Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Carla Bruni Sarkozy la musa de Bulgari

Carla Bruni Sarkozy la musa de Bulgari

Revista Jet-set

La exprimera dama de Francia, vuelve al modelaje como imagen de la nueva colección de la famosa casa italiana de joyas.
La nueva colección se inspira en el maquillaje de Elizabeth Taylor en la cinta Cleopatra, estrenada hace 50 años. Carla luce aquí un collar de rubelitas (gemas rojas), espesartinas (gemas amarillas), peridotos (gemas verdes) y diamantes. Foto: Ferry Richardson-Bulgari
Por: Edición 26830/9/2013 00:00:00
Quince años después de dejar las pasarelas, Carla Bruni regresa al mundo de la moda de la mano de Bulgari, la firma favorita de las mujeres de la realeza, las grandes fortunas y Hollywood. La colección que modela la también cantante en esta reaparición como maniquí, un año después de abandonar el Palacio del Eliseo de París con su esposo el expresidente Nicolás Sarkozy, se titula Diva y se inspira en el maquillaje que lució Elizabeth Taylor, gran clienta de la casa, en la cinta Cleopatra, de cuyo estreno se cumple medio siglo este año. Bruni, una real vampiresa, pero a la vez culta, de la llamada “izquierda chic”, quien lee a Yeats, Emily Dickinson y Auden, expresó su poética visión de las alhajas en esta breve entrevista.

¿Cuál es su relación con las joyas? —Una joya no es como cualquier otro objeto, es más íntima que cualquier otra cosa: físicamente íntima, por supuesto, ya que adorna el cuerpo, en la piel, a menudo cerca de donde late el corazón; como una gota de perfume en el hueco de una muñeca, detrás de la oreja, en la base del cuello. Pero es aún más íntima por tener un sentido, un significado que va más allá de esta. La joyería pertenece al mundo de los sentimientos, toca asuntos del alma; declara una pasión; presagia el amor; lleva un recuerdo; simboliza la creencia; sella un compromiso; otorga honor; protege de la desgracia. Desde el más simple de los anillos hasta el collar más sofisticado, una pieza de joyería siempre tiene una historia personal que contar: esta es una idea que me gusta, me encanta cuando las cosas poseen una historia.

¿En qué piensa cuando oye hablar de Bulgari?
— Bulgari es para mí el símbolo del amor y de esa viva y colorida alegría romana, colorida como las piedras de la pulsera que llevaba mi tía en los años 70 cuando yo era niña. Me encantó el brazalete, me fascinó su gozo, su fantasía. Soñé con tener un día tal maravilla para mí, más tarde descubrí que tan codiciado tesoro venía de Bulgari. ¿Fue casualidad o esa pulsera nos unió?

A menudo ha expresado su nostalgia por su natal Italia. ¿Qué recuerdos le trae la casa de allá? —Bulgari es el nombre, que más que cualquier otro, evoca Roma, la Dolce Vita y la edad de oro de Cinecittà. ¡Pronunciamos sus tres sílabas y ya estamos soñando! Soñamos con la historia de amor tumultuosa y legendaria de Liz Taylor y Richard Burton, nos imaginamos una heroína de Visconti, vemos a Anita Ekberg corriendo descalza por las calles estrechas, huyendo de los paparazzi. Nos vemos a nosotras mismas como Monica Vitti, Silvana Mangano, Sophia Loren, corriendo risueñas por las escaleras de la Piazza di Spagna.
LO MÁS VISTO