Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Carla Bruni regresa al modelaje

Carla Bruni regresa al modelaje

Revista Jet-set

Luego de lo desmejorada que llegó a verse por abusar del Botox y las cirugías, la exprimera dama de Francia recobra su belleza y vuelve a la carrera que primero la hizo famosa en el mundo, como imagen de la casa Bulgari.
2013. Carla logró deshacer los malos resultados de los tratamientos y ha vuelto por sus fueros. Eso le permitió ser portada de Vogue París y ahora modelo de Bulgari. Foto: AFP.
Por: 11/4/2013 00:00:00
Sus admiradores ya respiran aliviados. Carla ha vuelto a ser la mujer hermosa y chic que brilló hasta el año pasado como anfitriona del palacio presidencial de Francia y que se destacó en los 90 como la maniquí favorita de casas como Lacroix, Givenchy e Yves Saint Laurent, especialmente.

Libre de las restricciones a que estaba sometida por ser la esposa del presidente Nicolás Sarkozy, Bruni ha retomado sus fueros de mujer polifacética e independiente y acaba de firmar un jugoso contrato con la casa de alta joyería Bulgari, italiana como ella. Esto significa su retorno al modelaje, carrera que dejó en 1997 por la de cantante, de la cual no se apartó a su paso por el Palacio del Elíseo, de París. De todos modos, hubiese dado mucho de qué hablar el que la mujer de uno de los hombres más poderosos del mundo estuviera compartiendo su papel ceremonial y de benefactora de causas sociales con el de vendedora de productos. Ahora, a sus 45 años, no afronta ese conflicto de intereses ni el traspié que hasta hace poco la hacía esconderse: como se recuerda, luego de dar a luz a su segunda hija Giulia en el 2011, su cotizada hermosura empezó a sufrir una transformación que en principio fue vista como una consecuencia pasajera del embarazo. Pero con el paso de los días y al ver que las cosas no mejoraban, los reporteros gráficos acercaron más y más sus lentes al rostro de la primera dama para desentrañar lo que le pasaba. “Mucho Botox”, fue el dictamen de los expertos consultados por los medios. “Se ve como una ardilla rayada”, dijo el prestigioso dermatólogo estadounidense Ben Behnam al referirse al rostro hinchado que hacía irreconocible a madame Sarkozy. Además del exceso de la toxina botulínica, que se usa para atenuar las líneas de expresión, el experto señaló que Carla se había hecho levantamiento de cejas y se había puesto rellenos en las mejillas para reducir las arrugas, pero enfatizó que los resultados no se veían naturales.

“Por estos días muchas celebridades lucen parecidas. Todas tienen las mejillas infladas y los ojos como gatos”, afirmó el dermatólogo, quien remató con un consejo: “Lo que deben hacer es aplicarse estos tratamientos en proporciones muy pequeñas, para que terminen viéndose como versiones más jóvenes de ellas mismas y no como mujeres de 50 años tratando de verse de 25”.

Ahora, parece como si Bruni hubiera seguido la recomendación que dio el doctor en el Daily Mail, pues ha vuelto a verse tan radiante como para que un primer plano de su rostro apareciera en la portada de Vogue París, en diciembre pasado, y para servir como modelo del famoso fotógrafo Terry Richardson. Según Women’s Wear Daily, él fue el encargado por Bulgari para realizar las imágenes de la nueva campaña protagonizada por la italiana, que se dará a conocer en septiembre próximo. Los dos fueron vistos en Roma durante los días de la sesión, que sirvió también para que Carla se envolviera nuevamente en los trajes de diseñador que había dejado un poco de lado para dedicarse a sus labores de madre de Giulia. Los paparazzi la captaron a la entrada de su hotel en la Ciudad Eterna, con un vestido púrpura, uno de sus tonos favoritos, y un collar de turquesas, cabuchones de rubí y diamantes, de Bulgari, por supuesto.

Esta reaparición de Bruni en el mundo del glamour coincidió con el lanzamiento de su cuarto disco, Little French Songs, varias de cuyas canciones han levantado ampolla. De Le pingouin se dice que es una venganza contra el presidente François Hollande por la mala educación que mostró con ella y su marido el día del traspaso del poder. Otra pieza, Chez Keith et Anita, evoca sus rumbas con drogas cuando fue amante del cantante de los Rolling Stones, Mick Jagger. “Alguien está armando un varillo / ¡Oh no!, yo no fumo / Estamos en casa de Keith (Richards) y Anita (Pallenberg)”, dice la letra. Para rematar, en este nuevo baño de celebridad, la esposa de Sarkozy suspendió abruptamente una entrevista de televisión para Francetvinfo cuando le preguntaron acerca de una nueva acusación, según la cual su marido abusó de la debilidad de la millonaria Liliane Bettencourt para que esta le aportara fondos a su campaña.
LO MÁS VISTO