Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Ariadna Gutiérrez: la nueva Señorita Colombia

Ariadna Gutiérrez: la nueva Señorita Colombia

Revista Jet-Set

Comparada con la barranquillera Sofía Vergara, la modelo era la firme candidata para llevarse la corona de Señorita Colombia 2013, pero un contrato de exclusividad la obligó a aplazar el reinado para 2014. Con solo 19 años fue la más aplaudida en las pasarelas de Cali Exposhow.
Ariadna Gutiérrez es una de las modelos más destacadas de la agencia Grupo 4, que dirigen Tony Marques, Ingrid Wobst, Adriana Arboleda y Carolina Castro. Foto: ©Nicolás Corredor/13
Por: Edición 2716/11/2013 00:00:00
Ariadna Gutiérrez aparece con muy poco maquillaje y sonríe con la confianza que le da ser la modelo más nombrada por estos días en el país. Su presencia es impactante. Solo han pasado tres años desde que desfiló por primera vez en las pasarelas de Plataforma K en Barranquilla, y fue imagen de Cali Exposhow, lugar que ocuparon antes mujeres de la talla de Adriana Arboleda, Norma Nivia y Julieta Piñeres. “Es un reconocimiento muy importante para mí porque las modelos elegidas para esta feria son las mejores del momento”, afirma. Participó en 14 desfiles, pero dice que el más emocionante fue el de la invitada internacional, Nicole Miller: “cuando la diseñadora me vio en las pruebas de vestuario me dijo: ‘¡Sofía Vergara!’. Y me dio risa, porque igual me pasó en Colombiamoda con Silvia Tcherassi, quien se quedó sorprendida con el parecido físico”.

La fama de esta modelo de 178 centímetros de estatura (ocho más que la actriz barranquillera) también se disparó cuando fue elegida candidata de Sucre para el Concurso Nacional de Belleza en 2013. Con solo 19 años de edad, era la más opcionada para llevarse la corona este noviembre, pero cuando faltaban tres semanas para el inicio del reinado, sorpresivamente se anunció su retiro. Desilusionada, Ariadna viajó a Europa y su amiga, la actriz española Imma García, le ayudó a pasar el mal trago invitándola al desfile del diseñador alemán Philipp Plein en Milan Fashion Week. “Fue el mejor regalo. No lo podía creer. Me fui vestida con un diseño de Anthony Vaccarello que había usado Gisele Bündchen un mes antes. Me sentí como toda una celebridad y me tomaron muchas fotos”, recuerda.

Su viaje de descanso duró 15 días y mientras tanto, en Colombia se decía que se había ido del país porque estaba embarazada de su novio, el empresario Carlos Miguel Díaz Granados. “Algo malo tenían que decir de mí, y el sexo siempre va a ser un tema atractivo. También salieron con el cuento de que me habían descubierto un video porno con él, y eso sí que me entristeció. Yo sé cuáles son mis límites y me cuido hasta de las fotos que subo a la web, porque no soy exhibicionista y además protejo mi carrera”.

El motivo de su dimisión nada tiene que ver con esos rumores. Cuando su hoja de vida fue sometida a la rigurosa mirada del Comité de Belleza de Cartagena, se descubrió un contrato que reñía con los intereses de uno de los patrocinadores del certamen. En agosto, antes de ser nombrada señorita Sucre, firmó exclusividad por un año con la marca de ropa de baño, Caffé Swimwear. “Al ingresar al concurso las reinas son imagen de Leonisa, y este era el mayor impedimento para mi participación. La solución era pagar una multa o cancelar por un tiempo y luego retomar el contrato con la diseñadora caleña Paula Saavedra, pero ella no quiso ayudarme. Todas las ilusiones que tenían mi departamento, mi familia y los que trabajaron en mi preparación, se apagaron. Me extrañó que una persona tan reconocida como ella no hubiera hecho este trámite de una manera profesional, porque cada vez que nos reuníamos con los abogados, pedía más dinero”, cuenta Ariadna.

En 2013 no pudo concursar y fue la primera vez que su departamento no envió una representante a Cartagena. Según cuenta Ariadna, Raimundo Angulo, presidente del Concurso Nacional de Belleza, le dijo que ella seguía siendo la Señorita Sucre así no participara ese año, y la invitó a Cartagena. Lo mismo que le pasó a Catalina Robayo, del Valle, quien por una demanda de otra candidata tuvo que posponer su participación por un año, y luego fue elegida Señorita Colombia en 2010. Aunque la modelo era consciente de que no tenía necesidad de ir al reinado, pues ya es famosa en las pasarelas, decía que quería cumplir su sueño de ser la primera Señorita Colombia de su departamento.
LO MÁS VISTO