Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

B.O.G Hotel, uno de los mejores del mundo

B.O.G Hotel, uno de los mejores del mundo

Revista Jet-Set

El B.O.G Hotel, que la prestigiosa revista Condé Nast Traveler acaba de clasificar como uno de los 154 mejores del mundo, abrió sus puertas en mayo del 2012. Su decoración se inspiró en el oro y en las esmeraldas colombianas y su restaurante, La Leo, Cocina Mestiza, de Leonor Espinosa, tiene un encanto especial para los huéspedes.
Al entrar, los huéspedes se encuentran con un hall que destella tonos dorados, un bar decorado con sombreros aguadeños y obras de arte de Hugo Zapata y Olga Amaral que cuelgan de las paredes. Foto: ©Kiko Kairuz/12
Por: 8/5/2013 00:00:00
El B.O.G Hotel, ubicado en la carrera 11 con calle 86 en el norte de Bogotá, acaba de ser incluido en la exclusiva lista de los 154 mejores hoteles del mundo que publica cada año la revista Condé Nast Traveler. Comparte créditos con el Ritz-Carlton de Viena, el Majestic en Kuala Lumpur, el St. Regis en Qatar, el Four Seasons en China y el Royal Café de Londres. “Esta selección pone a Colombia en el radar de los grandes hoteles del mundo y en el top del diseño mundial. Es un punto de referencia para los viajeros internacionales que vienen al país a conocer el nuevo Design de las Américas”, dice Juan Carlos Galindo, gerente del hotel, operado por OxoHotel.

En febrero los periodistas de Condé Nast Traveler estuvieron de incógnitos en Bogotá y calificaron el hotel, por el servicio, el estilo, la ubicación, las instalaciones y la comida. El editor Peter Browne explicó los criterios que tuvieron en cuenta para la selección: “En realidad no hay una fórmula… Puede ser grande o pequeño, en una ciudad o en el desierto, en una playa o una montaña”. Según él, si le tocara escoger cuál es el ADN en común de los hoteles seleccionados, sería que existe un perfecto balance entre el lugar y su entorno. La reseña del B.O.G Hotel saldrá en la edición de mayo de la publicación.

No es la primera vez que este lugar obtiene un reconocimiento. Ganó el primer puesto en los International Hotel Awards del 2012 en la categoría Mejor Diseño y Arquitectura. Además se convirtió en el primer hotel del país en formar parte del exclusivo grupo internacional Design Hotels, que reúne 250 hoteles independientes que se destacan por su diseño. La diseñadora portuguesa Nini Andrade Silva se inspiró en el oro y las esmeraldas colombianas y, bajo la directriz del arquitecto Guillermo Arias, ideó un ambiente que recrea el brillo de las piedras preciosas. “Cuando viajé a Bogotá y conocí el Museo del Oro tuve claro que quería crear un diseño auténtico con raíces propias del país”, cuenta Nini. El techo del lobby-lounge simula las bateas en las que los indígenas cuelan el oro que extraen de los ríos; los escritorios y las mesas de noche de las habitaciones tienen forma de pepas de oro gigantes y, a su vez, el spa es una cueva de esmeraldas de un verde profundo.

El hotel tiene 55 habitaciones y pasar una noche puede costar entre 480 mil y 1,5 millones de pesos. Por ellas han pasado varios huéspedes ilustres, como los diseñadores Custo Barcelona y Haider Ackermann, quien en su pasada visita a Colombia estrenó la suite B.O.G 77. También estuvo Richard Rogers, el afamado arquitecto del Centro Pompidou, que ponderó la moderna decoración y la comida.

Uno de los espacios que más llaman la atención de los visitantes es su restaurante La Leo, Cocina Mestiza, de la chef Leonor Espinosa, quien exalta la riqueza culinaria de Colombia que ha sido influenciada por culturas como la árabe y la española. La carta diseñada por Leo y su hija, Laura Hernández, que es sommelier, incluye platos como un carpaccio de mero con almendras tostadas y tabule, el róbalo asado envuelto en hojas de plátano acompañado de arroz de maíz o el ceviche de pescado con chontaduro.

Además, la terraza del hotel tiene una piscina de 15 metros y un exclusivo bar, con una vista fantástica a la ciudad, donde los visitantes pueden disfrutar de un Martini acompañado de algunas tapas. Mejor dicho, hay que ir al B.O.G Hotel para entender por qué este lugar es uno de los mejores del mundo.
LO MÁS VISTO