Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Brad Pitt y Angelina Jolie ¡Del amor al odio!

Brad Pitt y Angelina Jolie ¡Del amor al odio!

REVISTA JET-SET

¿Por qué causan tanto alboroto el divorcio y violenta pelea por sus hijos de esta pareja con fama de drogadicta, alcohólica y bisexual, cuyo mundo de privilegios y fortuna de 500 millones de dólares tampoco fueron garantía de felicidad?
Angelina mantuvo la ilusión de la pareja más glamourosa del cine, mientras que rumiaba en silencio su rabia contra Brad y planeaba el sorpresivo divorcio. Su meta ahora es acabar con Brad en la batalla por la custodia total de sus hijos y por eso sus amigos difunden historias que lo dejan como un monstruo, dice la prensa gringa.
Por: Revista Jet-set.5/10/2016 00:00:00

“Brangelina es la palabra compuesta más burda del mundo”, opina Katie Glass, cronista de The Times, el diario de mayor credibilidad de la prensa seria y cuya especialidad para nada es la farándula. Pero casi no hay medio de comunicación de cualquier índole en el planeta que no haya puesto en primera plana la separación de los populares actores de la meca del cine. El periódico londinense, al unísono con los más amarillistas, no se sustrajo a la ola de consternación, y de modo racional trató de explicar la locura que ha desatado la noticia. “Si una pareja con fama mundial, talento, belleza y 500 millones de dólares no puede, ¿entonces quién?”, se pregunta Glass, en un artículo titulado ‘Mr. and Mrs. Split’ (‘El señor y la señora separación’), una parodia de la cinta Mr. and Mrs. Smith, (El señor y la señora Smith), en cuyo rodaje las estrellas iniciaron el romance que revolucionó la historia sentimental de Hollywood. El estrépito, hace 12 años, fue enorme como ahora, porque él estaba casado con la actriz Jennifer Aniston, quien parece cumplir el proverbio: “Siéntate en la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo”.

Brad Pitt y Angelina Jolie son la pareja más hot del jet set porque con ellos retornó el dúo colosal, fuera de todo parámetro, tan extravagante que encandila como solo podían hacerlo Elizabeth Taylor y Richard Burton. Es, advierte el artículo, como una novela pródiga en sexo, escándalos, celebridad y esposas despreciadas, cuya pluma fantasma es Jackie Collins, la best seller por excelencia de los relatos pasionales. Una cosa es que se divorcien otros famosos y otra muy diferente que lo hagan ellos, cuyo cuento, recuerda The Times, les importa a multitudes porque le han “invertido” mucho interés desde sus comienzos.

“A algunos, la disolución de Brangelina les ofrece un prisma a través del cual comprender sus propias vidas. La sugestión de que Pitt fue infiel, de que Jolie sintió celos de una mujer que trabaja con su marido y la afirmación de que fueron vistos peleando en la calle, son muy ordinarias e indican la desesperación por creer que las celebridades son como nosotros”, escribió Glass.

Empero, con su fortuna conjunta de unos 500 millones de dólares, la familia está expuesta a situaciones y presiones únicas, que el común de la gente nunca experimentará. Brad y Angie pelean, es cierto, pero al estilo de Burton y Taylor, en un castillo de 60 millones de dólares en Francia o en su avión privado. En el último, precisamente, tuvieron lugar los maltratos de Brad para con su hijo mayor y adoptivo, Maddox, que llevaron a Angelina a demandar el divorcio en Los Ángeles, según los amigos de ella.

Maddox es camboyano, lo que recuerda que el inusual clan junta a nativos de tres continentes, América, Asia y África, entre ellos tres hijos biológicos y tres adoptados, criados en opulentas propiedades en diversos países, sin muchas normas, como en una comuna hippie, como lo juzgó una de sus empleadas. Lo mismo que Burton y Taylor, cargaban con su tropa de institutores, uno por niño, y una docena de niñeras a sus rodajes o vacaciones en Bosnia, Italia, Japón, India o Namibia. Se les veía recorriendo sitios blanco del terrorismo como Turquía, debido al trabajo humanitario de Angelina. Una versión insiste en que el origen de la desavenencia es que él cree que la actriz expone así la seguridad de los pequeños.

Tampoco es un divorcio corriente, porque pinta tortuoso y nada barato. La abogada de Jolie es Laura Wasser, quien cuenta entre sus clientes a celebridades como Johnny Depp y Kim Kardashian. Cobra 850 dólares (casi 2.500.000 pesos) por hora y exige un anticipo de 25.000 dólares (más de 72 millones de pesos).

Entonces, el Times concluye que la desbordada atención de tantos por el divorcio de dos que creen conocer pero que realmente nunca conocerán, obedece a que no son como ellos. De ahí la obsesión por el misterio que esconde el rompimiento y, como todo lo que tiene que ver con los Jolie-Pitt, de quienes solo falta decir que son extraterrestres, la profusión de teorías de conspiración ha sido descomunal. ¿Es Brad un padre abusador? ¿Un marihuanero y toma trago irresponsable? ¿Con quién le fue infiel a su mujer?, ¿con Selena Gómez?, ¿con Marion Cotillard? También circula la versión de que ella se aburrió de tanta farándula y va tras un hombre del poder, muy opuesto a Brad, el británico William Hague. ¿O es en realidad la asesora de este, la baronesa Arminka Helic, el nuevo amor de Angie? ¿Cuál es su plan para destruir a Brad? Definitivamente, los Jolie-Pitt jamás protagonizarán en el cine una cinta tan sustanciosa, taquillera y que atrape a millones de espectadores como la ruina en la vida real de su propio sueño.

LO MÁS VISTO