Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Antanas Mockus y su marcha por la paz en Colombia

Antanas Mockus y su marcha por la paz en Colombia

REVISTA JET-SET

El exalcalde de Bogotá se valdrá de sus “superpoderes” para sacar adelante la marcha por la vida, en medio de las acusaciones del senador Álvaro Uribe de haber recibido dinero del Gobierno. Mockus se defiende e invita a todos los colombianos a movilizarse el próximo 8 de marzo.
En medio de la polémica por la marcha que promueve, en torno a la vida, Antanas Mockus invitó a los colombianos a crear titulares de prensa de cómo se imaginan el país en cinco años.
Por: 27/2/2015 00:00:00
“Las güevas, si no van…”, dijo coloquialmente el filósofo Aurelijus Rutenis Antanas Mockus Sivickas al referirse a la marcha por la vida que fue cuestionada por Álvaro Uribe, por haber recibido recursos del Gobierno. La polémica se desató luego de que el senador del Centro Democrático sacó a relucir un contrato por 480 millones de pesos para Corpovisionarios, organización que lidera Mockus, y en el que uno de los ítems contempla invitar a una movilización ciudadana que promueva el respaldo a las conversaciones de paz en La Habana. Pese a los señalamientos, el exalcalde de Bogotá decidió seguir en pie con su marcha e invitó a los colombianos a movilizarse por el derecho a la vida: “Se volvió un reto más grande. En cierto sentido es como una convocatoria a la gente que en la calle me dice que haga algo por este país y participe de los procesos con pedagogía”. 

Mockus admite que le duele que la gente no le crea y que esa imagen de hombre honesto que ha construido se venga al traste de la noche a la mañana. “Yo vivo dudando de mí, entonces que otros duden es como una competencia desleal. Me sentí tratado como una prostituta”. 

Pero esta no es la primera vez que el exalcalde se somete a un debate público por sus mensajes simbólicos que trascienden el discurso político convencional. Se bajó los pantalones ante un auditorio con alumnos de arte que no lo dejaban hablar en un foro, siendo rector de la Universidad Nacional; le lanzó un vaso de agua a la cara a Horacio Serpa en un debate televisivo, en plena campaña a la Presidencia; se disfrazó de Supercívico, con un vestido amarillo y rojo, estilo Superman, ceñido al cuerpo, para impulsar la cultura ciudadana. “Tal vez no tuve tiempo para ser travieso de niño y lo estoy haciendo ahora”, bromea. Pero no es eso, lo que pasa es que para Mockus la política y la vida colectiva tienen mucho que ver con el arte, la imaginación y el juego. 

Con su lenguaje académico, el profesor Mockus aclara que no es una marcha por el proceso de paz sino por la vida, que es sagrada. “La paz, es muy deseable, pero no es una condición de la vida; de hecho llevamos 50 años viviendo en guerra. Si no hay acuerdo en La Habana de todas maneras hay que pararse a decir: ‘No volvamos a la matazón’”. 

Está tranquilo pese a la tormenta mediática que se desató en las últimas semanas. Camina despacio y le cuesta mantener la cabeza en un solo punto, debido al párkinson que le descubrieron hace siete años. Dice que ahora está mejor gracias a una neuróloga que encontró en Harvard, quien le recomendó ejercicios como escribir de pie en el computador. Sigue igual de lúcido, aunque a veces las ideas lo atropellan y le cuesta comunicarlas, por eso se vale de los símbolos. 

A veces les propone a sus interlocutores que se sienten juntando su espalda a la de él y que apoyen las cabezas para conectar los dos cerebros. Y repite dos veces: “¿Se imagina a Álvaro Uribe y a Iván Cepeda haciendo esto?”. El jefe de prensa lo interrumpe y le dice que se tienen que ir. Él se para como un niño regañado al que le han dicho que no puede jugar más porque tiene que hacer las tareas. Coge el maletín con sus libros, se despide y sigue su marcha.

LO MÁS VISTO