Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Carolina Gaitán y Nicolás Moreno disfrutaron su luna de miel en Europa

Carolina Gaitán y Nicolás Moreno disfrutaron su luna de miel en Europa

REVISTA JET-SET

La protagonista de Sin tetas sí hay paraíso y el hijo de Luis Alberto Moreno, presidente del BID, pasaron su luna de miel en París, Venecia y Roma. Estas son las imágenes de los 20 días que vivieron entre museos, restaurantes e importantes monumentos.
Carolina siempre quiso que su luna de miel fuera en París y conocer la Torre Eiffel. “Aunque suene a cliché es una ciudad muy romántica”.
Por: Revista Jet-set.9/11/2016 00:00:00

Carolina y Nicolás se casaron hace año y medio pero no habían podido irse de luna de miel debido a los compromisos actorales de ella. En ese momento estaba terminando de grabar Celia, de ahí pasó a Las Hermanitas Calle y luego la escogieron como protagonista de Sin tetas sí hay paraíso, la serie de Gustavo Bolívar que domina el rating de la franja prime time.

Solo un día después de terminar las grabaciones, la actriz viajó con su esposo a París, una ciudad que no conocía. “Mientras estaba trabajando él se encargó de trazar la ruta y hacer la logística pues quería que fuera sorpresa. Me llevaba como una veleta a todas partes y tenía un cronograma detallado con los planes de cada día”, cuenta Carolina, quien describe a su esposo como un geek en el que confía a ojo cerrado.

Nicolás había vivido un año en la Ciudad Luz y por eso sabía qué lugares visitar. “Nos movíamos como locales por todas partes, además nunca tuvimos problema para comunicarnos porque Nico habla cinco idiomas: francés, inglés, español, portugués y alemán”. Estuvieron seis días en la capital francesa en los que visitaron la tumba de la cantante Édith Piaf y recorrieron museos como el Pompidou, el preferido de ella. “En este viaje aprendí más de historia del arte que todo lo que me enseñaron en el colegio y en la universidad”.

La ex popstar se levantaba muy temprano a trotar por los alrededores de la Torre Eiffel. En el último piso de este icónico monumento, la pareja brindó con champaña ante la impresionante vista de la ciudad. Su periplo de amor siguió por Venecia, donde pasaron otros seis días. Allí, además del romántico paseo en góndola, hicieron un tour por varias iglesias y fueron a la ópera a ver Rigoletto. “Me sorprendió mucho la claustrofobia que produce estar en calles tan estrechas y luego de repente se abre la gran Plaza de San Marcos”.

Carolina cuenta que entre las cosas más chéveres que hicieron en Venecia fue ir a un restaurante que queda en una villa que solo tiene seis mesas y viñedo propio. “Comimos delicioso, no me privé de nada, probé las trufas que estaban en temporada. Me engordé tres kilos”, algo que le cae bien pues había recibido críticas porque se veía muy delgada en televisión.

Cuando ya estaban cansados de ver tanta agua tomaron el tren a Roma, que se convirtió en el destino favorito de Carolina. “Es muy diversa, hay muchas cosas que hacer. Puedes hacer un paseo chic o uno súper hippie. Además los italianos son muy extrovertidos. Tuve muy buen feeling con esta ciudad a la que me encantaría volver pronto”.

En el Vaticano asistieron a una misa, oficiada por el papa Francisco, de canonización de siete santos, entre ellos el mexicano José Sánchez del Río, conocido como el ‘niño mártir’ que fue asesinado a los 14 años en la Guerra Cristera. “Fue una experiencia linda. Siento que el catolicismo le debe mucho a este papa que les ha devuelto la fe a los jóvenes”.

Obviamente en su recorrido no podía faltar la visita obligada a la Capilla Sixtina, que es la sede del conclave y en la que vieron los frescos de El Juicio Final de Miguel Ángel. “Ahí se siente una energía muy especial. Nico no ha sido el más devoto pero para él estar allí fue una experiencia muy espiritual”, cuenta la actriz. “Además atravesamos la Puerta Santa, o sea que ya estoy perdonada de todos mis pecados. El amigo de Nico que nos llevó a hacer el recorrido por la Santa Sede decía: ‘cuando Carolina paso por ahí sentí que la tierra tembló, algo pasó’”, cuenta la actriz con risa.

Siguiendo el dicho popular ‘el que reza y peca empata’, después se fueron a una rumba con el célebre disc jockey Jef Mill. Nicolás es D.J. y dirige y conduce el programa Nuevo F.M, en RCN Radio, en el que presenta las canciones que se lanzaron durante la semana. Y es que si algo une a esta pareja es que los dos son melómanos.

A su regreso a Colombia, la actriz viajó a Puerto Rico, donde trabaja en un proyecto musical con el productor de Lola Calvo, su personaje en Celia. “Estoy cantando boleros, salsa y son cubano. Ya tenemos tres canciones listas, aún no sé si voy a hacer un disco, pero sí por lo menos un Ep”.

Se tomará una pausa en la actuación hasta febrero del próximo año cuando empezarán a rodar la tercera temporada de Sin tetas sí hay paraíso. “Es uno de los personajes más difíciles de mi carrera por la carga emocional que tiene. Yo leía los libretos y no había ni una sola cosa buena que le pasara, en todas las escenas decía, Catalina llora, yo sufría día y noche”. Después del viaje la actriz confirma que llegó aún más enamorada de su esposo y que no pudo escoger una mejor protagonista para su telenovela de la vida real.

LO MÁS VISTO