Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Angélica Blandón es Susana, la de Héctor Abad

Angélica Blandón es Susana, la de Héctor Abad

REVISTA JET-SET

En Fragmentos de amor, la cinta basada en el libro de Héctor Abad Faciolince que se estrena en agosto, la actriz aparece el 70 por ciento del tiempo desnuda. Ella dice que lo más difícil de interpretar a Susana fueron las escenas eróticas en las que tuvo que dejar atrás su pudor.
Angélica Blandón se ganó el casting de Susana porque tiene la sensualidad y la picardía de esa mujer. “Somos muy parecidas, vemos la vida de una manera desparpajada”.
Por: Revista Jet-Set27/7/2016 00:00:00

Angélica Blandón es tan pasional como su personaje de Susana en la película basada en la novela de Héctor Abad Faciolince, Fragmentos de amor furtivo, que fue publicada en 1998. En el libro que hizo santiguar a las damas de la sociedad antioqueña, el premiado escritor recrea a una profesora de natación que en las noches le cuenta a su pareja las aventuras sexuales que tuvo con sus antiguos amantes, despertando su deseo de querer saber más y llevándolo al límite de la locura.

Antes de empezar a rodar, la actriz se reunió con Abad, quien le dio algunas pistas de cómo abordar a Susana. “Me dijo que confiara en el director y los productores, que ellos tenían muy claro lo que querían. Al comienzo me pareció muy difícil porque los personajes de Héctor tienen una manera muy particular de hablar, es como si estuvieran contando una historia, por suerte esa es una de las características de Susana que enamora a los hombres, pero por la que luego la aborrecen”, cuenta Blandón.

Lo que más trabajo le costó hacer fueron las escenas eróticas y el acercamiento con las diferentes parejas. “Cuando empezamos a grabar me sentía muy insegura con mi cuerpo, además en la película estoy el 70 por ciento del tiempo desnuda”. Pero a medida que fueron pasando los días se relajó. “Susana me ayudó a liberarme de los prejuicios de la sociedad y a ver que los placeres no son prohibidos. Antes de hacer esta película era muy pudorosa, ya no. A través de ella le agarré mucho amor a mi cuerpo”.

La actriz cuenta que al comienzo existía una preocupación latente del director Fernando Vallejo Da Silva y de la productora ejecutiva Laura Duque de que su personaje no cayera en la vulgaridad y se viera como una libertina que se anda acostando con uno y otro hombre para buscar placer. “Susana no es para nada eso, es una mujer libre, inteligente, a la que le gusta el sexo y vive cada momento de la vida a plenitud. Ha tenido tantos novios como cualquiera de nosotras, lo extraño es que lo cuenta y las mujeres no estamos acostumbradas a andar diciendo con quién nos acostamos. Eso termina siendo un arma de doble filo, uno no le puede contar todo a la pareja porque no lo asimila”.

En estos jadeos de cama, Blandón logró tener una buena química con su coprotagonista, el mexicano José Ángel Bichir, sobrino del nominado al Oscar Demián Bichir. “Actuar con él fue muy cómodo porque tiene experiencia en cine, viene de una familia de actores y conoce muy bien el manejo de las cámaras”. Bichir encarna a Rodrigo, un afinador de piano que pierde su musa cuando su esposa lo deja y la recupera con Susana. Las composiciones de Rodrigo están a cargo del estadounidense Randy Kerber, nominado al Oscar por El color púrpura de Steven Spielberg.

Según Angélica, este largometraje rompe los esquemas del cine que se está haciendo ahora en el país. “Yo vengo diciendo hace rato, así a los directores colombianos no les guste mucho, que cada vez hacemos menos películas para el público y más para los festivales. En este caso es al revés: es una cinta muy entretenida que se puede ver con las amigas, con las nuevas parejas o con los que uno va a botar”, dice con humor.

De todas maneras no deja de ser una apuesta arriesgada pues las adaptaciones de libros exitosos al séptimo arte no siempre corren con buena suerte. Un ejemplo claro es la versión cinematográfica de El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez, a la que no le fue tan bien con la crítica ni con la taquilla.

Para evitar esto los productores se curaron en salud y trataron que el guión se apegara a la historia original. “Desde que leí el libro me pareció que era muy cinematográfico, me entusiasmé en contar una historia de amor oscura y convencí a Héctor para que me vendiera los derechos”, contó la colombiana Laura Duque en el diario La República. Y reveló que el proyecto costó cerca de 1,7 millones de dólares.

Fragmentos de amor es una coproducción de Colombia y Puerto Rico y las escenas se rodaron en estos dos países. Además se exhibirá en Asia, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda; y están en negociaciones para que se vea en Estados Unidos.

Ahora solo falta esperar la reacción del público frente a esta película que tiene todos los ingredientes para ser exitosa: la historia de un reconocido escritor, un buen cartel y mucha piel.

LO MÁS VISTO