Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Anjelica Huston y Jack Nicholson vida de cuernos

Anjelica Huston y Jack Nicholson vida de cuernos

Revista Jet-set

La actriz de Los locos Adams revela en su autobiografía que su largo romance con el actor fue muy tormentoso porque él siempre le fue infiel.
Los actores en una fiesta que dio Town & Country para Anjelica en Beverly Hills el año pasado. Siguen siendo muy buenos amigos, pero cuando eran pareja él le pasaba a sus amantes por las narices con el mayor descaro. Foto: AP.
Por: Edición 29518/11/2014 00:00:00
Como muchas jovencitas del mundo, Anjelica se enamoró de Jack al verlo en Easy Rider, cinta de culto que hizo furor en 1969. Pero a diferencia de tantas fans de la época, ella tuvo la suerte de conocerlo tiempo después, a través de unos amigos con quienes fue a cenar a la casa de él en Mulholland Drive, cerca de Los Ángeles. Esa misma noche, Nicholson le pidió que pasaran la noche juntos, ella aceptó y así arrancó una de las parejas más famosas del Hollywood de los años 70 y 80.

En Watch Me, la segunda entrega de sus memorias, la actriz cuenta que, en principio, él le mandaba mensajes ambiguos acerca de lo que pretendía con ella. A la mañana siguiente de aquella primera cita, no la llevó sino que la mandó en un taxi a su casa. Días después, le canceló una cena, alegando un compromiso de trabajo, pero horas más tarde lo encontró con otra en un restaurante. Pero poco a poco se fueron involucrando más, hasta que terminaron viviendo juntos. “En ese momento (…) no lo veía como un picaflor, pues a pesar de lo prolífico que era al respecto, era muy discreto”, narra la hija del director John Huston. En esa especie de luna de miel, la actriz no captó la alerta temprana que le aportó su amiga y colega en el modelaje, Apollonia van Ravenstein, quien le contó que una semana antes de que ella se liara con Jack, se había acostado con él y que tenían una relación. “Oh, Toots (así la llamaba), fue solo un polvo por compasión”, reaccionó el actor al verse confrontado por Huston.

Ciertos descuidos de Jack y sus amantes le fueron revelando la verdad y él se volvió descarado. Anjelica describe lo celosa y herida que se sintió cuando en un concierto de Carole King al que había ido con su amado en el Parque Central de Nueva York, en 1973, la cantante Joni Mitchell se sentó entre las piernas de él. A Nicholson le pareció que estaba armando una tormenta en un vaso de agua con sus reclamos al respecto. “Por favor, dijo Jack, poniendo los ojos como si lo estuviera aburriendo hasta las lágrimas, es solo una vieja amiga”, escribe la actriz.

Aquel fue uno de los tantos desplantes que padeció por parte del protagonista de El resplandor. Por ejemplo, en el Festival de Cannes de 1974, no era raro que mientras caminaban por el balneario, lindas francesitas montadas en motos lo abordaran y le dijeran: “Hola, Jack, ¿quieres dar un paseo?”, ante lo cual él respondía montándose de una vez en la moto, dejando a Anjelica hecha un mar de lágrimas. A causa de ello, volvían y se reconciliaban incesantemente.

Tras una de esas rupturas, ella inició un romance con el actor Ryan O’Neal. En una noche de fiesta en una casa, ella se demoró en regresar del baño, lo cual exasperó al protagonista de Love Story y luego gran amor de Farrah Fawcett. O’Neal, quien era además boxeador amateur, la tomó por el pelo y le dio cabezazos en la frente. “Me dejó viendo estrellas y tambaleante. Medio ciega, salí huyendo de él”, recuerda. Con la ayuda de unos guardias, se encerró en el baño para recuperarse y aceptó que Ryan entrara para hablar con ella. Pero no lo hizo para disculparse, sino para continuar con la golpiza: “Me pegó varias veces en la cabeza con la mano abierta y se marchó abruptamente”.

El incidente llevó a Huston de nuevo a los brazos de Nicholson, quien siguió siendo el mismo mujeriego. El libro revela que en los 16 años que duró la relación, no se casaron porque cuando el uno quería, el otro no estaba listo para hacerlo. La protagonista de Los locos Adams cuenta que alrededor de ello padeció otras humillaciones de Jack, como sucedió una noche en que veían el concurso de televisión The Newlywed Game, cuyo tema es el matrimonio. Jack comenzó a burlarse y a decir que casarse no era gran cosa. Entonces, ella lo retó: “Si tienes tantos cojones, entonces cásate conmigo”, a lo cual él contestó: “¿Casarme contigo? ¿Me estás tomando el pelo?”. Anjelica duró tres días llorando por eso.

A pesar de todo, ella reconoce que estaba muy enamorada y siguió con él hasta una noche de 1989 en que Jack le anunció que una de sus amantes, la modelo y actriz Rebecca Broussard, esperaba un bebé de él. “Solo hay espacio para una de las dos en esta foto, y yo me retiro”, fueron las palabras de Anjelica para terminar para siempre con el tumultuoso romance. Eso sí, días más tarde, ella fue a la casa de Jack y le dio una paliza. Luego, él la llamó por teléfono para comentarle, entre chiste y chanza: “Oye Toots, me diste mis buenos porrazos. Estoy todo magullado”, a lo cual ella replicó: “De nada Jack, te lo merecías”. Luego ambos estallaron en una carcajada y hoy siguen siendo buenos amigos. El actor siguió con Rebecca, con quien tuvo dos hijos, mientras que Anjelica se casó en 1992 con el escultor Robert Graham, de quien enviudó en 2008.
LO MÁS VISTO