Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Antonio Caballero en la casa de Tola y Maruja

Antonio Caballero en la casa de Tola y Maruja

Revista Jet-Set

El periodista Antonio Caballero expone en la casa de Tola y Maruja, de La Soledad en Bogotá, las caricaturas de sus últimos 30 años de trabajo en la revista Semana. Durante el encuentro con las comadres antioqueñas, el dibujante dio muestras del buen humor que esconde su timidez.
¡Tan atrevidas Tola y Maruja! Dijeron que Antonio Caballero es amargado y aburrido. Pero él les demostró lo contrario. Foto: ©Imagen Reina/13
Por: Edición 2716/11/2013 00:00:00
El propio Antonio Caballero decidió supervisar la exposición de sus 30 años como caricaturista en la revista Semana, que fue colgada en la nueva casa-teatro de Tola y Maruja, en el tradicional barrio La Soledad, de Bogotá. Mientras recorría los salones donde se encuentra la muestra de humor político y crítica social, por las escaleras se escucharon las voces de las dos señoras paisas con las lenguas más viperinas.

Apenas subieron, las dos dispararon varios dardos contra el caricaturista, columnista, comentarista taurino y critico de arte. “Ve, Maruja, ¿él es ese señor amargado y aburrido?”. Ante aquella mordacidad que desataron las dos, Caballero soltó una inusual carcajada y trajo a colación algo que ha dicho muchas veces entre sus colegas: “un caricaturista no tiene que sonreír todo el tiempo porque su trabajo no es contar chistes”.

El respetado periodista no solo es muy serio, sino que pocas veces concede entrevistas a los medios de comunicación. Hace poco salió de su silencio en público y dialogó con Vladdo en el programa Noticiero Sin Noticias, NSN, de Claro Televisión.

Antonio Caballero publicó sus primeras caricaturas en la revista Cromos, cuando apenas tenía 17 años y a su papá, según él, poco le interesaba qué camino profesional tomaría, si el de periodista o pintor: “finalmente abandoné la pintura porque Luis Caballero, mi hermano mayor, lo hacía mejor que yo”.

Los años pasaron y el comunicador aterrizó en El Nuevo Siglo, de donde fue despedido a los seis meses por presión de la iglesia, que calificó sus caricaturas de inmorales y provocadoras.

En estas tres décadas, Caballero creó un universo de trazos sutiles, colores tenues y personajes colombianos como la señora pobre, el guerrillero y otros que tienen influencia de los dibujos de su tocayo español Antonio Mingote, su caricaturista favorito. En todos estos años, el imperturbable bogotano ganó enemigos, pero a la par sumó un séquito de seguidores prestigiosos entre periodistas y escritores. En estos círculos culturales todavía recuerdan lo que dijo Gabo acerca de él: “tiene un humor corrosivo que no es más que el ácido muriático de su incredulidad irreparable”. Algo similar afirmó el columnista Daniel Samper Pizano, otro de sus amigos: “sus monos son un maravilloso engendro de humor negro y comentario político y social”.

Aquellas tragedias para la población como la violencia guerrillera y del narcotráfico, la pobreza y deterioro ambiental, según Antonio Caballero, son desafortunadamente una bendición para los dibujantes de humor: “y es que Colombia supera a la caricatura en todos los aspectos”.

Bajo el paraguas de Tola y Maruja

 ¿Por qué escogieron a Caballero como el caricaturista que inauguró la casa?
–Fue el único que nos contestó el teléfono.

¿En la nueva casa duermen en el mismo cuarto?
–No se ponga a hacer insinuaciones porque el procurador después dice que somos lesbianas y nos destituye.

¿Y de dónde sacaron la plata para comprar la casa?
–Somos dueñas de una pirámide.

¿Es segura?
–No tiene riesgo de que se caiga porque cuando la hicieron por fortuna no existían las curadurías.

Está bien ubicada. Queda cerca de la Casa de Nariño.
–Vea pues. ¿Supiste la última de Juan Manuel Santos? Por fin salió una encuesta en la que gana. Preguntaron qué tan buen vecino es Juan Manuel y ganó con el 51 por ciento en Anapoima.

¿En esta mansión asustan?
–Hay un fantasma de un mafioso que se murió aquí. Un ateo terrorista apátrida de esos que no creían en Uribe.

A propósito de Uribe, ¿cómo ven a Oscar Iván Zuluaga?
–Empieza con una mala imagen. ¿No le ve la cara? Oscar Iván no necesita asesor de imagen, sino un cirujano plástico.

¿Cuántas curules sacará Uribe?
–Contando los de la Picota, creemos que varias. Va a sufrir en el Congreso porque allá tiene que pedir la palabra.

¿Habrá reelección de Santos?
–Estamos esperando que empiece a gobernar antes de que se le acaben los cuatro años.

¿Y Petro?
–Pobrecito. Le renuncian todas, menos la mujer.
LO MÁS VISTO