novios, Carolina fue amiga del fallecido Julio Mario Santo Domingo Jr., el padre de su futura nuera, así como del tío de esta, Luis Felipe Santo Domingo. Este último, precisamente, murió en un fin de semana con los Grimaldi.

Y aunque Grace Kelly y Julio Mario Santo Domingo, los abuelos de Andrea y Tatiana, no se conocieron, hasta lo que se sabe, sí es verdad que en 1954, antes de convertirse en princesa de Mónaco por su matrimonio con Rainiero III, ella pasó una temporada en Barranquilla, la sede de los Santo Domingo, en cuyas cercanías rodó la ?cinta Fuego verde.

El caso es que la princesa Carolina no solo está encantada con Tatiana porque la encuentra “rica, guapa y educada”, sino porque la hará abuela por primera vez, una dicha que no tuvo su madre Grace, quien murió hace treinta años en un trágico accidente de tránsito antes del nacimiento de Andrea en 1984.

Otros Articulos