Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Carlos de Gales: “Harry sí es mi hijo”

Carlos de Gales: “Harry sí es mi hijo”

Revista Jet-Set

Una nueva biografía cuenta que el momento más difícil en la vida del príncipe heredero de Inglaterra fue cuando tuvo que aclararle al príncipe Harry que él sí es su padre y no James Hewitt, uno de los amantes de su madre, la fallecida lady Di.
El príncipe Carlos le confirmó a Harry que su madre había sido amante de James Hewitt. Foto: Look Press Agency
Por: 8/5/2013 00:00:00
Entre los escándalos que han ensombrecido a la casa real de Gran Bretaña en los últimos años, uno de los más truculentos es el misterio del verdadero padre del príncipe Harry. En los años 80 y 90, las escandalosas historias de la farsa que era el matrimonio de sus progenitores hacían las delicias de la prensa rosa. Pero las cosas se desbordaron cuando salieron a la luz las infidelidades mutuas de los esposos, quienes no tuvieron pudor en reconocerlas en los medios. Mientras que el heredero del trono solo había pecado con Camilla Parker Bowles, su vieja amante y actual esposa, la fallecida Diana le concedió sus favores a varios hombres, entre ellos un militar llamado James Hewitt, que frecuentaba como Pedro por su casa el Palacio de Kensington.

A medida que Harry, segundo hijo de los príncipes, crecía, las malas lenguas empezaron a encontrarle un notable parecido con Hewitt, en especial por su pelo rojo y sus pecas. Los tabloides no paraban de comparar los rostros del niño y del soldado, y todavía muchos de quienes los conocen a ambos no se distancian de la idea. “Encuentro el parecido extraordinario. Hace poco estuve en la mesa con James Hewitt y, aparte de su pelo, cuando lo miras a los ojos es como si estuvieras viendo a los de Harry. No hay una pizca de diferencia”, le declaró un ?intelectual inglés, allegado también de Carlos, a Chris Hutchins, autor de Harry: The People’s Prince, una nueva biografía sobre el tercero en la línea de sucesión al trono.

El libro recuerda cómo Hewitt, en un comunicado, desmintió el rumor: “En verdad, el color de su pelo es similar al mío y la gente dice que nos parecemos. Yo nunca he impulsado esas comparaciones y aunque estuve con Diana por mucho tiempo (cinco años), debo aclarar de una vez por todas que no soy el padre de Harry (…). Cuando conocí a Diana él era un bebé y tengo que decir que él es mucho más guapo que yo”.

Lo que revela por primera vez la nueva biografía es que mucho antes de esta declaración, Carlos de Gales había tomado cartas en el asunto. En el 2002, poco antes de la entrada de Harry al colegio de Eton, el príncipe, en una charla muy sincera, le advirtió a su hijo que podría escuchar los rumores y le aseguró que no eran ciertos. “Fue, según me relataron, uno de los momentos más difíciles en la vida del heredero del trono”, escribe Hutchins, quien agrega: “Ya no se podía ocultar más el hecho de que Diana realmente había estado enamorada del gallardo oficial. A pesar del dolor que le causó a Carlos transmitir el mensaje, él lo asumió con gran coraje”.

El hijo mayor de Isabel II era consciente de la importante figura que había sido Hewitt para Harry cuando niño. Ni siquiera él, que también pertenece a las fuerzas armadas, lo había encantado tanto con sus historias sobre la vida militar como lo hizo el oficial. Por esos comienzos de los 90, cuando brillaba como un héroe de la primera guerra del Golfo Pérsico, le enseñó al principito a pararse como soldado y hasta le regaló una copia de su uniforme a su medida. Para Hutchins, la actual carrera en la milicia de Harry, por la que ha estado peleando en Afganistán, empezó a gestarse en aquellos días. Así, cuando Carlos le habló, él no desistió de la admiración que siempre le tuvo, pero cambió de opinión en el 2006 porque Hewitt vendió el relato de sus amores con Diana a la prensa y hasta trató de obtener 10 millones de libras esterlinas de ganancias por sus cartas.
LO MÁS VISTO