Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Angélica Rivera: Primera Dama de telenovela

Angélica Rivera: Primera Dama de telenovela

Revista Jet-Set

La esposa del presidente electo de Méjico, Enrique Peña Nieto, es una de las actrices más importantes de los dramatizados de Televisa. Gracias a su protagónico en Destilando amor, la versión azteca de Café, se ganó el apelativo de la ‘Gaviota mejicana’. Esta es la historia de una mujer que empezó a volar desde muy joven.
En el 2008, Angélica Rivera fue galardona en la categoría de Mejor Actriz de los Premios TV y Novelas de Méjico, por su interpretación de Gaviota, en Destilando amor. Foto: AFP
Por: 25/7/2012 00:00:00
La actriz Angélica Rivera, la nueva Primera Dama de Méjico, maduró frente a las cámaras de televisión. A finales de los 80, cuando apenas era una adolescente, se postuló al concurso de belleza ‘El rostro más lindo’, de El Heraldo, y ganó. Aunque en principio este triunfo no significó el gran trampolín que esperaba para un puesto destacado en la industria televisiva, los productores del video Ahora te puedes marchar, de Luis Miguel, se fijaron en aquella joven menuda y angelical. Con los años, alcanzó el estatus de sucesora de Verónica Castro, o el apelativo de la ‘Gaviota mejicana’, por el remake de Café, de Fernando Gaitán, que los aztecas rebautizaron con el nombre de Destilando amor, al lado de Eduardo Yáñez.

A principios de los años 90, esta artista, que se casó en segundas nupcias con el presidente electo Enrique Peña Nieto, hizo parte de la exitosa telenovela Alcanzar una estrella II, que introdujo la música como elemento importante en el melodrama del país azteca. Después del capítulo final, los actores del musidrama llegaron a un acuerdo contractual y crearon la banda Muñecos de Papel, como respuesta a la ola de agrupaciones juveniles que dominaban Timbiriche y Magneto. El grupo tuvo un corto vuelo en los listados de las revistas y emisoras, hasta desaparecer sin dejar huella o influencia en el género de la música para planchar de Latinoamérica.

Con este traspiés, Angélica Rivera se dedicó ciento por ciento a la actuación, en producciones como Sueño de amor, en la que trabajó junto a Ómar Fierro, el grandes ligas de los galanes de los 90, quien también fue comentarista de reinas en Cartagena. Después de esta telenovela, los televidentes conocieron un poco más a la estrella por excelencia de los culebrones de Méjico, en los que pobres y ricos se entretejen entre intrigas y amores imposibles. De hecho, en Sueño de amor un millonario y un joven humilde se disputan a la dulce Isabel, que interpretó la nueva Primera Dama mejicana.

“Angélica Rivera es una excelente actriz dentro de la línea del melodrama mejicano clásico, que en otros países se mira como si fuera sobreactuación. Pero eso no la desmerita porque ella se le ha medido a papeles de villana y de mujeres luchadoras y con carácter”, explicó Carlos Ochoa, analista de contenidos de RCN Televisión, que emitió con éxito la novela Destilando amor. Su versión de Gaviota en este dramatizado fue elogiada por el propio Fernando Gaitán, creador de Café. Para él, la actriz azteca estuvo a la altura de Margarita Rosa de Francisco, la Gaviota colombiana. “Angélica es una de las grandes estrellas de la industria de mi país”, dijo Mónica Miguel, catapultada por la dirección de dramatizados de Televisa como Quinceañera y Privilegio de amar.

Sin embargo, el éxito de audiencia que tuvo la ‘Gaviota mejicana’ se convirtió en un arma de doble filo en la carrera de Angélica Rivera, hasta el punto de encasillarla, como sucedió en Colombia con Ana María Orozco y su Yo soy Betty, la fea. “Después de Destilando amor, Angélica no volvió a trabajar”, aseguró Ochoa. El personaje la habría estigmatizado al punto de que los productores no volvieron a contratarla.

En efecto, desde el 2007, la bella actriz se marginó de los platós de grabación y se dedicó tangencialmente a las actividades del PRI que llevó a su marido a la presidencia de la República Federal. En la grabación de uno de los mensajes institucionales de este partido, Rivera y Peña Nieto, quien acababa de enviudar, se conocieron y en el 2010 decidieron ir al altar en la monumental catedral de Toluca. La etapa del romance, que fue confirmado por él en un programa de televisión, acaparó el interés de la prensa rosa. Rivera, con tres hijas del productor José Alberto Castro, y Peña Nieto, padre de tres niños de su matrimonio con Mónica Pretelli, aparecieron con su innumerable parentela en varias fotos de la campaña que manejó el publicista venezolano J.J. Rendón.

“Ella fue una trabajadora incondicional durante el proselitismo. La gente la aclamaba, el público la quiere mucho”, complementó el asesor presidencial. Después de su actuación, Angélica Rivera será una de las grandes protagonistas del Palacio Nacional de Méjico, donde se instalará con su familia a partir de diciembre. Con seguridad se enfrentará a una avalancha de miradas que estarán pendientes de su belleza, la forma de vestir y la seguridad característica. Después de todo, ella sabe manejar las grandes masas y las cámaras.
LO MÁS VISTO