Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Antiídolos de realities

Antiídolos de realities

Revista Jet-set

Sor Cristina Scuccia salió vencedora en el concurso La Voz Italia. Es el caso más reciente de estos artistas que se dan a conocer por su talento, y no por su apariencia, padrinos o famas heredadas. Estos son algunos de los casos más llamativos surgidos de los realities de la televisión mundial.
Cristina Scuccia - La monja más famosa del mundo. Foto: Look Press Agency/AFP.
Por: Edición 2849/6/2014 00:00:00
Cristina Scuccia
La monja más famosa del mundo

En su hoja de vida puede incluir que compartió escenario con Kylie Minogue y Ricky Martin. Alicia Keys la felicitó en Twitter por la versión de su canción “No one”. Y Whoopi Goldberg le mandó a decir que cuando quiera pueden hacer un dúo de religiosas, haciendo alusión a su papel en la película Sister Act. La primera vez que Raffaella Carrá, la jurado de La Voz Italia, la oyó cantar, le preguntó: “¿En serio eres monja? ¿Eres de verdad?”.

Cristina Scuccia tiene 25 años, nació en una pequeña provincia del sur de Italia. Empezó a cantar en bautizos y fiestas familiares en su natal Sicilia. En 2008 se mudó a Roma a estudiar artes, cuando sintió el llamado religioso: “Cuando el señor te descubre no puedes decirle que no, ni debes esconderte”. El Vaticano la apoya y dice que ella cumple con la labor evangelizadora. Cuando le preguntan por su futuro, sor Cristina contesta que está feliz con su labor como monja, y siente que esto no es incompatible con el canto. Por ahora, tiene un contrato con Universal Music, quien enfilará baterías para lanzarla comercialmente.

Conchita Wurst
El símbolo de los LGBTI

Conchita Wurst, la ganadora del Festival Eurovisión 2014, no es lo que parece. A pesar de su apariencia femenina y su tupida barba, no se considera travesti. Dice que se declara gay a secas y que Conchita es su álter ego, el personaje del que echa mano cuando canta en público. De hecho, ni siquiera es su nombre real: Tom Neuwirth es el que figura en su pasaporte. Tampoco es cierto que esté casado con un bailarín o que haya nacido en las montañas de Colombia, como ha contado tantas veces. Gobernantes de su país, y representantes de la Iglesia austriaca lo presentan como un símbolo de apertura e igualdad. Incluso, el partido social demócrata lo hizo un abanderado de la ley que favorece el matrimonio homosexual. Él dice que no le importa que lo usen, con tal de que haya resultados. El problema de sus dos personalidades y cómo referirse a cada uno lo resuelve fácilmente: “Cuando quiero público y atención me llamo Conchita, y si quiero pasar inadvertido, soy Tom”, contó en una entrevista con la agencia EFE.

Susan Boyle
El patito feo inglés

La ganadora de Britain’s Got Talent de 2009, tenía 48 años cuando se presentó al concurso. Por esa época, Susan Boyle trabajaba en cocinas y colegios, salía poco a la calle y seguía en duelo por la muerte de sus padres.Vivía encerrada y acomplejada, confiesa que se sentía como Miss Piggy. Hasta que decidió ir a Britain’s Got Talent a probar suerte. Simon Cowell quedó impresionado con su voz. Desde entonces, todo cambió. Sus médicos desmintieron su enfermedad cerebral y confirmaron que su dolencia es síndrome de Asperger, una forma de autismo leve que complica las relaciones personales. Desde entonces, Boyle ha grabado tres discos y a pesar de su nueva fama y fortuna, sigue viviendo con su gato Pebbles en la casa de siempre. Desmintió el rumor de “que nunca la habían besado” y afinó su vestuario, su peso y sus cejas. Su fortuna se calcula en 15 millones de libras. Hace poco hizo un llamado para que sus fans dejaran de enviarle cuentas de servicios públicos y copias de sus hipotecas.

Paul Potts
El vendedor de celulares

El ganador de la edición de Britain’s Got Talent de 2007 era tan inseguro que el día que tenía que presentar su audición tiró una moneda a cara o sello para decidir si asistía o no. Por suerte fue y ganó, contra todo pronóstico. Este vendedor de celulares que no hablaba nunca de su afición a la ópera ni de sus viajes a Italia a estudiar el bel canto, sorprendió a los jurados cuando abrió la boca y además de sus dientes torcidos, surgió la voz de un tenor que impresionó a Pavarotti. Superó una ronda tras otra, hasta quedarse con el título y un premio de 100 mil libras. Hoy, siete años después, sigue estando en la cima de la ola. Después de la atención que provocó su triunfo y de las cirugías para reconstruir su dentadura, Potts se enorgullece de haber grabado tres discos, de inspirar una película basada en su historia y de tener una agenda de al menos 40 conciertos anuales. El pudor de su pobreza anterior le impide revelar las cifras del dinero que guarda en el banco, aunque se especula que son 5 millones de libras.

Emmanuel Kelly
El sobreviviente de la guerra

En 2011 al Factor X de Australia entró Emmanuel Kelly, un joven con dificultades para caminar y con evidentes malformaciones en las manos. Cuando el jurado Ronan Keating le preguntó por su edad, el concursante empezó a desenredar el drama: “La verdad no sé exactamente. Mi familia me dice que debo tener 18 años. Mi madre biológica me dejó junto a mi hermano en una caja de zapatos a la entrada de un orfanato en Bagdad. Moira Kelly, una enfermera australiana nos adoptó en Irak, cuando teníamos más o menos 8 años. Y aquí estamos”. Al oír esta historia la audiencia y los jurados tenían un nudo en la garganta, que se desató cuando este sobreviviente de la primera Guerra del Golfo cantó “Imagine” de John Lennon. Fue eliminado después porque a causa de los nervios olvidó la letra de la canción. Sin embargo no ha parado de hacer giras, donde mezcla su música con charlas motivacionales, en las que cuenta su drama. Nunca olvida el mensaje que le envió Yoko Ono: “John (Lennon) se habría sentido orgulloso de tu versión”.
LO MÁS VISTO