Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Andrés López el exnarco que se ganó un Emmy

Andrés López el exnarco que se ganó un Emmy

Revista Jet-set

El exintegrante del cartel del norte del Valle acaba de ganar un Emmy por el argumento de la serie El señor de los cielos. Florecita, como se le conocía en el mundo de las drogas, nos habló desde Miami sobre su pasado oscuro y su vida rosa.
Andrés es caleño, vive en Miami y hace dos años trabaja en Univisión escribiendo argumentos y libretos para televisión. Foto: Juan Manuel García/14.
Por: Edición 29715/12/2014 00:00:00
Andrés López, el mismo hombre que hace 13 años pagaba una condena de 22 meses por narcotráfico en una cárcel de Estados Unidos, acaba de recibir uno de los mayores reconocimientos de la televisión internacional: un Emmy por su trabajo en la serie de Telemundo El señor de los cielos, que cuenta la vida de Amado Carrillo Fuentes, el extinto jefe del cártel de Juárez quien construyó todo un imperio de tráfico de drogas por medio de aviones privados y comerciales, lo que le valió el mote que lleva el título del programa.

López, quien formó parte del cartel del norte del Valle, conoció a Carrillo a finales de la década del 80. “Desde la primera vez que lo vi me impactó. Era un tipo bastante elocuente, muy seguro de sus palabras y su sola presencia ya impregnaba respeto”. Cuando empezó a escribir narconovelas, Andrés se obsesionó con llevar a la televisión la vida del traficante mexicano. “Siempre supe que sería un proyecto ganador, porque tenía todos los elementos y el personaje es bastante enigmático”. Aún así la noticia del premio lo sorprendió. “Ni yo mismo me lo creo”, le contó a Jet-set.

Está muy agradecido con la segunda oportunidad que le ha dado la vida. “Cuando salí de la cárcel lo más fácil hubiera sido volver a ser un delincuente, que era lo que yo sabía hacer, pero elegí el camino difícil. Pasar de ser un narco a un escritor es una metamorfosis bastante compleja, eso no sucede de la noche a la mañana”. López cuenta que recibió muchos portazos en la cara antes de que la productora colombiana Cristina Palacios le diera la oportunidad de llevar a la televisión El cartel de los sapos, una adaptación del libro que escribió cuando estaba en prisión y que lo consagró como libretista de este tipo de producciones.

¿Se arrepiente de algo? “Los seres humanos tenemos la costumbre de decir que nos arrepentimos de los errores del pasado porque todo es aprendizaje, pero esa es una frase de cajón. Cometí muchas estupideces y si pudiera devolver el tiempo, hubiera tomado una decisión completamente distinta con mi vida. Hoy camino por la calle con una sonrisa en mi rostro, pero adentro quedan una cantidad de heridas y cicatrices”. Andrés sabe que su pasado de narco es un lastre con el que va a tener que cargar toda la vida. No es muy amigo de dar entrevistas, especialmente en Colombia, porque siempre sacan a relucir su vida de mafioso. “En el país tenemos una manía horrible de vivir condenando a todo el mundo y de creernos mejor que los demás. No disfrutamos del éxito del otro sino que lo crucificamos”.

El precio más alto que ha tenido que pagar es no haber visto crecer a sus hijos: Juan Sebastián, quien hoy tiene 18 años, y Camilo Andrés, de 17. “Tener que explicarle a un niño de 6 años que su papá está en la cárcel porque es un narco es algo muy complejo. Ellos conocen toda mi historia y se sienten orgullosos de mi transformación. Si hoy en día les preguntan por el pasado de Andrés López, ellos simplemente dicen que eso es historia patria, de la época de Cristóbal Colón. Mis hijos son mis ángeles, comparto con ellos mañana, tarde y noche. Los llamo todo el día a preguntarles dónde están, con quién y a qué horas llegan”. Se divorció en 1999 pero no se niega a la oportunidad de volverse a casar y ser papá nuevamente. “Lo que pasa es que cuando uno tiene 43 años y unos hijos tan grandes, volver a empezar es un golpe fuerte. Es una decisión que hay que tomar con cabeza fría y con la pareja correcta”. Con su cara de no matar ni una mosca, a Andrés se le han atribuido romances con la bella Sofía Vergara y la actriz Adamari López.

Vive en Miami en un apartamento con vista a la bahía, del que paga los gastos con su sueldo de escritor. Reconoce que su relación con el dinero cambió del cielo a la tierra. “En mi época de mafioso yo no sabía cuánto valía un celular ni cuánto costaba un carro. Yo simplemente decía: ‘Quiero un BMW, vaya tráigamelo’. Uno pierde las proporciones de todo”. Hoy está pendiente de las ofertas del supermercado y recorta los cupones de descuentos de las revistas.

Hace dos años trabaja en Univisión, donde escribió Ruta 35, una serie que hace referencia a la vida de los informantes que estrenarán a comienzos de 2015. Acaba de regresar de la frontera de México con Estados Unidos de buscar locaciones para su nueva película que contará la vida de Joaquín “El Chapo” Guzmán, considerado actualmente el narcotraficante más poderoso del mundo. Tiene muchos otros proyectos en pie de los que prefiere no hablar hasta que no se concreten. “Ahora lo que tengo es ganas de seguir luchando y disfrutarme la vida de una manera decente, sin hacerle mal a nadie”, concluye.
LO MÁS VISTO